Publicidad

Cómo hacer caramelo líquido casero

Cómo hacer caramelo líquido casero
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Hace tiempo que había visto esta receta de caramelo líquido en un foro de Thermomix y desde entonces no preparo otra. El caramelo líquido siendo como soy muy repostera, me soluciona muchas veces un postre de flan, de tortitas o unos profiteroles y me da pereza prepararlo, ya que el comercial no me gusta mucho.

De esta forma hago un día una buena cantidad y después lo mantengo en un bote cerrado durante unos meses, y no sabéis lo práctico qué es cuando en una receta nos pidan caramelo el tenerlo ya preparado. Aunque era una receta para Thermomix, yo lo he adaptado para hacerla en la cocina convencional y obtuve los mismo resultados.

Ingredientes

Para 1 unidades
  • Azúcar moreno 100 g
  • Azúcar invertido 25 g
  • Agua mineral 50 ml

Cómo hacer caramelo líquido casero

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 15 m
  • Cocción 15 m

Comenzaremos poniendo un cacito al fuego y calentando el azúcar moreno y el azúcar invertido durante tres minutos a fuego medio (en una inducción de potencia máxima 9, cocinarlo al 5 aproximadamente) y removiendo lentamente pero sin parar. Medimos con un termómetro de cocina, pues la mezcla tiene que llegar a 100 grados.

Una vez pase el tiempo, añadimos con cuidado el agua mineral templada, removemos lentamente y dejamos cocer todo sin que la mezcla supere los 105 grados durante otros tres minutos.

Vertemos con cuidado en una botella que tenga tapón y dejamos enfriar. Al principio lo veréis muy líquido, pero espesará a medida que va enfriando.

Si lo queréis hacer con Thermomix: Echar en el vaso el azúcar moreno y el azúcar invertido, poner 5 minutos, temperatura 100º, velocidad 1. Añadir el agua, programar 5 minutos, temperatura Varoma, velocidad 2.

Flan Huevo

Newsletter de Directo al Paladar

Suscríbete para recibir cada día nuestras recetas, información sobre nutrición y actualidad sobre gastronomía.

En qué emplear el caramelo líquido

Este caramelo líquido os sorprenderá por su textura y sabor. Además a diferencia del caramelo echo simplemente con agua y azúcar, mantiene mucho mejor su textura, nunca queda duro y siempre está listo para cualquier postre en donde lo necesitéis. Una vez frío y cerrado, se conserva hasta dos meses a temperatura ambiente.

Este caramelo es perfecto para acompañar a un flan, unas natillas o esta exquisita crema de galletas María y caramelo.

En Directo al Paladar | Crema catalana, la receta definitiva para que siempre te salga bien
En Directo al Paladar | Croquembouche, la receta de uno de los postres más complejos del mundo

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios