Compartir
Publicidad

¿Qué cocino para mi bebé? Ideas y consejos que pueden ayudarte

¿Qué cocino para mi bebé? Ideas y consejos que pueden ayudarte
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Darle de comer a un niño recién nacido es fácil, pues sólo se debe alimentar a base de leche, pero a partir de los 6 meses de edad y antes del primer año de vida, los niños necesitan alimentos que complementen la lactancia y es aquí donde muchos se preguntarán ¿qué cocino para mi bebé? Con al finalidad de ayudar, hoy dejamos algunas ideas y consejos útiles.

Ingredientes a elegir

Los niños pequeños que comienzan a alimentarse, entre los 4 y los 6 meses de vida, aun no tienen del todo desarrollado su sistema inmune y sólo conocen la leche materna o la leche artificial que se les ha dado hasta ahora, por ello, es importante comenzar poco a poco y elegir adecuadamente los ingredientes a usar.

Es importante que sepamos que el niño debe comenzar a alimentarse con alimentos de fácil digestión, esto significa que podemos emplear variedad de frutas y verduras, pero siempre cocidas, pues además, las mismas deben ser blandas, con consistencia de puré o poco más sólidas o líquidas dependiendo del desarrollo y la aceptación de cada niño.

También podemos emplear cereales varios, aunque algunos pediatras suelen excluir aquellos que poseen gluten y comienzan con el arroz y el maíz y sus derivados, muchos otros en la actualidad permiten la inclusión de trigo en sus diferentes versiones.

Los lácteos también son permitidos en esta etapa, siempre deben ser pasteurizados, y las carnes sobre todo las de pollo y ternera y en menor medida el pescado por su posible efecto alérgeno.

Como papás debemos tener en cuenta que siempre lo mejor es escoger los ingredientes más frescos y naturales posibles, pues a esta corta edad no es necesario agregar sal ni azúcar a la comida del bebé y muchos potitos o papillas comerciales incluyen ambos componentes.

Entonces, para cuidar la salud del pequeño que comienza a alimentarse, es fundamental que elijamos ingredientes de calidad, frescos, naturales y muy sabrosos.

Bebe3

¿Qué métodos de cocción utilizo?

Para prevenir indigestiones, antes de lo 8 a 10 meses de edad, no se recomiendan cocciones que agreguen notables condimentos ni grasas a los platos, pues no debemos olvidar que los niños recién comienzan a incorporar sólidos y la mayoría de ellos, sólo come una o dos veces al día.

Además, resultarán más nutritivas preparaciones al vapor, al microondas o al horno, adecuadamente procesadas, que verduras hervidas por ejemplo. Y por supuesto, no agregaremos materia grasa modificada por calor que puede sumar ácidos grasos de mala calidad a la dieta del bebé.

Sólo después de los 10 meses el niño puede comer casi de todo y es allí donde eventualmente podemos ofrecerle una fritura casera o un salteado de diferentes alimentos.

Es importante siempre utilizar condimentos o hierbas aromáticas y evitar los picantes así como también, cuidar de no pasarnos con la sal que agregamos a los platos.

Y por supuesto, independientemente del método de cocción que usamos, es fundamental asegurarnos la cocción correcta de cada ingrediente, pues una carne u otro alimento mal lavado y cocido puede ser causante de infecciones en un organismo aun indefenso.

Bebe2

Ideas y consejos útiles para la alimentación del bebé

Para que tu bebé se incorpore poco a poco a la mesa familiar de forma sana y sin mayores problemas, os dejamos algunas ideas y consejos útiles que puedes aplicar en casa:

  • Ofrecer alimentos de uno a uno, es decir, lo recomendable al principio es usar un sólo ingrediente para elaborar la comida, observar la aceptación que tiene y si es bien tolerado por el pequeño. Una vez que hemos probado que dos, tres o muchos ingredientes han sido recibidos, podemos mezclar los mismos.
  • Adicionar unas gotas de aceite a las primeras comidas, para enriquecer los platos con grasas buenas y calorías. Las mejores opciones son el aceite de oliva y el de maíz.
  • Evitar el agregado de sal y azúcar, pues los niños perciben cada sabor intensamente y resulta algo nuevo para ellos, además, no debemos sobrecargar el organismo de los pequeños con sodio y azucares simples.
  • Dejar que ellos coman solos, sobre todo, si ellos intentan hacerlo, para lo cual, podemos ofrecer alimentos blandos y en trozos, que los bebés desarmarán con sus encías. Por ejemplo, bastones de verduras cocidas, fideos o semejantes.
  • No presionar en caso de que se nieguen a comer, pues para los bebés, la comida y los sólidos son algo totalmente nuevo a lo cual ellos le temen o simplemente, no tienen hambre y como padres, debemos respetar ello. Sólo debemos preocuparnos si los niños no comen y no suben de peso como deberían, lo cual nos será informado por el pediatra.
  • Ofrecer muchas veces un mismo alimento, no el mismo día, pero si el bebé rechaza por ejemplo, la banana, no debemos rendirnos fácilmente, simplemente la dejamos por esa ocasión pero en otro momento intentaremos nuevamente y así hasta que aproximadamente se alcancen los 10 o más intentos, como nos muestran en Vitónica.
  • Elaborar cada plato, quizá no al principio en que debemos ofrecer uno a uno los alimentos, pero sí más adelante, cuando sabemos que acepta y tolera diferentes ingredientes. Allí podemos elaborar verduras o pastas con salsa bechamel, podemos hacer soufflés de diferentes ingredientes o hasta preparar verduras o pastas rellenas sin problemas. Los pequeños de esta forma se acostumbrarán a la forma de comer de los adultos y podrán fácilmente integrarse a la mesa familiar cuando tengan su primer año de vida.
  • Se desaconsejan totalmente los alimentos pequeños y duros, con los cuales los niños pueden atragantarse como por ejemplo, frutos secos, vegetales duros y con piel, caramelos duros, trozos de carne, entre otros.
  • Acelga, espinaca, remolacha y nabo sólo se pueden incluir pasados los 10 meses de vida, por su alto contenido en nitritos.

Con estos consejos en mente, algunas recetas de platos que puedes usar para tu bebé son:

Con la ayuda de nuestros compañeros de Bebés y Más, tenéis algunas opciones para cocinarle a tu bebé de forma sana y sabrosa.

Recuerda cuidar muy bien la elección de ingredientes así como la higiene y la cocción de cada plato y por sobre todo, seguir las indicaciones del profesional de la salud que controla el crecimiento y desarrollo de tu bebé.

En Directo al Paladar | Consejos a tener en cuenta cuando cocinamos para niños

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio