Compartir
Publicidad
Publicidad

Cómo hacer una fondue de queso perfecta

Cómo hacer una fondue de queso perfecta
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La fondue de queso es uno de los platos insignia de la gastronomía suiza, concretamente de la región de Romandía, también conocida como la Suiza Francesa. Parece ser que la fondue de queso nace de la costumbre adoptada por los pastores de las zonas montañosas suizas, que calentaban trozos de queso viejo con la intención de entonar sus cuerpos ante las inclemencias del tiempo, llevándose al estómago una comida caliente.

Aunque no se conoce una fecha exacta con respecto a su origen, la primera publicación en la que se recoge su receta data del 1825 y es obra del cocinero francés Brillat-Savarin. Desde entonces y hasta la fecha, traspasada la frontera con Francia, la fondue de queso se ha popularizado a nivel mundial. Cada país la ha adoptado y adaptado a sus costumbres, apareciendo multitud de recetas y variantes.

Receta tradicional de la fondue de queso

8215966665 C2df622fc1 K

Si bien es cierto que la fondue de queso es una receta versátil y de fácil adaptación, en la que podemos utilizar productos de nuestras regiones, no está de más mencionar que la receta tradicional se basa en el uso de dos quesos principales: el queso Gruyere y el queso Vacherin Fribourgeois.

El queso Gruyere se elabora con leche de vaca. Se produce en los Alpes, entre mediados de mayo y mediados de octubre, época en la que los rebaños de vacas pueden pastar en sus praderas en condiciones meteorológicas adecuadas. El queso Vacherin Fribourgeois, que también se elabora con leche de vaca y en la misma zona geográfica, es un queso cremoso y fundente que, combinado con el Gruyere, hacen la pareja perfecta para una fondue.

A no ser que seáis unos puristas irredentos, estos quesos se pueden sustituir por otros quesos suizos de similares características como son el emmental, el raclette y el sbrinz o, incluso, por quesos de otros países como el comté francés, el fontina italiano y el británico cheddar.

3279653415 D7330316ca B

En la preparación de la fondue, a la mezcla de estos deliciosos quesos (400 g de cada uno) se unen otros ingredientes: vino blanco seco (300 ml), 1 diente de ajo, maicena (20 g), Kirsch (100 ml), pimienta negra molida y zumo de limón (1 cucharadita). Conviene disponer de una cazuela especial para fondue por la comodidad que supone poder pasarla del fuego a la mesa, donde se coloca sobre un soporte con un quemador que la mantiene caliente y fundida.

Una vez listos y equipados, comenzamos por trocear nuestro queso en dados o rallarlos. Tomamos la cazuela, cortamos el ajo en dos y frotamos su interior. Introducimos el queso Gruyere, el vino y el zumo de limón en la cazuela y calentamos fuego lento, removiendo constantemente. Cuando comience a fundirse, añadimos el queso Vacherin y la maicena diluida en el Kirsch. Condimentamos con pimienta y removemos hasta obtener una crema homogénea y lisa.

SOS...¡no me ha quedado como debiera!

61144126 0762b16a9e O

Pudiera ser que, a pesar de seguir los pasos indicados al pie de la letra, el resultado no fuese el esperado. Si la fondue se ha cortado, la ponemos de nuevo al fuego y añadimos un poco de vino blanco, maicena y zumo de limón, estos ingredientes se encargarán de aportar consistencia. Si nos ha quedado muy líquida, podemos espesarla añadiendo más queso o maicena disuelta en vino o Kirsch, y si nos ha quedado espesa, sólo tenemos que añadir un poco más de vino.

Con qué acompañar la fondue de queso

14491993585 985a84b3c0 K

Nuestra fondue de queso ya está lista y ahora sólo nos falta el acompañamiento. La tradición reza que, para servirla en condiciones, hace falta disponer trocitos de diferentes panes sobre la mesa: cereales, candeal, integral. etc. Así, una vez dispuesta la cazuela sobre su soporte, ya nos podemos dejar llevar por el placer que supone degustar una tradicional fondue de queso.

Existen alternativas de acompañamientos para quienes consideren que pan y queso puede resultar pesado, cansado, poco variado o similar. Las verduras troceadas, ligeramente cocidas al vapor, son una excelente opción. A ellas también podemos sumar trocitos de salchicha ahumada, tomates cherry, campiñones, etc. No hay límites, así que ¡imaginación al poder!

Con estos consejos ya no hay excusa para no animarse a preparar una fondue de queso, ya sea a la manera tradicional o adaptada a vuestros gustos. Una excusa perfecta para reunir a un buen grupo de amigos y familiares y disfrutar de su compañía compartiendo una buena comida.

Fuentes de información | Just hungy, Quesos de Suiza, Al queso y Fondue de queso
Imágenes I Nina Helmer, Smabs Sputzer, Hideya Hamano y yamada3 en Flickr
En Directo al paladar I Los 11 quesos que tienes que probar en tu vida gastronómica
En Directo al paladar I Quesos para derretir

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos