El mejor pollo asado que he comido en mi vida se hace en este restaurante de barrio de Lisboa

El mejor pollo asado que he comido en mi vida se hace en este restaurante de barrio de Lisboa
Sin comentarios

El frango piri-piri o, simplemente, frango churrasco, es el pollo asado al estilo portugués: marinado y cocinado a la parrilla, abierto en mariposa.

Hablamos de un plato popular, que debe su origen, y su nombre, a las antiguas colonias portuguesas de África y Sudamérica. De Mozambique y Angola vino la forma de cocinarlo; de Brasil, los chiles malagueta que los exploradores portugueses llevaron a Mozambique, donde surgió la variedad piri-piri, con la que se macera el pollo.

El frango piri-piri se consume en todo Portugal, en churrasqueiras y ferias. Pero también puede probarse una de sus mejores versiones en Lisboa, en un restaurante centenario, alejado del centro, pero accesible en cuestión de media hora en metro o tranvía: A Valenciana.

Nada más llegar al asador, salta a la vista que el lugar es enormemente popular entre los portugueses. Tanto que el presidente del país, Marcelo Rebelo de Sousa, lo escogió para ir a comer en el anuncio de la reapertura de la hostelería tras la pandemia.

Es un miércoles de enero y sus salones, en los que caben 450 personas, están a reventar. Entre comidas, cenas y lo que la gente se lleva para comer en casa el asador despacha 500 pollos al día. Para comer solo se puede reservar hasta las 13 horas. A partir de entonces, se atiende por orden de llegada. Eso sí, el servicio va a toda velocidad. Hay trabajando 50 personas. Y algunas, cuentan sus responsables en el medio portugués NiT, llevan en la casa más de 30 años.

Valenciana
A Valenciana está situado en una calle cualquiera, cerca del parque Eduardo VII.

Bueno, bonito y barato

En la carta encontramos todos los clásicos portugueses: bacalao à Brás, pescado a la brasa, arroz con pulpo… Pero todo el mundo viene a comer lo mismo, su famoso frango assado no churrasco, que se vende al peso (12,50€/kg).

El pollo lo tiene todo. Es tierno por dentro, crujiente por fuera y muy sabroso, gracias a unos pollos de tamaño pequeño –lo que en el mundo avícola es hoy por hoy sinónimo de calidad– con una marinada suave, que no tapa para nada el sabor de la carne.

No pica en absoluto, pero se acompaña de una salsa picante (no exactamente una salsa piri-piri), que, esta sí, contenta a los que somos adictos al mismo. De guarnición: unas ricas patatas fritas caseras, arroz o ensalada.

Lisboa de cerca 5 (Guías De cerca Lonely Planet)

No es de extrañar que este pollo haya sido protagonista de programas para la BBC o Netflix, para quienes Gordon Ramsay grabó uno de sus programas. “Le encantaba el pollo y también el vino verde Alvariño que produce mi padre”, contó el dueño a NiT. “Se llevó algunas cajas a casa”.

Y es que en A Valenciana tampoco se bebe mal. A diferencia de lo que ocurre con el vino en toda España –y también en los restaurantes portugueses de rango Michelin–, en los espacios populares como este siempre hay opciones para beber rico y barato.

La carta de vinos de este asador es especialmente sorprendente, pues cuenta con cerca de 100 referencias, de todas las DO portuguesas, con precios que en muchos casos van de los 9 a los 12 euros. Un regalo.

Datos prácticos
Dónde: Rua Marquês de Fronteira 157 163A, 1070-294 Lisboa, Portugal. Precio medio: 15 euros.
Reservas: +351213884926.
Horarios: cierra lunes

En DAP | Qué debería aprender España de la cocina de Portugal
En DAP | Las mejores brasas de España: de Etxebarri a Lomo Alto

Temas
Inicio