Tarta de queso fría con cookies. Receta

Síguenos

tarta de queso fria

Hace unos días mi mujer me obligó a comprar una de esas tartas que se preparan a base de polvitos de diferentes sobres. No digo yo que estén mal, sin duda alguna detrás de estos inventos hay grandes avances científicos aplicados a la cocina y el resultado la verdad que no es tan malo. Pero yo, creo, lo he mejorado con una solución casera con esta tarta de queso fría con cookies.

Ingredientes de la tarta de queso fría para un molde de 22 cm.

Para la base de la tarta de queso fría lo tenía muy fácil, iba a utilizar la base que hice para la receta de tarta de queso y chocolate: 240 gramos de cookies con chips de chocolate molidas y 40 gramos de mantequilla derretida.

Para el relleno de la tarta de queso fría debía conseguir una mezcla que se pudiese preparar en frío y que solidificase, además. Lo mejor era utilizar: 250 ml de nata, 300 gramos de queso crema (tipo philadelphia), 100 gramos de azúcar, 4 yemas de huevo, 15 gramos de gelatina (colas de pescado), 1 cucharada de agua de Azahar, dos paquetes pequeños de mini chips ahoy (u otro tipo de mini cookies con chips de chocolate) y 20 gramos de gotitas de chocolate.

Elaboración de la tarta de queso fría

Lo primero de todo es poner las colas de pescado (hojas de gelatina) a remojo en agua fría. Mientras vamos elaborando la base de la tarta.

Machacamos con ayuda de algo solido, ancho y duro (por ejemplo la base de un vaso) las cookies. Cuando estén bien machacadas, que haya restos bien molidos y otros no tanto, le agregamos la mantequilla derretida y mezclamos bien. A continuación echamos la mezcla en un molde desmontable de aro. Apretamos bien y guardamos en frío para que solidifique. Para que quede bien dura, podéis poner 50 o 60 gramos de mantequilla, en lugar de 40 gramos.

base-de-tarta-de-queso-fria.JPG

A continuación elaboramos el relleno. Primero batimos el queso para que resulte bien cremoso y homogéneo.

Batimos la nata con 50 gr de azúcar, sin que llegue a montar del todo. A medio montar añadimos el queso crema y mezclamos.

También necesitaremos montar las yemas con los otros 50 gr de azúcar. La manera clásica es batir las yemas con el azúcar al baño maría sin que el agua llegue a hervir. Otra forma mucho más rápida es mezclar las yemas y el azúcar y metemos en el microondas 30 segundo a potencia máxima. Cuando la saquéis habrá duplicado o triplicado el volumen.

Añadimos las colas de gelatina, que teníamos en remojo, bien escurridas al batido de yemas caliente y removemos disolviendo por completo la gelatina. Entonces añadimos al primer batido y mezclamos bien.

Por último añadimos las mini cookies y echamos el relleno al molde. Estos dos últimos pasos deben ser rápidos, ya que la nata y el queso están fríos y tiende a solidificar bastante rápido.

Para finalizar echamos en forma de lluvia las lagrimas de chocolate. Guardamos en frío unas 4 horas aunque lo mejor es hacerlo durante 12 horas para que las mini cookies se reblandezcan un poco.

Tiempo de elaboración | 30 minutos.

Dificultad | Media

pasos-tarta-de-queso-fria.JPG

Degustación de la tarta de queso fría

Después de hacer esta receta de tarta de queso fría con cookies estoy convencido que mi mujer no me volverá a pedir que compremos la tarta en polvos. El sabor es increíblemente suave, cremoso y el juego de chocolate con el toque ácido del agua de azahar queda genial. La textura además se entremezcla con el crujiente de las mini cookies.

Más tartas de queso

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

45 comentarios