Publicidad

Polos de mojito caseros, receta refrescante para días de calor

Polos de mojito caseros, receta refrescante para días de calor
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Aparte de helados, en verano me gusta disfrutar también de polos hechos en casa para los días que más calor hace y en los que sólo apetece la ingesta de frutas frescas con agua, y mucho líquido en general. Los polos de mojito caseros son un bocado muy fresco y con un punto exótico que no dejará indiferentes a vuestros amigos si los presentáis en alguna reunión.

Para hacer la receta he seguido más o menos la elaboración de un mojito cubano, aunque adaptándola para que a la hora de dar forma al polo resultase agradable al paladar. Aunque no tienen mucho alcohol, es conveniente que estos polos de mojito no los consuman niños.

Ingredientes

Para 6 unidades
  • Azúcar 70 g
  • Agua 70 ml
  • Hierbabuena 3 ramas
  • Zumo de lima 130 ml
  • Ron blanco 25 ml
  • refresco de lima o gaseosa 50 ml
  • Lima en rodajas
  • Hierbabuena (hojas) para adornar

Cómo hacer polos de mojito caseros

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 15 m
  • Elaboración 10 m
  • Cocción 5 m
  • Reposo 6 h

En un cazo echamos el agua y el azúcar y hervimos durante dos minutos hasta que se forme un almíbar ligero. Apartamos del fuego, añadimos las ramitas de hierbabuena limpias y secas, y dejamos que infusione hasta que el almíbar esté completamente frío.

Exprimimos las limas, colamos y echamos el zumo en una jarra. Agregamos el ron, la gaseosa y el almíbar sin la hierbabuena. Probamos la mezcla y ajustamos alguno de los ingredientes, si fuese necesario, a nuestro gusto particular.

Vertemos la mezcla con cuidado en un molde para polos. Colocamos media rodaja de lima y una hojitas limpias de hierbabuena en cada hueco. Congelamos durante al menos seis horas antes de consumir.

Receta de polos de mojito paso a paso

Con qué acompañar los polos de mojito caseros

Los polos de mojito caseros son muy refrescantes, así que podéis hacerlos en cualquier momento durante el verano. Se conservan en perfecto estado varios días, ya que al ser un polo, y no tener base de huevo, no hay problema. Para guardarlos en el congelador una vez desmoldados, envolvedlos en papel encerado o sulfurizado.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir