Cómo elegir las fresas o fresones más dulces del mercado y disfrutar al máximo de su sabor en casa

Cómo elegir las fresas o fresones más dulces del mercado y disfrutar al máximo de su sabor en casa
Sin comentarios
1 votos

La temporada cada vez se adelanta más, pero es a finales del invierno cuando las mejores fresas y fresones irrumpen con fuerza en mercados y fruterías para anunciarnos la inminente y colorida primavera. Esta tentadora fruta es un manjar por sí sola, pero no hay nada más decepcionante que hincarle el diente con emoción y que resulte ácida o, peor aún, insípida y sin gracia.

Para escoger fresas verdaderamente dulces y sabrosas solo hay que tener en cuenta las recomendaciones generales que podemos aplicar a la hora de comprar cualquier producto vegetal, y además prestar atención a ciertas particularidades de esta golosina de la naturaleza.

Con dos temporadas muy marcadas, el cultivo de las fresas está muy extendido en nuestro país, donde podemos distinguir tres tipos: fresas de cultivo, fresas silvestres y fresones (estos últimos los más abundantes), las cuales por vitaminas y propiedades son auténticos tesoros.

Consejos para distinguir las mejores fresas

Decimos que nos interesa dar con las fresas más dulces porque en ese dulzor basamos normalmente su calidad. Una fresa demasiado verde, mal madurada o conservada, o demasiado pasada, ya no tendrá dulzor y por tanto no será sabrosa.

Recordemos que la fresa se considera una fruta aunque en realidad lo que comemos es el engrosamiento del receptáculo de la flor de la planta; botánicamente hablando el fruto serían las semillitas o granitos que la recubren. Claro que a la hora de comerlas estos detalles científicos son lo de menos.

Fresas Compra
  • ¿Fresa o fresón?. En realidad nos referimos a los fresones al hablar de fresas, pues "las verdaderas" fresas son las silvestres, mucho más locales y de temporada corta, que apenas se producen para exportar. Si tienes la suerte de dar con ellas, aprovecha para probarlas, pues son exquisitas.

  • Aprovechar la temporada. Antiguamente se concentraban en los meses de primavera, desde marzo hasta las puertas del verano, pero hace años que se ha extendido la producción con diferentes variedades adaptadas a diferentes regiones y climas para abarcar un calendario más amplio. En cualquier caso, las mejores se siguen concentrando en su temporada natural, desde finales de febrero y ya en plenas semanas primaverales.

  • Comprarla muy fresca. Las fresas y fresones deben recolectarse y distribuirse en el momento óptimo, pues no admiten una larga poscosecha ni almacenamiento en cámara ya que no siguen madurando. Por eso conviene revisar la fecha de recolección y/o envasado que se debe indicar en el envase o etiquetado del producto. Si no viene especificado, no hay manera de saber cuántos días llevan almacenadas o en el expositor.

Fresas Cajas
  • Apostar por la proximidad. Será una compra más sostenible y apoyaremos al productor y comercio más local, pero además es una cuestión de logística. Si hemos dicho que la fresa, cuanto menos tiempo pase entre la recolección y la compra, mejor, será más fresca y sufrirá menos si se ha producido cerca de nuestro lugar de residencia. De nuevo, hay que mirar la etiqueta.

  • Prestar atención a la variedad. Lo tenemos difícil para escoger, pues las que nos llegan dependen de la zona donde vivamos y del momento de temporada, pero no es mala idea anotar las variedades que probamos para ir seleccionando las que más nos gusten. Por volumen, Huelva lidera la producción con Rociera y Fortuna, que son las más típicas, pero están aumentando los cultivos de otras variedades que parecen ser más del gusto del consumidor.

  • Vigilar cómo se exponen. El distribuidor y comerciante deben velar por la integridad de las fresas, o no servirá de nada que se hayan producido y recolectado dulces y lozanas. Desconfía de envases rotos, dañados, amontonados sin cuidado o con las fresas apelotonadas dentro. Evita también las frutas con pinta de llevar más de un día al aire, las que se conserven en espacios refrigerados muy fríos, o cerca de frutas climatéricas como la manzana o el plátano.

  • Comprobar bien el aspecto. Aunque el sabor no depende directamente de su apariencia, sí es buena idea fijarse es su estado externo. Lo mejor es elegir ejemplares tersos, firmes, homogéneos, con el cáliz o rabito adherido y de color verde fresco, no mustio. Una fresa con hendiduras o golpes podría estar defectuosa o estar demasiado madura.

Fresas2
  • Prestar atención al color. Hay fresas de color más clarito sabrosas, pero en general los fresones que se comercializan normalmente serán más dulces con un color rojo más intenso, tipo pasión, y brillante. A medida que maduran sus pigmentos de intensifican y concentran más, por lo que las fresas pálidas suelen ser más sosas o ácidas. Caso aparte serían las fresas verdes, aún raras.

  • El tamaño no importa. O no importa tanto. Es una cuestión de preferencias del consumidor. Tradicionalmente otros países como Francia o los escandinavos prefieren frutas más pequeñas, pero en España vemos más atractivas las fresas o fresones de gran calibre. Depende de la variedad y de la propia planta, y no tiene por qué influir en absoluto con el sabor o la calidad.

  • Hay que olerlas. La fresa sabrosa y dulce huele, y huele mucho. Es mala señal acercar la nariz a un expositor de estas frutas y no percibir apenas notas aromáticas, pues indican que tampoco tendrán apenas sabor, y mucho menos dulzor natural. Incluso a través de la mascarilla y con un envase plástico en medio, las fresas buenas de verdad nos tientan con su inconfundible aroma fragante.

KitchenCraft Juego de 4 Cuencos de Cereales de Cerámica en Caja de Regalo, Boles para Helado, Sopa y Otros, Diseño “Monocromo” 15 cm

  • Evitar humedades y encharcamientos. Como producto extremadamente sensible, las fresas no se llevan bien con el agua o la humedad. Siempre hay que dar la vuelta a los envases, con cuidado, para comprobar que no hay encharcamientos, gotitas o restos de agua o líquido, que pueden haberse producido por condensación o por frutas estropeadas.

  • Comprar para consumir. A pesar de que se pueden conservar un par de días en buen estado en la nevera, en la parte menos fría y lejos de frutas y verduras climatéricas, las fresas estarán más ricas cuanto antes nos las comamos. Adquirir grandes cantidades por aprovechar una oferta nos puede salir caro si no las consumimos pronto, y nos habrá dado igual haber comprado las mejores.

Una receta perfecta para aprovechar las fresas más dulces

Fresas Asadas Al Oporto

Es curioso lo bien que funcionan las fresas con contrapuntos ácidos, macerándolas en vinagre por ejemplo, pero ciertos toques dulzones como los de los vinos también le pueden ir de maravilla. Es el caso de esta receta de fresas asadas al vino de Oporto, que os aseguramos da magníficos resultados. Si no tenéis Oporto podéis utilizar otro vino dulce español como el pedro ximénez.

Ingredientes

Para 4 personas
  • Fresa 450 g
  • Aceite de oliva virgen extra 20 ml
  • Miel 30 ml
  • Vino de Oporto 30 ml
  • Vinagre de Módena 10 ml
  • Ralladura de naranja o de limón
  • Sal buena pizca 1

Cómo hacer fresas asadas al Oporto

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 40 m
  • Elaboración 10 m
  • Cocción 30 m

Precalentar el horno a 180º C y preparar una bandeja que pueda recoger bien los jugos sin salirse. No queremos amontonar las fresas. Se puede cubrir con papel de horno o de aluminio.

Lavar la fruta, cortar los rabitos y secar con suavidad. Cortar en cuartos o mitades longitudinales, dependiendo del tamaño. Disponer en un recipiente.

Aparte mezclar bien todos los demás ingredientes y echar sobre las fresas. Remover con suavidad y volcar las fresas sobre la bandeja en una sola capa, agregando los jugos que hayan quedado en el cuenco.

Hornear durante unos 30-40 minutos, o hasta que estén muy blandas y hayan soltado sus jugos. Es interesante que queden bien asadas, pero cuidando que no se quemen.

Dejar enfriar un poco fuera del horno antes de trasladarlas a una fuente o recipiente adecuado, agregando todos los jugos de la bandeja. Se puede añadir un poco más de Oporto o de miel si se desea.

1 votos

Imágenes | Unsplash

En Directo al Paladar | Cómo cortar y preparar las fresas y fresones para diferentes usos y en qué recetas utilizarlas En Directo al Paladar | Siete recetas con fresas para alegrar tus postres con productos de temporada

Temas
Comentarios cerrados
Inicio
Inicio