Compartir
Publicidad
Publicidad

Cremoso y crujiente de chocolate con crema de pistachos

Cremoso y crujiente de chocolate con crema de pistachos
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Es un postre laborioso pero merece la pena el resultado, el Cremoso y crujiente de chocolate con crema de pistachos es ideal para un día festivo. Te va a encantar la mezcla de sabores, de texturas y el aroma que desprende este rico postre.

Los ingredientes Para la crema de pistachos 125 gramos de nata, ½ vaso de leche, 25 gramos de menta fresca, 80 gramos de pistachos pelados y tostados y 60 gramos de azúcar. Para la parte cremosa 150 gramos de chocolate fondant, 30 gramos de azúcar, 2 yemas y 200 gramos de nata. Para el crujiente 20 gramos de cacao en polvo, ¼ de vaso de leche, 50 gramos de harina y 50 gramos de azúcar.

La preparación Para elaborar el cremoso de chocolate, funde el chocolate previamente troceado al baño maría, seguidamente añade la nata un poco caliente y las yemas previamente batidas. Añade también el azúcar y remueve todo el conjunto continuamente, cociendo a fuego suave.

Cuando veas que la crema ha espesado un poco, viértela en una bandeja alargada e introdúcela en la nevera.

Para preparar la crema de pistachos, debes hervir la nata junto a la leche y el azúcar, cuando entre en hervor, añade la menta y los pistachos e introducir toda la mezcla en el baso de la batidora para triturar hasta obtener una crema fina de color verde. Seguidamente, introduce esta crema también en la nevera.

Finalmente para elaborar el crujiente, debes mezclar todos los ingredientes en un bol y batir hasta que obtengas una crema fina. Ayudándote de una cuchara, forma porciones con la crema resultante sobre una hoja de papel vegetal colocada en una bandeja de horno y estirá estas porciones para que se asemejen a unas lágrimas.

Pon la bandeja en el horno previamente precalentado a 180º C unos minutos, hasta que veas que los bordes se han dorado. Saca la bandeja y despega las lágrimas. Tan sólo queda montar el postre para deslumbrar a los comensales.

Utiliza un plato sopero y dispón una fina base de crema de pistachos, seguidamente añade en el centro del plato, con la ayuda de una cuchara previamente calentada, una cucharada de cremoso de chocolate y remata colocando sobre el, una lágrima crujiente.

La degustación Sabroso sin lugar a dudas, si además quieres, puedes añadir unos pistachos a modo decorativo.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos