Publicidad

Cómo hacer jengibre asado al horno: un sorprendente alimento para enriquecer multitud de platos

Cómo hacer jengibre asado al horno: un sorprendente alimento para enriquecer multitud de platos
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

La idea es tan simple y tremendamente obvia que me avergüenza un poco el no haberla probado antes. Cocinar al horno es una manera estupenda de potenciar los sabores y concentrar aromas en todo tipo de alimentos, mejorando casi cualquier producto con el mínimo esfuerzo. También el jengibre fresco se puede asar, transformándose en un condimento muy versátil.

Es una elaboración muy sencilla en la que prácticamente todo el trabajo lo hará el horno, mejor si tiene función de gratinar con buena potencia. Después, su carne tierna se tritura para obtener una pasta que podemos conservar mucho tiempo en la nevera, o congelar en porciones. Lista para usar en lo que se nos ocurra.

La receta original recomienda triturar el jengibre asado directamente con la piel, aunque si no tenemos un procesador de alimentos potente o si preferimos una textura más suave, podemos pelarlo fácilmente. Una vez bien tostado la piel se queda seca y se separa sin mayor dificultad, y así podemos retirar posibles partes dañadas o muy fibrosas.

Ingredientes

Para 4 unidades
  • Jengibre fresco (o las piezas que se quieran) 4

Cómo hacer jengibre asado

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 55 m
  • Elaboración 10 m
  • Cocción 45 m

Precalentar el gratinador del horno en su potencia más alta, o el horno normal a 220º C. Preparar una bandeja o fuente en la que quepan todas las piezas de jengibre sin amontonarlas, cubriéndola con papel antiadherente o de aluminio.

Lavar y secar el jengibre, retirando posibles restos de tierra o partes dañadas. Colocar en la bandeja y hornear en el nivel superior durate unos 45 minutos. Girar las piezas pasados 30 minutos para que se cocinen de forma homogénea.

Cuando la piel esté tostada con partes negras, seca y arrugada, y al pinchar el jengibre esté tierno, sacar. Puede necesitar unos minutos más, según el horno. Dejar enfriar un poco.

Retirar la piel si se desea, especialmente las partes más quemadas, que se habrán separado del jengibre. Cortar en piezas y triturar con un robot o procesador de alimentos, hasta obtener una especie de pasta.

Jengibre Asado Pasos

Retirar y guardar en recipientes pequeños limpios. Congelar en porciones pequeñas si hemos hecho mucha cantidad, o conservar en la nevera durante un par de semanas.

Newsletter de Directo al Paladar

Suscríbete para recibir cada día nuestras recetas, información sobre nutrición y actualidad sobre gastronomía.

Con qué acompañar el jengibre asado

Este cómodo jengibre asado al horno nos servirá como sustituto del rizoma fresco en cualquier receta que lo pida, incluso podemos usar mayor cantidad, ya que su sabor es más suave y menos picante, más aromático.

Podemos añadirlo también a otros platos para probar nuevos toques de sabor, por ejemplo en caldos y sopas, salsas, vinagretas o aliños, mayonesas, cremas untables o patés. Podemos también batir unos huevos con una pequeña cantidad para darle más sabor a una tortilla, o aromatizar masas dulces y batidos.

En Directo al Paladar | Caballa a la plancha con ensalada cremosa de remolacha y jengibre: receta fácil y saludable
En Directo al Paladar | Navajas con leche de coco y jengibre, el sorprendente aperitivo para dejar a todos boquiabiertos

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios