Publicidad

Esta es la mejor forma de usar un rallador Microplane, el utensilio favorito de chefs, cada vez presente en más cocinas domésticas

Esta es la mejor forma de usar un rallador Microplane, el utensilio favorito de chefs, cada vez presente en más cocinas domésticas
1 comentario

En una cocina bien equipada no pueden faltar buenos ralladores. En Directo al Paladar hemos recomendado en numerosas ocasiones el modelo zester de Microplane, el mejor utensilio para rallar a la perfección la piel de los cítricos y también muy útil a la hora de trabajar con otros ingredientes, como ajo o jengibre. Pero, aunque parece extremadamente sencillo de utilizar, no siempre lo usamos correctamente. Con un simple gesto ahorrarás aún más esfuerzo y tiempo cocinando en casa.

¿Qué es un rallador zester?

Se llama zester al rallador fino manual popularizado por la compañía estadounidense Microplane, especializada en utensilios metálicos de cocina y de tratamiento de madera, entre otros. Su diseño, muy simple pero tremendamente efectivo, unido a la calidad de los materiales y durabilidad, han extendido la fama de la marca por todo el mundo, siendo un accesorio de cocina esencial también en el ámbito profesional.

Microplane

El término zester proviene de zest, que se refiere específicamente a la piel fina de las frutas cítricas. Este dispositivo, con sus pequeños y afilados orificios de diseño exclusivo, permiten obtener una ralladura muy fina, regular y homogénea, prácticamente sin nada de la amarga parte blanca, de forma sencilla. La diferencia con otros ralladores corrientes es abismal.

Ya explicamos en su día por qué no siempre es buena idea usarlo para rallar queso, pero también nos hace la vida más fácil a la hora de trabajar con dientes de ajo, jengibre, nuez moscada, granos de pimienta o haba tonka, cúrcuma fresca, o también chocolate.

Microplane Zester Rallador, Acero Inoxidable, Negro, 32.50x3.5x2.56 cm

Microplane Zester Rallador, Acero Inoxidable, Negro, 32.50x3.5x2.56 cm

Para quienes añadimos ralladura de limón o lima a prácticamente cualquier plato, es un dispositivo de uso casi diario que siempre solemos tener a mano. Si se cuida bien, limpiándolo a mano después de cada uso y guardándolo en su funda, garantiza muchos años de alegrías culinarias.

Por qué hay que usarlo al revés

A menudo veremos en programas de televisión o fotografías en redes, incluso revistas y libros profesionales, a cocineros y aficionados usar el zester de Microplane como, teóricamente, la lógica invita a usarlo: con la parte afilada hacia arriba, y los lados curvos de la hoja hacia abajo, moviendo la pieza de fruta encima.

Rallador Esta no es la mejor forma de usarlo.

Así el alimento rallado cae sobre la tabla de trabajo o directamente sobre la preparación o plato terminado. Pero este método tiene varios inconvenientes que, si se analizan, son molestos.

Al hacerlo de este modo, no ves bien la superficie de lo que estás rallando, obligándote a parar y levantar el alimento para comprobar si te has pasado de profundidad, o cuánta superficie has perforado. El truco está en hacerlo al revés, moviendo el rallador, y no la fruta -o lo que sea-.

Zester 2

Si vas a rallar un limón, por ejemplo, simplemente sujétalo con la mano izquierda -o derecha, si eres zurdo-, y coloca el rallador zester encima, con los lados curvos mirando hacia ti. Empieza a mover el utensilio con la mano derecha, hacia delante y hacia atrás, con movimientos firmes pero sin pasarte de fuerza.

Verás rápidamente lo fácil y natural que resulta seguir este patrón, deslizando la hoja del rallador suavemente sin necesidad de mover la fruta. La ralladura irá acumulándose en la cavidad del utensilio, de tal modo que no se caerá desperdigada, mostrando exactamente lo que estás rallando, y la cantidad que obtienes. Solo hay que darle la vuelta y efectuar un pequeño golpe para verter lo obtenido.

Zester 3

Así puedes controlar en cuestión de segundos lo que rallas, deteniéndote o continuando según tus necesidades, evitando el desperdicio y sin hacer estropicios en el alimento que estás trabajando. Este sistema también funciona con otros ralladores manuales de hoja simple, siempre que tengan una hoja ligeramente curvada o con una cara algo hundida.

Sencillo, cómodo, limpio y efectivo.

Algunos de los enlaces aquí publicados son de afiliados. A pesar de ello, ninguno de los artículos mencionados han sido propuestos ni por las marcas ni por las tiendas, siendo su introducción una decisión única del equipo de editores.

Foto | Dinner Series
En Directo al Paladar | Siete utensilios de chef (asequibles y realmente útiles) para trabajar en tu cocina como un profesional
En Directo al Paladar | Cómo conservar los ajos correctamente: 13 recipientes para que duren más y tener más bonita la cocina

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio