11 recetas con queso fresco (de Burgos o de dónde sea) para comer fácil y rico

11 recetas con queso fresco (de Burgos o de dónde sea) para comer fácil y rico
Sin comentarios

En el universo lácteo, el queso fresco o queso blanco es un queso de color blanco y de textura blanda y acuosa, que se puede consumir de un día para otro, pues apenas tiene maduración, por lo que retiene gran parte del suero de la leche.

Entre las principales ventajas nutricionales del queso fresco, se encuentra su bajo contenido graso y aporte energético. Al no pasar por un proceso de maduración, es rico en agua, y es una buena fuente de proteínas de calidad, así como de calcio, potasio y sodio.

En España el queso fresco más famoso era el que se elaboraba en Burgos, tanto que en buena parte del país "queso de Burgos" es sinónimo de queso fresco, aunque casi todas las queserías de España elaboran algún tipo de queso fresco.

También podemos considerar un tipo de queso fresco al queso cottage y a la la mozzarela, la mozzarella, la burrata y la stracciatella italianas.

La ricotta y el requesón en puridad no son quesos frescos, pues tradicionalmente se elaboran a partir solo del suero de la leche, pero en cocina se pueden usar como si un tipo de queso fresco se tratase.

Recetas para aprovechar al máximo el queso fresco

Aunque queso fresco se puede usar en muchas recetas con queso, es un producto que por su sabor y textura delicada, se presta a un tipo concreto de elaboraciones y combinaciones, ya sean dulceds o saladas.

De forma rápida y sencilla, se puede sorprender a los invitados con originales platos con el queso fresco como protagonista. Desde ensaladas, sandwiches, tostadas o bocadillos y acompañando de miel, membrillo o nueces para el postre, cómo estos usos que proponemos a continuación. Hay para todos los gustos y triunfar.

1. Calabacín agridulce con queso

calabacín
  • Ingredientes para 4 personas: 120 ml de vinagre de manzana o sidra, 50 g de uvas pasas sultanas, doradas o de Corintio, 50 ml de miel, una pizca de chile en copos, 30 g de alcaparras bien escurridas, 800 g de calabacín en rodajas muy finas, una pizca de ajo en polvo, 1 limón, un manojo de albahaca o perejil picado, queso fresco tipo requesón, ricotta o cottage, aceite de oliva virgen extra, sal, pimienta negra molida.

  • Elaboración: Calentar en un cacito las pasas con el vinagre, una pizca de sal y la miel, mezclando bien. Cocinar a fuego suave unos 15-20 minutos hasta que reduzca un poco, retirar, añadir el chile en copos (opcional) y dejar enfriar. Calentar una capa de aceite en una sartén y freír a fuego medio las alcaparras hasta que se abran y queden crujientes sin quemarse. Retirar a un plato con papel de cocina. Combinar en un cuenco el queso fresco con un poco de ajo en polvo, pimienta negra, ralladura de limón y un chorrito de zumo. Mezclar el calabacín cortado en una fuente con un poco del aceite de las alcaparras, sal y pimienta, y cocinar a la parrilla o plancha en tandas, dándoles la vuelta hasta que estén al punto deseado. Retirar a una fuente a medida que esté listo. Combinar el calabacín con un poco del agrodolce si se tiene tiempo para marinarlo una media hora, o servir directamente en platos o una gran fuente con el queso fresco al lado, el aliño por encima, las alcaparras crujientes y albahaca fresca picada, agregando un poco más de ralladura de limón.

Receta completa | Calabacín agridulce con queso: receta italiana de Ottolengui para darle vidilla a la verdura a la plancha

2. Quiché de queso de cabra fresco y calabacín

quiche
  • Ingredientes para 4 personas. 1 masa quebrada, 1 calabacín, 200 g queso fresco de cabra, 2 huevos, 200 ml nata líquida para cocinar, 80 g queso de cabra, 15 g piñones, 50 ml aceite de oliva virgen extra, tomillo fresco, sal y pimienta a gusto.
  • Elaboración. Comenzaremos precalentando el horno a 180 grados con calor arriba y abajo. Seguidamente lavamos el calabacín y lo cortamos en rodajas finas, en una sartén con las dos cucharadas de aceite lo salteamos durante diez minutos. Salpimentamos y reservamos. Extendemos la lámina de masa quebrada en un molde de tarta desmontable de 22 centímetros de diámetro, la pinchamos con un tenedor para que no suba e hinche y le colocamos las láminas de calabacín en la base. En un bol echamos los huevos con un pellizco de sal, el queso de cabra fresco en trozos, la nata y batimos con unas varillas o una batidora. Echamos la mezcla por encima del calabacín y le colocamos el rulo de cabra en rodajas. Horneamos durante 40 minutos. Cuando falten cinco minutos para que acabe el horno tostamos ligeramente los piñones en una sartén y los echamos por encima de la quiché. Servimos espolvoreada de tomillo fresco picado.

Receta completa | Quiché de queso de cabra fresco y calabacín: receta

3. Tostas de sobrasada y queso fresco a la plancha

tostas
  • Ingredientes para 2 personas. 2 rebanas de pan de hogaza, 50 g sobrasada, 4 lonchas de queso fresco de cabra, aceite de oliva virgen extra, pimienta negra molida.
  • Elaboración. Cortar las rebanadas de buen pan de hogaza o de tipo pueblo, con miga prieta pero tierna y una corteza sabrosa, dejando al menos un dedo de grosor. Calentar un poco de aceite de oliva virgen extra en una sartén o plancha y tostar el pan. Extender generosamente la sobrasada en cada rebanada, añadiendo más o menos al gusto. Cortar el queso en lonchas no muy finas y cocinar a la plancha sin aceite, por ambos lados, hasta que empiece a dorarse. Repartir el queso sobre la sobrasada y, opcionalmente, dar un golpe de soplete o gratinar en el horno justo antes de servir. Añadir un toque de pimienta negra recién molida, si se desea.

Receta completa | Tostas de sobrasada y queso fresco a la plancha. Receta de tapa murciana

4. Tallarines con queso de Burgos y pesto de espinacas y pistachos

tallarines
  • Ingredientes para 4 personas. 400 g espinaca fresca, piñones un buen puñado, 150 g queso de burgos, 350 g tallarines, 8 nueces, sal y pimienta a gusto, 100 ml aceite de oliva virgen extra, 100 g queso parmesano, 50 g pistachos.
  • Elaboración. Comenzamos con el pesto de espinacas. Para su preparación trabajaremos en la batidora las hojas de espinacas frescas, junto a los piñones, las nueces y los pistachos, los 100 gr. de queso parmesano y un chorreón de aceite de oliva. Con paciencia, conseguiremos que se forme una pasta, que iremos aligerando añadiendo más aceite de oliva hasta conseguir la densidad deseada. Mientras, cocemos la pasta al dente en agua ligeramente salada durante el tiempo que señale el fabricante, y picamos el queso de Burgos en cuadraditos pequeños. En cuanto la pasta esté cocida, la servimos inmediatamente, acompañada de una buena cucharada de pesto y unos pocos taquitos de queso de Burgos, de forma que cada uno lo pueda mezclar en su plato.

Receta completa | Receta de tallarines con queso de Burgos y pesto de espinacas y pistachos

5. Nidos de espaguetis con queso de Burgos y carne picada

nidos
  • Ingredientes para 6 personas. 100 g espaguetis, 50 g carne picada, 50 g queso de Burgos, 60 ml tomate frito casero, orégano seco, queso rallado, sal.
  • Elaboración. Cocemos los espaguetis siguiendo las instrucciones del fabricante en una cacerola con abundante agua con sal, escurriéndolos cuando estén al dente. Para esta receta, añadimos un chorrito de aceite de oliva y los removemos bien para que se impregnen y así no se nos peguen. Dejamos que se enfríen. En un molde de muffins, distribuimos los espaguetis rellenando los moldes para formar los nidos, procurando ahuecar el centro para que quede espacio para meter el queso de Burgos y la salsa de carne y tomate frito. Freímos la carne y cuando cambie de color añadimos 4 cucharadas de la salsa de tomate y si queremos la condimentamos con alguna hierba aromática como albahaca o orégano. También podemos utilizar salsas comerciales de nuestro gusto para mezclar con la carne. En cada nido de espaguetis metemos un cuadradito de queso de Burgos y lo cubrimos con la carne picada. Finalmente, añadimos un poco más de tomate frito sobre cada nido, cubrimos con queso parmesano rallado y orégano y lo horneamos hasta que los nidos queden bien crujientes. Los servimos en cucharas de aperitivo mientras estén bien calientes.

Receta completa | Nidos de espaguetis con queso de Burgos y carne picada: receta de aperitivo para sorprender a los amantes de la pasta

6. Pitas pizza de albaricoques con queso de cabra

pita
  • Ingredientes para 4 personas. 4 pan de pita o naan pequeño, 120 g queso de cabra freso o de rulo tierno, 15 ml Mostaza de Dijon, 2 g zaatar o especias al gusto (orégano, albahaca...), 6 albaricoque (aproximadamente), 4 tomate cherry (aproximadamente), 2 rabanitos, rúcula un manojo pequeño, aceite de oliva virgen extra, pimienta negra molida.
  • Elaboración. Precalentar el horno con el grill para gratinar, o a 200º C con calor arriba. Lavar bien todos los ingredientes vegetales y secar con suavidad. Aplanar los panes de pita con un rodillo y pintar por ambos lados con aceite de oliva. Cocinar al grill los panes o a la plancha, para dejarlos ligeramente dorados, pero sin que se oscurezcan mucho. Combinar 100 g del queso de cabra en un cuenco con la mostaza, salpimentar y añadir zaatar o especias al gusto. Formar una crema y cubrir una cara de cada pan. Cortar los albaricoques en cuartos o piezas pequeñas, desechando los huesos, y repartir sobre las pitas. Añadir un poco de sal y hornear unos 5-10 minutos en el nivel superior, para que empiecen a caramelizarse. Cortar los tomatitos en cuartos o gajos pequeños y los rabanitos en láminas finas. Repartir sobre las pitas añadiendo rúcula al gusto y el resto del queso. Regar con aceite de oliva virgen extra y añadir una pizca de pimienta negra. Se pueden tomar directamente o volver a gratinar un poco. También es una opción añadir queso más fundente, tipo mozzarella o emmental, para que se derrita con el calor del grill del horno.

Receta completa | Pitas pizza de albaricoques con queso de cabra: receta fácil para una cena sin complicaciones

7. Tarta de queso batido

tarta
  • Ingredientes para 1 personas. 1 masa o pasta brisa, 500 g fromage blanc, queso batido o queso crema, sal, pimienta negra molida, nuez mozcada molida, 2 huevo, menta fresca.
  • Elaboración. En un bol, mezcla bien el queso, los huevos y un puñado de menta fresca picada (u otra hierba aromática como orégano o albahaca). Salpimenta al gusto y añade una pizca de nuez moscada. Sobre esta mezcla base puedes añadir otros ingredientes. En una fuente de tarta, sobre papel de horno o untando mantequilla, extiende la pasta brisa. Vierte la mezcla de queso. Introduce la tarta en el horno a 200º C y cocínala durante aproximadamente 45 minutos, o hasta que la masa esté crujiente y la superficie empiece a dorarse. Sirve de inmediato.

Receta completa | Tarta de queso batido: receta francesa muy fácil para una comida socorrida

8. Cómo hacer salsa de queso

salsa
  • Ingredientes para 4 personas. 750 ml leche entera, 150 g queso de pasta dura o fresco, mantequilla, harina de trigo.
  • Elaboración. Hemos usado un queso tipo Old Amsterdam, de pasta dura y sabor tirando a fuerte, pero podéis usar otro de las mismas características. Lo rallamos con un rallador grueso. También lo podemos comprar ya rallado, pero nuestra recomendación es hacerlo en casa. Siempre estará más fresco. Preparamos un roux, tal y como contamos aquí, fundiendo la mantequilla en una cacerola, incorporando la harina y cociéndola ligeramente durante un par de minutos o hasta que comience a hacer burbujas sin llegar a dorarse. Añadimos toda la leche de golpe y removemos enérgicamente con unas varillas al tiempo que deshacemos los grumos que se puedan formar. Bajamos el ritmo y dejamos hervir a fuego suave durante unos cinco minutos. Agregamos el queso rallado y cocemos, al tiempo que removemos, durante cinco minutos más. Si queremos aromatizar la salsa podemos añadir una cucharadita de pimentón, dulce o picante -al gusto-, y otra cucharadita de comino molido. Antes de apagar el fuego probamos la salsa y salpimentamos al gusto, según sea necesario. Para una salsa más espesa, usaremos menos leche. Para una salsa más líquida, agregaremos más. Hay que tener en cuenta que la salsa de queso, una vez fría, espesa considerablemente. El punto de espesor dependerá del uso que le quedamos dar y de lo pronto o tarde que la vayamos a consumir.

Receta completa | Cómo hacer salsa de queso, consejos para que quede perfecta y 10 recetas en que utilizarla

9. Tarta de yogur griego y queso fresco desnatado con semillas de amapola

tarta
  • Ingredientes para 8 personas. 300 g yogur griego natural, entero o desnatado, 500 g queso fresco batido desnatado o quark, 70 g azúcar, 4 huevo a temperatura ambiente, 40 g maizena, ralladura de limón, 5 ml esencia de vainilla o vainilla molida, 20 g semillas de amapola, 1 g sal.
  • Elaboración. Precalentar el horno a 170ºC y preparar un molde desmontable de unos 20 cm de diámetro (cuando más ancho, más bajita será la tarta). Lo mejor es forrar el fondo con una pieza de papel de hornear, y recortar otra porción con forma de anillo para el borde, pero también se puede engrasar con mantequilla. Disponer en un recipiente los yogures escurridos del suerto, el queso fresco o quark y el azúcar, y mezclar con unas varillas manuales. Añadir los huevos, la vainilla, la ralladura de limón y la sal, y batir con las mismas varillas hasta incorporarlo todo. Agregar la maizena, batir para no dejar grumos, y por último las semillas de amapola, mezclando bien. Llenar el molde con cuidado, distribuyendo de forma homogénea la masa. Dar unos golpecitos suaves para romper posibles burbujas grandes. Hornear a media altura durante unos 50-60 minutos, vigilando bien el punto. El palillo con el que lo comprobemos debe salir ligeramente manchado. Es recomendable girar un poco el molde a mitad de la cocción para que se dore de forma homogénea. Apagar el horno, dejar la puerta entreabierta y esperar unos minutos antes de sacarla y dejar enfriar sobre una rejilla. Esperar a que se enfríe casi por completo antes de desmoldar y llevar a la nevera como mínimo 2 horas antes de servir.

Receta completa | Tarta de yogur griego y queso fresco desnatado con semillas de amapola: receta más ligera para darse un capricho

10. Tarta de queso de Burgos de España, receta del restaurante Cañadío de Madrid

tarta
  • Ingredientes para 4 personas. 1k queso de Burgos fresco escurrido del suero (Sasamon o similar), 160 g queso crema tipo Philadelphia, 100 g queso azul, 550 ml nata líquida, 180 g leche condensada, 200 g miel, 100 g azúcar, 280 g yema de huevo natural, 200 yema de huevo líquida (refrigerada).
  • Elaboración. Precalentar el horno a 167-170ºC y preparar los moldes adecuados según el tamaño y grosor que se le quiera dar a las tartas. Escurrir bien el suero del queso de Burgos y el líquido que pueda tener el queso crema de untar. En un robot tipo Thermomix, triturar las yemas con todos los quesos, la miel, la leche condensada y el azúcar a velocidad 10. durante un minuto. O sar batidora de varillas eléctrica potente durante algo más de tiempo, hasta que todo esté bien integrado. A continuación poner a Varoma 50ºC y triturar velocidad 3/4 durante 3 minutos, o calentar suavemente en una olla controlando la temperatura para que no llegue a hervir. Finalmente añadir la nata y triturar sin temperatura durante tres minutos más a 3/4 de velocidad. Verter en el molde o moldes y hornear durante unos 37-40 minutos, con ventilador en velocidad tres, o sin aire si el horno es muy potente y no se puede controlar.

Receta completa | Así se hace la mejor tarta de queso de Burgos de España, receta del restaurante Cañadío de Madrid

11. Tarta de queso ligera

tarta
  • Ingredientes para 1 personas. 2 Huevos L, 3 clara de huevo, 40 g azúcar o edulcorante, 1 g sal, 5 ml esencia de vainilla, 2 g ralladura de limón, 500 g queso fresco batido desnatado, 500 g yogur natural desnatado edulcorado, 60 g almidón de maíz (maizena), mermelada de fresa o compota sin azúcar.
  • Elaboración. Precalentar el horno a 180ºC y preparar un molde redondo desmontable, de unos 22 cm de diámetro. Si es más estrecho saldrá más gordita, si es más ancho saldrá más finita. Cubrir el fondo con papel sulfurizado antiadherente y engrasar los bordes. Disponer los huevos y las claras en un recipiente, añadir el azúcar o edulcorante y batir con batidora de varillas hatsa que quede bien espumoso. Incoroporar la sal, la vainilla, la ralladura de limón, el queso fresco y los yogures escurridos. Batir un poco más y echar el almidón de maíz. Volver a batir con suavidad hasta que no queden grumos. Llenar el molde con cuidado y hornear durante unos 40-55 minutos. El margen que indico es amplio porque depende del molde y del horno; yo necesité casi una hora completa. Cuando lleve media hora, vigilar que no se queme demasiado por arriba, tapar con papel de aluminio si fuera necesario y volver a destapar al final para que se cuaje bien por el centro. Bajar un poco la temperatura del horno si fuera muy potente. Pinchar con un palillo en el centro, debe salir casi limpio. Aunque parezca aún húmedo, se asentará con el reposo. Esperar fuera del horno a que se enfríe un poco, sacar el anillo del molde con cuidado y dejar enfriar del todo. Tapar con plástico film y dejar toda la noche en la nevera. Servir con mermelada sin azúcar o compota casera y fruta.

Receta completa | Tarta de queso ligera: es una tarta, sí, pero la que menos pesa de todas

Imagen | iStock
En DAP | Qué es el queso Idiazábal, qué tipos hay y siete recetas en las que brilla
En DAP | De dónde sale el color naranja del queso cheddar (y cómo le afecta al sabor)

Temas
Inicio