Compartir
Publicidad

Propiedades de los ajos

Propiedades de los ajos
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los ajos son fascinantes y nuestra gastronomía les debe mucho. No en vano Vázquez Montalbán, escritor y un gran gastrónomo, solía decir que la cocina española difícilmente existiría tal cual sin la existencia de estos aleja vampiros. Bueno, no lo decía de esta forma, pero la esencia creo que si la recojo.

Y es que si pensamos en un ajo y le pedimos a alguien que lo asocie con una imagen muchas personas nos dirían algo relacionado con los vampiros. Si volvemos a preguntar por las propiedades de los ajos nos hablarían de sus propiedades circulatorias. Y si nos preguntan de lo negativo, tal vez diríamos algo referente al mal aliento que dejan al comer ajos.

Respecto a lo último Harold McGee destaca que los componentes químicos del ajo son muy parecidos a los pestilentes aromas que utiliza la mofeta con su repelente. El responsable del mal aliento inmediato es el metanetiol. Y aquello de que el ajo nos repite es porque en el estomago se produce una reacción química unas 6 horas después de haberlo consumido produciendo el sulfuro de metilo-alilo. Y un truquillo que nos da para minimizar esto es por ejemplo comer una ensalada o una manzana.

Características de los ajos

Dientes de ajo

Quién lo iba decir pero los ajos son primos de las cebollas. Eso sí con característica diferentes y obvias. Los ajos están compuesto por una cabeza con unos doce o más dientes. Y además tienen menos proporción de agua que las cebollas y por lo tanto tienen más fructosa.

Hay muchísimos tipos de ajos diferentes y se clasifican según su proporción de azufre que es lo que le da los distintos grados de sabor y picante.

Durante el final del otoño y hasta el principio del verano tenemos ajos de temporada y por lo tanto al estar frescos mucho mejores, con más sabor. El resto de meses los ajos se conservan bien almacenados pero van perdiendo potencia, al igual que si los guardamos en la fría nevera.

Los ajos, efectivamente, son buenos para el sistema circulatorio de la sangre aunque está un poco en duda que sean buenos para reducir el colesterol malo de una forma significativa. Se han utilizado en farmacología como antibióticos. Aumentan la insulina en sangre y son geniales para luchar contra el reumatismo. Y otras muchas propiedades benéficas para nuestra salud.

Fotos | juanvvc | shaury En Directo al Paladar | Receta de puré de patata con ajos En Directo al Paladar | Paté de ajo asado. Receta

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos