Compartir
Publicidad

Tartaletas de limón y merengue: receta sin gluten

Tartaletas de limón y merengue: receta sin gluten
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ultimamente no hago más que publicar recetas dulces sin gluten. No penséis que soy celiaca, no. Todo esto viene de mis estudios y por el proyecto de fin de ciclo que he tenido que realizar recientemente: pastelería al alcance del celiaco. Las tartaletas de limón y merengue son uno de los dulces que se incluían en el.

Pero con estas tartaletas terminan mis incursiones en el mundo de la pastelería sin gluten. Aunque he disfrutado mucho en mi búsqueda de alternativas y el proceso de adaptación de pasteles clásicos a la dieta celiaca, así que puede que anime a investigar de nuevo. Sea como fuere, os aseguro que todos los dulces que he publicado, especialmente estas tartaletas de limón y merengue, están para chuparse los dedos y nada tienen que envidiar a sus homónimos con gluten.

Ingredientes

Para 4 unidades
  • Huevo (para el relleno) 250 g
  • Azúcar (para el relleno) 200 g
  • Ralladura de limón (para el relleno) 1
  • Zumo de limón (para el relleno) 200 ml
  • Harina de maíz refinada (para el relleno) 15 g
  • Mantequilla (para el relleno) 50 g
  • Harina de arroz (para la base) 160 g
  • Harina de maíz (para la base) 80 g
  • Mantequilla (para la base) 90 g
  • Azúcar (para la base) 75 g
  • Huevo (para la base) 50 g
  • Clara de huevo (para la cobertura de merengue) 80 g
  • Azúcar glasé (para la cobertura de merengue) 150 g

Cómo hacer tartaletas de limón y merengue sin gluten

Dificultad: Media
  • Tiempo total 1 h 15 m
  • Elaboración 30 m
  • Cocción 45 m
  • Reposo 30 m

Relleno de crema de limón

Comenzamos por el relleno de crema de limón, para que a esta le de tiempo a enfriarse y no perdamos más tiempo del necesario en la elaboración de nuestras tartaletas. Además, con el enfriado tomará cuerpo, lo que le viene de maravilla al resultado final.

Batimos el huevo y el azúcar, incorporamos la ralladura, el zumo de limón, previamente colado, y la harina refinada de maiz y removemos bien hasta que desaparezcan los grumos. Vertemos en un cazo y espesar a fuego lento, removiendo constantemente. Fuera del fuego, agregamos la mantequilla, trasladamos a un recipiente limpio y dejamos atemperar antes de trasladar a la nevera hasta su completo enfriado.

Crema Limon Collage650ma

Base de pasta quebrada

Mezclamos todos los ingredientes en un robot de cocina hasta conseguir una masa uniforme, pero sin pasarnos con el batido. Envolvemos la masa en papel film, la aplanamos y la enfriamos durante, al menos, 30 minutos.

Masa Quebrada Collage650ma

Cocción y terminación

Pre calentamos el horno a 180ºC. Estiramos la masa finamente con un rodillo y forramos con ella cuatro moldes para tartaletas. Esta es una masa muy quebradiza, de modo que hay que manipularla con cuidado. Si se rompre, no pasa nada. Tomamos porciones de masa y parcheamos los agujeros o rotos.

Una vez cubiertos los moldes de tartaletas, retiramos el sobrante de masa de los laterales y repartimos la crema de limón entre los cuatro. Extendemos bien e introducimos al horno, donde las coceremos 20-30 minutos o hasta que la masa comience a tomar color.

Retiramos las tartaletas del horno y dejamos enfriar. Mientras tanto, preparamos el merengue de la cobertura. En este caso preparamos un merengue francés, el más sencillo. Para ello, montamos las claras a punto de nieve y, en el proceso, vamos añadiendo el azúcar poco a poco. Cuando las claras hayan tomado cuerpo, las pasamos a una manga pastelera con una boquilla redonda.

Por último, una vez que las tartaletas se hayan enfriado completamente, las decoramos con el merengue y doramos la superficie con ayuda de un soplete. Si no disponemos de soplete, la alternativa es darle un golpe de grill en el horno. Quedarán igual de vistosas.

Montaje Collage650ma

Con qué acompañar las tartaletas de limón y merengue sin gluten

Estas tartaletas de limón y merengue sin gluten son absolutamente deliciosas. Las harinas de arroz y maíz convierten la masa quebrada en un placer para el paladar, que se funde en la boca. Aguantan bien el paso del tiempo, aunque recomiendo consumirlas en el día de elaboración. Recién hechas están de vicio.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio