Requesón, queso fresco, skyr… ¿Qué lácteo es mejor para tu salud?

Requesón, queso fresco, skyr… ¿Qué lácteo es mejor para tu salud?
Sin comentarios

En un país como España donde el queso es casi una religión, incluir algún lácteo a diario en nuestra dieta parece casi evidente por sus virtudes nutricionales, pero también por su sabor. Aunque hay nuevas teorías que indican que el consumo de lácteos no es necesario en una dieta equilibrada, la realidad es que, si los incorporamos con medida, también tienen múltiples beneficios.

Especialmente en aquellas versiones más frescas y ligeras, que también son las menos calóricas y las que menos grasa tienen, y que pueden estar presentes en desayunos, comidas, meriendas o cenas y que cumplen con bastantes proteínas y no demasiada sal.

Todo lo contrario que los quesos añejos o curados, que tienen mucha más potencia nutricional, pero también eso significa más calorías, más grasas, más proteínas y, sobre todo, más sal.

Por eso, con la buena fama que les caracteriza, vamos a abrir la veda de qué lácteo cotidiano, siempre desde la moderación, es mejor para tu salud: requesón, queso fresco o skyr.

Qué aporta el requesón

Istock 1255880674

En Francia se le conoce como faisselle, aunque a veces se confunde con la cuajada, y un italiano lo llamará ricotta, pero en esencia no deja de ser un lácteo obtenido a partir del suero de la leche. Se obtiene mediante la fermentación del suero sobrante de la elaboración, así que realmente no es un queso.

Se puede encontrar salado, dulce y en opciones sin sal, y sus beneficios nutricionales son parecidos a los del yogur natural o a los quesos frescos, ya que la cantidad de calcio y minerales son muy similares. Sin embargo, es algo menos calórico y tiene un sabor más ácido y una textura granulosa.

Sin embargo, los beneficios del requesón está en su función probiótica, pues tiene un lactosérum rico en proteínas y bacterias lácticas que permite mejorar nuestras digestiones y alimentar a nuestra microbiota.

Qué aporta el queso fresco

Istock 1384928738

Puede ser cualquier tipo de queso fresco, que en esencia son quesos blancos, blandos y acuosos, como podría suceder con el queso de Burgos y que en este caso ya evoluciona hacia un producto distinto del requesón porque tiene menos grasa, pero sin embargo tiene más proteínas, además de ser algo más versátil gastronómicamente.

En esta categoría también podemos incluir a ciertos quesos frescos italianos como la mozzarella, la burrata o la stracciatella, además del queso quark o del queso cottage. En cualquier caso, si hablamos de este tipo de quesos, también hay que incidir en lo que los franceses llaman fromage blanc

En este caso se trata de un queso blando y cremoso que se hace con leche desnatada o entera y con nata, que tiene una textura similar al quark, y que se utiliza a menudo como yogur o en determinadas recetas.

Qué aporta el skyr

Istock 1311099852

Hemos hablado en otras ocasiones del skyr, un queso de origen islandés que es muy cremoso y que se confunde con facilidad con un yogur, pero por su elaboración es plenamente un queso. La realidad es que es un lácteo fermentado y por tanto se parece al queso quark o al fromage fraise francés porque no deja de ser un queso fresco batido y desnatado que se elabora con leche desnatada y fermentos lácticos.

Si queréis saber más sobre él, aquí tenéis todo lo que debéis saber sobre el skyr y el por qué de su color blanco, su textura cremosa y densa y su casi nula cantidad de agua o suero.

Nutricionalmente tiene más proteínas que un queso fresco y más que el requesón, además de menos sal que las dos opciones anteriores. Del mismo modo, la cantidad de grasas es muy baja, debido a la leche utilizada, razón por la que es un producto bastante saludable.

Las mejores recetas de Directo al paladar (Cocina)

Qué lácteo es mejor

Tal y como explican nuestros compañeros del portal francés 750g, no hay un producto lácteo de esta lista que sea abiertamente peor o mejor que el otro, sino que dependerá de nuestros gustos porque sus propiedades son muy parecidas. Razón por lo que lo recomendable es que alternemos su consumo y tengamos claro que su uso, sabor, precio o textura no son iguales.

Imágenes | iStock

En DAP | Los 27 quesos más deliciosos de la Tierra (para los más queseros)
En DAP | Las 312 mejores recetas con queso de Directo al Paladar

Temas
Inicio