Publicidad

80 catadores, 1578 vinos y cuatro días sin parar de beber: así funciona Bacchus, el mayor concurso de vinos de España (que acaba de fallarse)

80 catadores, 1578 vinos y cuatro días sin parar de beber: así funciona Bacchus, el mayor concurso de vinos de España (que acaba de fallarse)
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

Son las 9:30 de la mañana. Los pasillos del Casino de Madrid están desiertos. Solo se escucha el sonido de un taladro, que va y viene, proveniente de alguna de las salas del veterano club social. Pensamos, extrañados, que nos hemos equivocado de día. ¿Dónde están los 80 catadores que, nos han contado, configuran el panel de expertos del mayor concurso de vinos de España?

Preguntando llegamos a la sala en la que, en efecto, casi un centenar de profesionales están ya probando los vinos en completo silencio, solo interrumpido por el titilar de alguna copa. Y el dichoso taladro, del que Fernando Gurucharri, presidente de la Unión Española de Catadores (UEC), que organiza el concurso, sale a quejarse.

Cam16249 El concurso ha tenido lugar en una de las salas más suntuosas del casino.

Aquí todo está medido al milímetro: la temperatura de servicio, la limpieza de las copas y, por supuesto, los criterios de la cata a ciegas, que sigue las normas dictadas por la Organización Internacional de la Viña y el Vino. El silencio es necesario, nos cuentan, para que los catadores se centren solo en el vino. Algo que no es sencillo, teniendo en cuenta que pueden llegar a probar hasta 45 caldos distintos al día.

Parece inhumano, pero para los miembros del jurado es el pan de cada día. Para ellos probar un vino a las 9 de la mañana es tan normal como para el resto de los mortales tomarse un café, y pueden catar durante todo el día –escupiendo, claro– sin que el alcohol se les suba a la cabeza.

Hablamos de casi una decena de Master of Wines –el mayor reconocimiento del sector–, Master Sumilleres, enólogos, periodistas, importadores, responsables de compras de grandes cadenas de distribución, representantes de monopolios... Un jurado con una categoría que, según Gurucharri, solo puede encontrarse en los grandes concursos de Inglaterra, y que ha sorteado, de milagro, la amenaza del coronavirus.

Cam16609 Fernando Gurucharri, presidente de la Unión Española de Catadores, que organiza el concurso.

25 medallas de oro

Como nos explicó Gurucharri en la primera jornada del concurso, el jurado premia con medallas a menos de uno de cada tres vinos participantes: a mayor nivel, más difícil es salir con un galardón del certamen.

“Tenemos la obligación de recomendar todos los vinos de calidad, pero siempre hay un límite: no se puede premiar a más de un 30 % de los vinos participantes”, explica el presidente de la UEC. “Si el oro en muchos concursos se da a partir de 85 puntos aquí es una plata”.

Esto ha hecho que, tradicionalmente, la medalla de oro estuviera copada por los grandes vinos dulces del mundo: tokay, jerez, alemanes y eslovacos… Vinos con más tendencia a la perfección. Pero, como explica Gurucharri, poco a poco han ido entrando albariños, algún Rueda, algún tempranillo… Vinos, en definitiva, de más zonas y variedades.

Este año han recibido la máxima distinción del concurso, el Gran Bacchus de Oro, un total de 25 vinos, 21 de ellos españoles. Entre ellos hay siete vinos tintos –de cuatro DO españolas distintas, además de un vino australiano y otro mexicano– y tres blancos –de Alicante, Rioja y Rias Baixas–. Por primera vez en la historia del certamen se han probado vermús, y se ha entregado la primera medalla de oro en la categoría, al vino tarracones Padró Rojo Amargo.

Ficha Cata Así son las fichas que el jurado rellena para cada vino analizado.

Vinos españoles, catadores extranjeros

Como explica Gurucharri, la mayoría de los vinos que se inscriben para participar en Bacchus son españoles: “Somos un país productor. Cuesta mucho traer vinos de fuera porque no somos un mercado atractivo como mercado de venta, donde podamos rentabilizar una botella. Por eso nosotros apostamos por diferenciarnos en que lo atractivo no es el mercado que representamos, sino el panel de catadores que traemos”.

La Organización Internacional de la Viña y el Vino obliga a que haya un porcentaje de catadores extranjeros inversamente proporcional al origen de los vinos participantes. Como en Bacchus el 76% del vino que concursa es español es necesario que haya más de un 60% de catadores extranjeros que, como apunta Gurucharri, “contrarreste la tendencia de nuestros catadores hacia nuestros vinos”.

Cam16347 Heidi Mäkinen, una de las Master of Wine que ha participado en el certamen.

Es el caso de la finlandesa Heidi Mäkinen –uno de los ocho Master of Wine que participan en el certamen– que asegura que, al provenir de un país que consume vino, pero no lo fabrica, está menos influenciada a la hora de valorar caldos de cualquier origen.

“Tenemos un montón de vino de todo el mundo, y no tenemos sesgos, porque no los producimos”, asegura Mäkinen a Directo al Paladar. “En los países productores en muchos casos solo puedes probar vino de esos países, o de esa región en concreto. Por eso en Finlandia tenemos la mente abierta, porque no producimos vino”.

Img 20200306 124005 Bokeh 01 Valerio Carrera, sumiller del madrileño restaurante A´Barra.

Catadores tope gama

Aunque el criterio de selección del jurado está pensado para minimizar los sesgos, lo cierto es que los catadores de Bacchus, ya sean españoles o extranjeros, suelen coincidir en sus valoraciones, algo a lo que ayuda mucho que la cata sea ciega.

El jurado solo conoce la tipología comercial de vino –si es de mesa, de DO o de la tierra–, la añada, el grado de azúcar y si lleva o no madera, pero a este nivel los catadores suelen acertar al valorar la variedad de uva y su procedencia.

“En algún vino se te puede escapar algo, pero por lo general los que estamos aquí acertamos en variedades y territorios”, asegura Valerio Carrera, sumiller del madrileño restaurante A'Barra, uno de los españoles que ejerce de jurado. “La valoración la hacemos en secreto, pero cuando ya se entrega la nota, lo valoramos entre nosotros. Más o menos todos los vinos salen con notas parecidas, pero a veces hay alguna discrepancia”.

Cam16683 En la trastienda del concurso, los vinos se abren y se enfundan en una tela negra, que oculta su etiqueta.

La cata a ciegas es decisiva para que se cumpla uno de los principales objetivos de este tipo de concursos: poner en el radar del consumidor vinos que, de otra forma, pasarían desapercibidos.

“A veces la etiqueta condiciona para bien y otras condiciona para mal”, asegura Gurucharri. “A bodegas que pensamos que son muy estándar les cuesta levantar el vuelo porque vamos con una idea preconcebida”.

Newsletter de Directo al Paladar

Suscríbete para recibir cada día nuestras recetas, información sobre nutrición y actualidad sobre gastronomía.

Para Mäkinen, sin embargo, estos concursos no son tan importantes para dar a conocer vinos nuevos al consumidor, sino para que los profesionales sepan qué recomendar: “Para el consumidor lo que importa es la experiencia completa en el restaurante. El almacenaje, la venta, la gente detrás del vino… Todo eso es más importante que la calidad del vino per se. Creo que son los profesionales que eligen el vino para los restaurantes los que tienen que analizar el vino por su calidad. Los consumidores solo esperan que exista un estándar de calidad en los restaurantes”.

Y el hecho de que cada vez haya más vinos españoles premiados, ayuda enormemente a los productores a abrirse camino. “Cada vez hay más vinos españoles en Finlandia”, asegura Mäkinen. “A los fineses generalmente le gustan los grandes vinos tintos, por los que España ya es bastante conocida, pero además los nuevos estilos españoles, de los que soy muy fan, con gran acidez, gran altitud, extracción lenta, poco alcohol, menos fruta madura, están emergiendo, sobre todo en los restaurantes, y hay mucho interés por los elaboradores artesanos que vienen de España”.

Y, desde hoy, hay 21 nuevos vinos españoles en que fijarse.

Oro Bacchus Los vinos galardonados con el Gran Bacchus de Oro.

Los 25 vinos Gran Bacchus de oro 2020

Vino

Añada

Categoría

Denonimación de Origen

Amontillado Tradición

Vinos de licor

Jerez

Las Virtudes Fortaleza

2018

Vinos blancos tranquilos

Alicante

Bordón Viña Sole Reserva

2011

Vinos blancos tranquilos

Rioja

Granbazan etiqueta ámbar

2019

Vinos blancos tranquilos

Rias Baixas

Monte Xanic Gran Ricardo

2017

Vinos tintos tranquilos

México

Solterroir 12

2012

Vinos tintos tranquilos

Ribera del Duero

Km 400

2007

Vinos tintos tranquilos

Bierzo

Barco Las Culebras Reserva

2013

Vinos tintos tranquilos

Ribera del Duero

Anayon Parcela 15

2017

Vinos tintos tranquilos

Cariñena

Faustino Crianza Serie Magna

2017

Vinos tintos tranquilos

Rioja

Warboys Vineyard McLaren Vale Shiraz

2018

Vinos tintos tranquilos

Australia

Vermouth Prado & Co Rojo Amargo

Vermús

España

Sierra Viento ICe

2017

Vino de uvas pasificadas

Cariñena

Frankovka Modrá Hrozienkovy Vyber Paluy

2015

Vinos de uvas pasificadas

Malokarpatská VO (Eslovenia)

De la Criuz de 1767

Vinos de licor

Jerez

Palo Cortado Tradición

Vinos de licor

Jerez

Coquinero fino

Vinos de licor

Jerez

Solera India Medium Rare

Vinos de licor

Jerez

Oloroso Tradición

Vinos de licor

Jerez

Noé Px Vors

Vinos de licor

Jerez

De Alberto Dorado Verdejo

Vinos de licor

Rueda

Fondillon MG

Vinos de uvas sobremaduradas

Alicante

Brotons Gran Fondillón Reserva

1964

Vinos de uvas sobremaduradas

Alicante

Brotons Gran Fondillón Reserva

1970

Vinos de uvas sobremaduradas

Alicante

Maximo Botrytis Cinerea Marche Bianco IGT

2016

Vinos de uvas sobremaduradas

Italia

Imágenes | Dani Úbeda
En Directo al Paladar | Auge y caída del cava o cómo un vino exitoso “tuvo la brillante idea de destruir su identidad”
En Directo al Paladar | El mejor vino relación calidad-precio del mundo es de Alicante

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios