Pastel de mascarpone y fresas: receta de postre para los que no se deciden entre un bizcocho o una tarta de queso

Pastel de mascarpone y fresas: receta de postre para los que no se deciden entre un bizcocho o una tarta de queso
19 comentarios
17 votos

Cuando probé este pastel de mascarpone y fresas, se vino a mi memoria el sabor de las clásicas tartas de queso al horno que encuentras en las panaderías de los pueblos. Y es que, acostumbrada últimamente ha preparar tartas que se hacen cuajando en frío la crema, me gustó recordar esta textura entre bizcocho y pastel que hacía tiempo no tomaba.

Para la decoración he usado fresas y una mermelada casera que había preparado. Y es que a este tipo de tartas de queso les van geniales las frutas con un toque ácido, les aportan frescor, pues normalmente tienden a ser con una textura un poco densa. Yo le he puesto fresas, pero podéis probar con frambuesas, moras o kiwi, como más os guste.

Ingredientes

Para 6 personas
  • Harina de repostería 150 g
  • Levadura química 1/2 cucharadita
  • Azúcar 60 g
  • Mantequilla fría 80 g
  • Yema de huevo 2
  • Queso mascarpone 500 g
  • Azúcar para la crema 90 g
  • Huevo para la crema 1
  • Harina de repostería 1 cucharada para la crema
  • Ralladura de limón
  • Fresa 150 g
  • Mermelada de fresa 30 g

Cómo hacer pastel de mascarpone y fresas

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 1 h 5 m
  • Elaboración 10 m
  • Cocción 55 m

Precalentar el horno a 160ºC. En un robot de cocina o bol echar la harina, el azúcar, la levadura química y la mantequilla, darle vueltas con una cuchara hasta formar unas migas. Añadir las yemas y seguir amasando hasta formar una masa blandita. Engrasar un molde desmontable de veinte centímetros de diámetro y presionar la masa con los dedos para ir recubriendo toda su base. Hornear 20 minutos y reservar.

Paso a paso pastel mascarpone y fresas

Mientras, hacer la crema mezclando el queso mascarpone, el azúcar y el huevo con la ralladura de limón y batir con la batidora. Añadir esta crema por encima de la base y seguir horneando el pastel 35 minutos más. Limpiar las fresas y en un bol añadirles la mermelada, revolviendo para que queden bien impregnadas. Decorar la superficie de la tarta con ellas. Enfriar en la nevera hasta el momento de servir.

17 votos

Un vistazo a…
Tres recetas al horno fáciles y rápidas, para comer bien sin despeinarse

Con qué acompañar el pastel

El pastel de mascarpone y fresas es especialmente fresco como postre, pero al ser una tarta de queso al horno solo con no añadirle la fruta y la mermelada, lo convertimos en un bizcocho muy jugoso para una buena merienda con un café o una infusión caliente o fresquita.

En Directo al Paladar | Fresas maceradas a la naranja con crema de mascarpone y nata
En Directo al Paladar | Vasitos de crema de queso fresco y mascarpone con fresas y té matcha

Temas
Inicio