Receta de Steak Tartare

Síguenos

Foto receta steak tartare

El otro día, nos apetecía en casa comer algo fresco, algo con carne, un carpaccio de buey o algo parecido. Pero cuando estuve en mi carnicería habitual y les conté lo que quería, se ofrecieron a picarme en el momento una buena carne de ternera para hacer un steak tartare. Por supuesto, acepté la oferta.

El steak tartare es un plato que, a pesar de su posible origen en las estepas del Asia Central, cuesta creer que proceda de los trozos de carne que los tártaros ablandaban bajo la silla montar tal como la leyenda se ha ocupado en difundir. Al contrario, es un plato refinado que requiere unas excelentes condiciones higiénicas para su correcta elaboración y que, al menos tal como lo conocemos hoy, nos indica un más que probable origen en las cocinas refinadas de la Europa del siglo XIX.

A pesar de todo ello, quizás sí que tenga algo que ver con los tártaros y su gastronomía: la primera descripción de este plato se encuentra en la famosa novela de Jules Verne, Miguel Strogoff. Ya saben, el correo del Zar y sus peripecias por las estepas… ¿lo inventó Verne para ambientar su novela con platos exóticos?

Pero nosotros a lo nuestro: aquí tienen una receta del Steak Tartare

Los ingredientes (para 2 personas)

300 gr. de carne de ternera picada, 1 cebolla ó 2 chalotas, alcaparras, mostaza, salsa Worcestershire, 1 huevo, sal y pimienta negra molida.

La preparación

Picar bien la carne de ternera, salpimentar y reservar. Picar a continuación la chalota y las alcaparras. Mezclar todo ello con la carne picada añadiendo también un poco de mostaza y salsa inglesa (Worcestershire Sauce). Conviene dejar reposar en la nevera este plato unos 15 minutos para que los ingredientes maceren bien la carne.

Collage foto steak tartare

Una vez está en su punto, solo hay que moldear en forma de volcán y poner una yema de huevo en el hueco y decorar con unas alcaparras por encima. Servir a continuación, como aperitivo o primer plato, con unas mini tostadas para acompañar.

La degustación

El acompañamiento ideal para este plato de carne cruda es, en mi opinión, un buen espumoso: un cava o un champagne. Un blanc de blancs bien ácido nos acompañará a la perfección el plato. No obstante, esta vez yo lo tomé con un tinto de esa zona, un Coteaux Champenois: Pierre Mignon, Le Breuil Rouge. Un Pinot Noir ligero y afrutado, ácido y refrescante. ¿Porqué no?

En Directo al Paladar | Steak Tartare (Vídeo)
En Directo al Paladar | Salsa Inglesa o Worcester Sauce

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios