Compartir
Publicidad

Siete recetas de aperitivo con bacalao, el producto rey de Cuaresma y Semana Santa

Siete recetas de aperitivo con bacalao, el producto rey de Cuaresma y Semana Santa
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Una de las épocas del año en que el bacalao está más presente en nuestras mesas y menús es la Cuaresma y Semana Santa. Son muchos los platos tradicionales que con él se elaboran, como el clásico potaje de vigilia y muchos otros platos más. Pero hoy lo vamos a disfrutar a la hora del aperitivo, porque el bacalao da tanto juego que también podemos montar un picoteo con él como protagonista.

Siete son las propuestas de aperitivos con bacalao que aquí dejamos. Desde unos goujons de bacalao con toques exóticos, para los que hemos usado bacalao fresco, hasta un rin ran murciano (que podéis ver en portada), pasando por unos buñuelos de bacalao. Recetas al gusto de todos. Muy distintas unas de otras, pero todas deliciosas. ¿Por cuál vais a empezar?

Goujons de bacalao al estilo tandoori

goujons de bacalao

Goujon es un término francés que se usa para denominar el corte de pescado en tiras de un centímetro de ancho por cinco o seis de largo, empanadas y fritas. Generalmente se sirven como aperitivo, pero se pueden servir con alguna guarnición contundente como plato principal. Estos goujons de bacalao al estilo tandoori se preparan con bacalao fresco y son unos bocados tiernos, sabrosos, jugosos e irresistibles. Un éxito rotundo.

  • Ingredientes para cuatro personas: zumo de 1 lima, 2 dientes de ajo, 1 cucharadita de jengibre molido, 1 cucharadita de comino molido, 1 cucharada de cilantro molido, 1 cucharadita de garam masala, 1/2 cucharadita de pimentón dulce, 500 g de bacalao fresco,, sal, pan rallado y aceite de girasol.

  • Elaboración: Pelamos el ajo, lo pasamos por el prensa-ajos (o lo cortamos en brunoise muy fina) y lo mezclamos, en un recipiente amplio, con el jengibre molido, el zumo de lima, el comino molido, el cilantro molido, el garam masala, el pimentón y una pizca de sal. Retiramos la piel al lomo de bacalao, así como las espinas. Lo cortamos en goujons (tiras de 1 cm de ancho por 5-6 cm de largo) y lo incorporamos a la mezcla anterior. Removemos para que se impregne bien de las especias y cubrimos el recipiente con papel film. Dejamos reposar en la nevera durante un mínimo de dos horas. Transcurrido el tiempo de reposo, rebozamos bien los goujons en pan rallado y los freímos en abundante aceite muy caliente. Servimos de inmediato con una mayonesa de curry, un chutney o alguna otra salsa con toques exóticos que combinen bien con nuestro tandoori.

Más detalles sobre la receta, aquí.

Tacos de bacalao rebozados o soldaditos de Pavía

tacos de bacalao rebozado

Muchas son las recetas de bacalao que nos gusta tomar en Semana Santa, pero nuestra favorita son los tacos de bacalao rebozados o soldaditos de Pavía. Típica de Madrid, combina la jugosidad del pescado con un envoltorio crujiente. Dos son los secretos para hacer esta receta, por un lado contar con un buen bacalao de calidad, perfectamente desalado y que tenga una cierta altura o grosor, y, por otro, hacer un rebozado Orly, suficientemente espeso para que quede crujiente y tostado y para que consiga que el bacalao se cocine en su interior mientras se dora.

  • Ingredientes para cuatro personas: 500 g de bacalao desalado, 1 huevo, 100 g de harina de trigo, 1 cucharadita de levadura química, 50 ml de cerveza, aceite de oliva virgen extra, sal, perejl y 1 diente de ajo.

  • Elaboración: Cortamos el bacalao en tacos. Picamos un diente de ajo en trozos minúsculos, batimos un huevo, añadimos la mitad de la harina, la levadura y la cerveza y batimos con unas varillas hasta que quede homogéneo. Después, vamos incorporando el resto de la harina hasta conseguir una crema tirando a espesa con la que rebozaremos las tajadas de bacalao. i la crema nos queda demasiado espesa, añadimos un poco más de cerveza y si nos queda demasiado ligera, añadimos un poco más de harina. Espolvoreamos con un poco de perejil y removemos y ya lo tenemos listo para el rebozado. Ponemos abundante aceite a calentar en una sartén y vamos rebozando cada porción de bacalao friéndolo durante unos dos minutos por cada lado hasta que quede dorado y crujiente en su exterior.

Más detalles sobre la receta, aquí.

Rin ran de bacalao al estilo murciano

rin ran de bacalao al estilo murciano

Pocos ingredientes humildes, nombre curioso, orígenes difusos y variedad de recetas y autorías: así es el rin ran o rin-ran, un plato del que existen muchas versiones. Es algo muy común en los platos tradicionales y ahí radica parte de su encanto. Esta receta, que es la versión murciana, parte de solo tres ingredientes clave, bacalao, cebolla y ñoras. A ellos se añade un buen aliño para crear un plato perfecto para servir de picoteo tanto caliente como frío.

  • Ingredientes para cuatro personas: 1 cebolla blanca o dulce grande, 1 ñora o pimiento choricero seco, 300 g de bacalao desalado, 1 limón, aceite de oliva virgen extra y sal.

  • Elaboración: Partimos ya de bacalao seco desalado, limpio y desmigado. En caso contrario, habrá que desalarlo adecuadamente con al menos 24 horas de antelación, cambiando el agua fría cada 4-6 horas. Retirar la piel y las espinas. Pelar la cebolla y cortar en cubos pequeños. Colocar en un recipiente con agua fría y un poco de sal, y dejar a remojo unos minutos para que pierda fuerza. Después, escurrir bien. Mientras tanto, tostar las ñoras en una sartén con un poco de aceite o sin nada, o usar el horno. Deben oscurecerse pero sin quemarse, inflándose un poco y adquiriendo la piel una textura más tierna. Retirar, enfriar y picar, desechando las semillas. En la misma sartén tostar el bacalao a fuego vivo para que pierda el agua que pueda tener. Añadir las ñoras y cocinar el conjunto unos 5 minutos. Incorporar la cebolla, remover bien y cocinar unos 5-10 minutos más. Mezclar con abundante aceite de oliva y zumo de limón y probar el punto de sal. Se puede añadir también un pimiento seco picante o una pizca de pimentón picante, para hacer una variante picajosa del plato.

Más detalles sobre la receta, aquí.

Hojaldre de brandada de bacalao con pimientos asados

hojaldre de brandada de bacalao

La brandada de bacalao es una de las recetas más tradicionales de la gastronomía del norte de española. Se sirve acompañada de pan en el que untarla, pero a nosotros nos ha apetecido utilizarla como ingrediente y, junto con pimientos rojos asados, rellenar hojaldre laminado y hacer una especie de empanada. El resultado es un bocado exquisito que resulta difícil no dejar de comer.

  • Ingredientespara seis personas: 2 láminas de hojaldre, 300 g de bacalao desalado, 3 dientes de ajo, 2 pimientos rojos asados, 2 patatas medianas, 2 cucharadas de perejil fresco picado, aceite de oliva virgen extra, 250 ml de nata líquida, 1 yema de huevo, pimienta negra molida y sal.

  • Elaboración: Cocemos el bacalao en agua hirviendo durante cinco minutos. Escurrimos, sacamos la piel y las espinas que pueda tener y reservamos. Damos un hervor a la nata, guardamos. Cocemos las patatas con una pizca de sal y las escurrimos. Las ponemos en una ensaladera y las aplastamos con un tenedor para hacer una especie de puré. Agregamos el bacalao desmigado, los dientes de ajo troceados, el perejil y un poco de aceite para que coja sabor. Mezclamos todo bien y añadimos la nata caliente y un poco de pimienta. Removemos hasta que nos quede una especie de masa semi sólida. Precalentamos el horno a 200º calor arriba abajo. Extendemos una de las láminas de hojaldre sobre una bandeja engrasada, ponemos encima la brandada hasta un centímetro del borde. Repartimos tiras de pimiento asado, cubrimos con la segunda lámina de hojaldre y sellamos los bordes con un poco de agua. Pincelamos la superficie con la yema de huevo batida y horneamos durante unos 20 minutos, hasta que el hojaldre haya subido y esté dorado. Podemos tomar el hojaldre, tibio o frío.

Más detalles sobre la receta, aquí.

Timbal de brandada de bacalao confitado con pimientos del piquillo

timbal de bacalao y pimiento

De vueltas con la brandada de bacalao, protagonista de nuestro siguiente aperitivo: timbal de brandada de bacalao confitado con pimientos del piquillo. Si tenéis ya una receta favorita de brandada de bacalao podéis prepararla a vuestro gusto y luego aplicar el montaje del plato con unos buenos pimientos artesanos y un aro de emplatar. Hay que procurar que quede una textura muy melosa, cremosa casi como un puré de patata, no demasiado densa pero que tampoco se desmonte.

  • Ingredientes para cuatro personas: 350 g de bacalao salado desmigado, 1 patata mediana cocida y pelada, 200 ml de aceite de oliva virgen extra, 1 diente de ajo, 4 granos de pimienta negra, 60 ml de leche, 200 g de pimientos del piquillo, hierbas frescas al gusto para servir, pimienta negra molida y sal.

  • Elaboración: Desalar el bacalao poniendo las migas a remojo en agua fría durant eocho horas, cambiando el agua un par de veces. Calentar el aceite de oliva en una cazuela o sartén a 80ºC, incorporar el bacalao, los granos de pimienta y el diente de ajo pelado; debe cubrirlo por completo. Cocinar manteniendo la temperatura durante unos 20 minutos, retirar y escurrir. Desechar la pimienta y el diente de ajo, aunque podemos usarlo en la brandada, pero eliminándolo quedará más suave. Colar el aceite y reservar. Colocar el bacalao en el vaso de la batidora o un recipiente adecuado con la leche y batir un poco. Añadir la patata machacada y batir un poco más. Incorporar aceite poco a poco, emulsionando la mezcla, hasta tener una crema fina. Podemos añadir más leche si quedara muy espeso. Escurrir los pimientos de la conserva, cortar por un lateral para abrirlos y secar con papel de cocina, limpiando las semillas. Cortar en tiras finas y aliñar con buen aceite en un cuenco. Reservar algunas para decorar. Montar los platos usando un aro de emplatar pequeño, ligeramente engrasado por dentro con aceite para que salga mejor. Alternar capas de brandada y pimientos, empezando y terminando con la primera. Coronar con una tira de pimiento, caviar o sucedáneo, hierbas picadas y un hilo de buen aceite.

Más detalles sobre la receta, aquí.

Canapés de crema de aguacate y bacalao

Canapés de crema de aguacate y bacalao

Hace unos años el aguacate era un completo desconocido en nuestras vidas, ahora está tan presente que resulta difícil imaginar aquellos tiempos. Es una fruta que da mucho juego en la cocina, nos gusta aprovechar su textura cremosa cuando está bien maduro. Con él podemos preparar unos aperitivos muy fáciles casi sobre la marcha, como estos canapés de crema aguacate y bacalao. La idea es hacer una especie de paté bien suave con el aguacate, por lo que lo tendremos que triturar, algo que no se debe hacer si preparamos guacamole.

  • Ingredientes para seis personas: 1 barra de pan rústica o baguette, 1 aguacate maduro grande, 1 tomate, 1 cebolleta, el zumo de 1 lima, 200 g de bacalao ahumado, pimienta negra molida, ajo granulado, perejil fresco o cilantro y sal.

  • Elaboración: Partir el aguacate por la mitad, retirar el hueso y extraer toda la pulpa con una cuchara. Si está bien maduro debería salir sola sin dificultad. Colocar en una trituradora, picadora o en el vaso de una batidora. Pelar el tomate, trocear y retirar las semillas. Picar la cebolleta. Añadir el tomate y la cebolleta al aguacate con ajo granulado al gusto. Agregar el zumo de la lima, una pizca de sal, un manojo pequeño de perejil o cilantro fresco lavado y pimienta negra. Picar o triturar bien la mezcla hasta tener una textura homogénea muy cremosa. Cortar la barra de pan de forma diagonal para obtener la base de las tostas. Dorar en una plancha o simplemente tostar un poco con la tostadora. Distribuir una capa generosa de la crema de aguacate en cada tosta y coronar con lascas de bacalao ahumado. Dar un golpe de pimienta negra y añadir unas gotas de limón o lima.

Más detalles sobre la receta, aquí.

Buñuelos de bacalao

buñuelos de bacalao

Según cuenta una leyenda, el origen de los buñuelos de bacalao se remonta al siglo XIII, cuando el Rey Fernando III sitió la ciudad de Sevilla y ello provocó una escasez de alimentos. Los sitiados echaron mano a unos cargamentos de bacalao y harina almacenados en el puerto. Aderezaron estos ingredientes y los frieron y el resultado sirvió de alimentación a la hambrienta población. Sea o no cierta la anterior historia, esta es una receta realmente deliciosa que está igual de buena tanto para picotear como para servir de segundo plato acompañada de una buena ensalada verde. Os aconsejo que dejéis enfriar bien la masa antes de freír los buñuelos, de este modo os resultará más fácil darles forma.

  • Ingredientes para cuatro personas: 400 g de bacalao desalado, un manojo de perejil fresco, 2 dientes de ajo, 200 g de harina de trigo, 3 huevos grandes, 150 g de mantequilla, 300 ml de agua, 1 cucharadita de levadura química, sal y aceite de oliva virgen extra para freír.

  • Elaboración: Damos un hervor al bacalao, colamos, retiramos la piel y las espinas y reservamos. Ponemos a fuego medio una cazuela con el agua y la mantequilla. Cuando empiece a hervir, retiramos del fuego y echamos la harina tamizada con la levadura de golpe. Llevamos de nuevo al fuego y removemos con una cuchara de madera hasta conseguir una masa homogénea y sin grumos, que se despegue de las paredes. Retiramos la cazuela del fuego y dejamos templar. Añadimos los huevos de uno en uno, removiendo bien después de agregar cada uno, de modo que hasta que no esté integrado el primero no añadiremos el segundo. Nos quedará una masa de buñuelos de viento espesa, brillante y cremosa. Desmigamos el bacalao, picamos menudo el perejil y los ajos y lo añadimos todo a la masa. Removemos y dejamos enfriar en la nevera una hora como mínimo. Pasado este tiempo, calentamos aceite en cantidad suficiente en una sartén. Con la ayuda de dos cucharitas, formamos los buñuelos y los vamos friendo poco a poco. A medida que los sacamos del aceite, los vamos depositando sobre un plato cubierto con papel de cocina, para que absorba el aceite sobrante. Servir calientes.

Más detalles sobre la receta, aquí.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio