Publicidad

Cómo hacer yogur griego casero sin yogurtera, la receta más fácil

Cómo hacer yogur griego casero sin yogurtera, la receta más fácil
9 comentarios

Publicidad

Publicidad

Otro de los recuerdos de infancia que tengo de la cocina de casa es el de la elaboración de yogures caseros. Mi madre tuvo primero una yogurtera de esas de una sola cubeta, un poco más "basta" y rústica, y después una más moderna eléctrica similar a las que se pueden ver hoy en día.

Si tenéis yogurtera el proceso se reduce bastante y es muy simple, pero también podemos elaborar yogur griego casero sin yogurtera ni aparatos especiales, tal como os explico a continuación, siempre y cuando sigáis todos los pasos. Veréis qué fácil es.

Ingredientes

Para personas
  • Leche entera fresca 900 ml
  • Nata líquida 100 ml
  • Yogur natural 1

Cómo hacer yogur griego casero

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 4 h 10 m
  • Elaboración 4 h 5 m
  • Cocción 5 m
  • Reposo 8 h

Calentamos todos los ingredientes a fuego medio hasta que alcancen los 85ºC, un poco antes de que la mezcla hierva y empiece a humear. Dejamos enfriar hasta los 45ºC-40ºC y vertemos en un recipiente que debemos tapar muy bien con paños y film. Lo colocamos en el lugar más cálido que tengamos de la casa, por ejemplo el horno o junto a un radiador, durante ocho horas para que fermente.

Tanto con uno u otro método después de estas ocho horas de fermentación el yogur estará listo. Ahora debemos filtrarlo para conseguir nuestro yogur griego. Con una gasa o paño fino de algodón, libre de olores y suavizantes, colamos el yogur.

Como este paso durará varias horas, mínimo cuatro, refrigeraremos el proceso. Una vez termine de colarse todo tendremos sobre el paño o gasa el yogur griego listo y en el recipiente el suero de leche, que podemos usar para tomar tal cual u otras recetas.

Receta de yogur griego casero paso a paso

Con qué acompañar el ogur griego casero

El yogur griego está mucho más rico si lo tomamos al día siguiente de su elaboración, una vez lo hemos filtrado y ha reposado unas cuantas horas en la nevera. Tomará más cuerpo y tendrá mejor sabor. Acompañado de fruta fresca es un desayuno o merienda estupendo, aunque también lo podemos utilizar para aligerar salsas, acompañar platos picantes o como ingrediente para postres.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir