Compartir
Publicidad

"No existe una solución maravillosa y única para adelgazar". Entrevista a Luis Jimenez

"No existe una solución maravillosa y única para adelgazar". Entrevista a Luis Jimenez
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy entrevistamos a Luis Jiménez (@centinel en Twitter) autor del libro Lo que dice la ciencia para adelgazar, y de un blog con el mismo nombre. Luis viene escribiendo sobre ciencia de la nutrición desde hace ya bastante tiempo, y ha tocado muchos temas de interés, como el papel de los hidratos, las grasas o el colesterol. Hace no mucho publicó una serie de posts sobre lo mucho que han cambiado las recomendaciones nutricionales en el tiempo, que os recomiendo. Vamos con la entrevista.

  • Lo que dice la ciencia para adelgazar, así se llama tu blog, ¿por qué?

Yo no tengo mucha imaginación ni soy demasiado original para inventarme nombres pegadizos, refinar lemas o crear frases geniales, así que me decanté por lo más simple, algo descriptivo y sencillo. Mi objetivo era acercar a quien pueda estar interesado los últimos descubrimientos científicos relacionados con la obesidad y la alimentación. El blog es una de las “patas” de este proyecto (la otra son los libros) y en el que voy incorporando la información más reciente y relevante sobre el tema, sobre todo resultados de ensayos clínicos y estudios epidemiológicos. Pues eso, “lo que dice la ciencia para adelgazar”, ¿no?

  • ¿Quién eres y cual son tu formación e intereses para escribir este blog?

Me llamo Luis Jiménez, soy químico y, como suele ocurrir con este tipo de iniciativas, todo nació por un interés personal. Profesionalmente me dedico a cosas que no tienen nada que ver con la nutrición, pero es un tema que me interesa muchísimo. Así que he estado muchos años buscando información actualizada sobre nutrición y obesidad, a pesar de que las novedades parece que están restringidas a aquellos que se defiendan con el inglés. Cuando toda esta búsqueda fue dando sus frutos y el volumen de ideas llegó a ser importante, me dije ¿y por qué no compartir todo esto? Ya tenía una buena experiencia con mi otro blog, “El Blog de Centinel”, en el que comparto contenidos sobre ciencia y escepticismo desde hace casi 10 años, ¿por qué no hacer lo mismo pero de forma más especializada? Finalmente me lancé, y decidí crear en primer lugar el libro, para ordenar y organizar las ideas principales. Y en cuanto lo finalicé, lo lancé junto a su blog “hermano”. El blog es la herramienta que me empuja a actualizar todos los contenidos, que es mucho más dinámica y que tiene una gran cantidad de público fiel.

  • Bueno, ¿y qué dice la ciencia para adelgazar? ¿no hay mucha contradicción a veces?

Pues la ciencia dice muchas cosas, cada vez más. Y buena cantidad de ellas “con la boca pequeña”, es decir, con una cantidad de pruebas bastante limitada. Los mayores expertos mundiales insisten en que la obesidad es un fenómeno muy complejo, con gran número de factores en juego y muy difícil de combatir. Uno de los más importantes es la alimentación, pero hay más. Otra cosa es lo que se suele difundir en los medios de comunicación generalistas, mucho titular y mucho sensacionalismo Respecto a la alimentación, que es en el tema en el que yo me he centrado, durante muchos años la directriz dominante ha sido que para adelgazar hay que comer menos calorías y gastar más. Pero esta estrategia se ha demostrado terapéuticamente ineficaz a medio-largo plazo una y otra vez. Es cierto que la termodinámica es inviolable, pero la sociedad actual es compleja y nuestro cuerpo y nuestro metabolismo también, que requieren otro tipo de enfoques. En la actualidad no existe una solución maravillosa y única para adelgazar. Pero conociendo los resultados de las últimas investigaciones, podemos disponer de unos principios útiles para desarrollar una estrategia personalizada. Aunque cada persona es casi un mundo, en mi opinión los estudios más recientes indican que las estrategias dietéticas más eficaces para prevenir la obesidad a largo plazo son aquellas que consiguen que el cuerpo se auto-regule adecuadamente, así que ese debería ser el objetivo. Y parece que se consigue priorizando algunos alimentos sobre otros y llevando una serie de hábitos de vida saludables.

  • Desde que llevas investigando este mundo de la nutrición, ¿qué es lo que más te ha sorprendido?

Pues sobre todo dos cosas. La primera, que he sido incapaz de encontrar la justificación científica sólida de algunos paradigmas de la alimentación. Por ejemplo, no he podido conocer cual es la evidencia precisa por la que se propone que la mejor distribución de macronutrientes (en base a calorías) para la salud sea el 50% carbohidratos, 30% grasas y 20% proteínas aproximadamente. Sin embargo esta es la que se recomienda desde casi todas las entidades oficiales, la llamada “dieta equilibrada”. Si intentas buscar de dónde vienen estos números, te pierdes por el camino. Y no es el único caso. Por suerte, esto está cambiando, pero todavía queda mucho por hacer. También bastantes recomendaciones se basan sobre todo en estudios observacionales, que no son fiables para deducir causalidad, así que hay que seguir investigando mediante ensayos clínicos de intervención.

  • ¿Existe la dieta perfecta? ¿La que todos deberíamos seguir para estar sanos? ¿Por qué si o no?

Esa es la pregunta del millón, pero es una pregunta demasiado simplista para un tema complejo. Hace muchos años el comer se consideraba una simple necesidad fisiológica, cuyo objetivo era aportarnos la energía y nutrientes suficientes para continuar con vida. Y ahí acababan los detalles. Pero el entorno y los requisitos han cambiado radicalmente. Me explico: 1. Queremos que la dieta maximice nuestros años de vida. Poco a poco vamos teniendo datos para saber cómo prevenir enfermedades y muerte prematura mediante la ayuda de la alimentación. Aunque somos omnívoros y podemos comer casi de todo, estos estudios nos están permitiendo “hilar fino” e identificar patrones dietéticos más eficaces en la prevención de algunas enfermedades. 2. Tenemos una enorme cantidad de alimentos disponibles. Hemos pasado de “comer lo justo” a poder comer todo casi cualquier cosa que podamos imaginar, con una variedad de productos enorme, accesibles en cualquier momento. 3. La industria alimentaria, al igual que la electrónica o la del automóvil, busca vender cada vez más y para ello ha ido desarrollando y fabricando alimentos que ofrecen sensaciones más intensas y placenteras, a menor precio. Y nos hemos acostumbrado a ello. 4. El comer cada vez tiene más matices como fenómeno social, relacionado con las celebraciones, el estatus… Bien, ¿cuál es la dieta perfecta que cubre todas estas condiciones? Difícil cuestión. Lo que sí podemos hacer es enseñar a la gente la ciencia que hay detrás de cada idea y dar una base que sirva para elegir y tomar decisiones.

  • Hace poco publicabas una serie de posts sobre las recomendaciones alimentarias, ¿han cambiado tanto? ¿por qué?

En efecto, sí que ha habido cambios significativos, aunque otros aspectos se han mantenido bastante estables. Creo que los cambios más importantes han sido dos. Por un lado, pasar de la criminalización de las grasas en general, a la recomendación más específica y detallada de cada tipo de grasa. Y por el otro, hemos pasado de considerar los cereales refinados como la base de la dieta a la recomendación de minimizar su consumo. Supongo que los cambios se deben a que los estudios más rigurosos y fiables (que son los que necesitan de muchos años de seguimiento) son relativamente recientes.

  • ¿Qué es lo primero que recomendarías para seguir una dieta más saludable? (dejar de comer algo, comer algo, etc...)

Comer más productos frescos y minimizar los alimentos altamente procesados ricos en cereales refinados, azúcar y grasas, y los refrescos.

  • ¿Son tan malas las grasas como las pintan? ¿y los hidratos?

Como las pintaban, diría yo. Afortunadamente, el tema está cambiando. Pues no, el error es considerar las grasas como una sola cosa, cuando resulta que hay una gran cantidad de ellas y cada una con características y propiedades muy diferentes. Y además los estudios más recientes son mucho menos categóricos que los de antaño en sus conclusiones. Como digo en el libro, hay grasas saludables y muy necesarias. Y otras que es mejor evitar o reducir, pero sin caer en obsesiones. A los carbohidratos les pasa lo mismo. Es un macronutriente que nuestro cuerpo utiliza muy eficientemente, y parece que lo importante es elegir los alimentos adecuados que aportan carbohidratos que se digieren lentamente y con gran cantidad de fibra y otros micronutrientes. De cualquier forma no soy muy amigo de educar en alimentación en base a los macronutrientes (grasas, proteínas, carbohidratos). Puede ser una herramienta útil para los expertos, pero no parece dar resultado con la población. Creo que hay que hablar más de alimentos y menos de sus componentes, el metabolismo de las personas medianamente sanas es suficientemente poderoso para extraer todo lo que necesita de los alimentos frescos sin necesidad de andar haciendo cuentas de nutrientes o calorías.

  • ¿Cuál es la mayor barbaridad que has leído últimamente y por qué?

El mundo de las “dietas de temporada” está lleno de charlatanes y se oyen a diario barbaridades. Esa selva de oportunistas es consecuencia de la existencia de gente que haría cualquier cosa por adelgazar unos pocos kilos. Le veo difícil solución a corto plazo. A largo, creo que todo esto se cura con educación y conocimiento. Y soluciones, claro. Si no se ofrecen soluciones por parte de los expertos, la gente las busca entre los charlatanes. Personalmente prefiero no dedicar ni un minuto a estas bobadas. En mi opinión parte de la solución está en la “cientifización” de la profesión de los dietistas. Más reconocimiento y más confianza en ellos. Pero también más ciencia, más rigor, más estudios, más investigación y expertos más cualificados. En ese ambiente los charlatanes lo tienen mucho más difícil, aunque como ocurre con otras especialidades de la salud, siempre existirán los estafadores. Quiero dejar claro que en mi opinión no hay que mezclar estas dietas absurdas con algunas aproximaciones dietéticas que tienen cierto respaldo científico, como el reducir la cantidad de carbohidratos o el priorizar alimentos de bajo índice glucémico. Aunque todavía no hay suficientes pruebas que nos indiquen si realmente son eficaces y cómo y cuándo utilizarlas, podrían ser opciones saludables. De hecho, se sigue investigando sobre ellas, con algunos resultados interesantes, pero queda trabajo por hacer.

  • Has recopilado gran parte de tus posts en dos libros, ¿cómo van las ventas y las críticas?

Bueno, realmente el primer libro “Lo que dice la ciencia para adelgazar” es independiente, no está directamente relacionado con los posts. De hecho fue lo primero que creé, incluso antes que el blog. El segundo, “Lo que dice la ciencia sobre dietas, alimentación y salud”, más técnico y orientado a profundizar en diversas cuestiones, sí que recopila los posts más interesantes, junto con contenido extra añadido. Respecto a cómo están funcionando, estoy orgulloso de decir que mucho mejor de lo previsto, considerando que esto no era más que un proyecto personal sin ninguna ambición especial. Desde que se publicaron, ambos libros han estado casi todo el tiempo entre los cinco primeros puestos de ventas en su sección de Amazon. Y el primero lleva más de un año casi sin abandonar la lista de los 100 más vendidos de Kindle. Un logro bastante importante para unos libros totalmente artesanos, autoeditados y que no cuentan con el soporte de ninguna editorial. Lo que más me motivan son las críticas de los lectores. No conozco ningún libro que tenga mejor valoración en Amazon que “Lo que dice la ciencia para adelgazar”. En este momento lo han valorado casi 80 lectores, y casi todos le han otorgado 4 o 5 estrellas sobre 5. Cuando necesito un poco de ánimo, me leo unos cuantos comentarios y me da el subidón. Ahora entiendo cuando los escritores suelen decir “se lo debo todo a los lectores”.

Animo a los lectores a que planteen más cuestiones para Luis a través de los comentarios.

Imágenes | Portadas de los libros de Luis Jiménez En Directo al paladar | "Doy gracias a la presencia de química en nuestra alimentación" Entrevista a José Manuel López Nicolás de Scientia En Directo al paladar | Entrevista a Stephan Guyenet, investigador y blogger de Whole Health Source (I)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos