Coquelet o picantón, un pollo tan tierno como versátil, perfecto para una persona: qué es y siete recetas para disfrutarlo

Coquelet o picantón, un pollo tan tierno como versátil, perfecto para una persona: qué es y siete recetas para disfrutarlo
Sin comentarios
4 votos

No siempre es fácil cocinar pollo en casa, sobre todo cuando no somos muchos, pero queremos darnos un pequeño homenaje. Cocinar a escala no es sencillo, pero de vez en cuando aparecen productos que simplifican la tarea.

Es el caso del coquelet o pollo picantón, a veces también mal llamado pollo tomatero, y que es una opción perfecta para disfrutar de un producto tierno, sabroso y, además, perfecto para casas pequeñas o incluso para una sola persona.

Más allá de los nombres, su diferencia está en que son pollos que no suelen superar el mes de vida (entre cuatro y cinco semanas), plantándose en un peso que no va más allá del kilo. Puede fluctuar y lo más habitual es que sean pollos de unos 500 o 600 gramos, pero a veces suben un poquito más de peso.

Sea cual sea su tamaño, es un pollo perfecto para raciones individuales y para disfrutar en petit comité de recetas que quizá no queramos hacer porque no somos suficientes en casa, pero que con esta solución nos da esa manga ancha.

Un vistazo a…
Cómo hacer pechugas de pollo al horno jugosas

Qué es un coquelet o pollo picantón

Que Es Un Pollo Picanton O Coquelet

Tanto en hembra como en macho, un coquelet o un pollo picantón son en esencia el mismo animal: una cría de gallina de unos 35 días que se sacrifica con un peso de entre 500 y 600 gramos. También puede haber, como decíamos, picantones más grandes o incluso los llamados pollos tomateros, que son algo más grandes, pero sin llegar al kilo.

Como es lógico, pueden existir coquelets o picantones de cualquier raza aviar, pero no son tan frecuentes en nuestro país como sí lo son en Francia. La realidad es que ahora son una alternativa sabrosa a pollos más grandes y de cría intensiva, pues los coquelets suelen ser criados en regímenes de semilibertad y con una ingesta de grano relativamente alta.

Esto ofrece animales de textura suave y tierna, pero de un sabor relativamente intenso para su corta edad. Por este motivo se consideran una carne blanca de cierta nobleza, pues es sutil pero sabrosa.

En España no han sido tan frecuentes, aunque ahora vivimos un cierto auge que, por formato o por sabor, permite que se les vean más a menudo. En cualquier caso, un coquelet o pollo picantón, aparte de poder ser hembra o macho, tampoco es una categoría que tenga que ver con una procedencia o una raza aviar.

Puede haber coquelets franceses, españoles, alemanes, italianos… y, por supuesto, coquelets de diferentes razas de gallina, aunque sí es cierto que solo las aves de producción cárnica se suelen destinar a los coquelets. Como toque gráfico, recordar que la palabra coquelet en francés vendría a significar algo así como 'gallito' o 'pequeño gallo', ya que coq significa gallo y -let es un diminutivo.

Características de la carne de coquelet y picantón

Caracteristicas De La Carne De Coquelet Y Picanton

Debido al apenas mes de vida que los picantones tienen, su porcentaje en grasa es aún más bajo que el de los pollos de más tamaño, por lo que su carne es más magra y menos calórica que la de otro tipo de pollos o aves.

Sin embargo, mantiene un ratio muy elevado de proteínas de alto valor biológico y, debido al tipo de crianza, es habitual que sea una carne algo más sabrosa que un pollo convencional. En cualquier caso, hablamos de un producto que se puede tomar en cualquier tipo de dieta y que es más que fácil de comer en numerosas recetas.

Hablamos de unos 20 gramos de proteína por cada 100 gramos de producto, además de apenas 200 kcal por cada 100 gramos, una cantidad irrisoria para una carne.

Junto a ello, otros micronutrientes como ciertos minerales (zinc y selenio, principalmente) y algunas vitaminas del grupo B son los valores nutricionales a tener en cuenta de estos pollitos.

Cómo elegir un coquelet o pollo picantón

Como Elegir Un Coquelet O Pollo Picanton

La ciencia es poca: lo mismo que pasaría con un pollo, pues con un coquelet. Ni magullado ni opaco ni con manchas de sangre o coágulos. Piel brillante, tersa y sin pellizcos, además de notar olor a limpio, fresco y, en ningún momento, un olor agrio o a víscera.

Es habitual que los coquelets vengan eviscerados, aunque no siempre es así. En cualquier caso, quitarle las tripas es muy sencillo y, si somos un poco manitas, nos puede ayudar para hacer alguna salsa a costa de sus interiores, así que no descartemos esa opción.

Como pollo que es, el coquelet no soporta bien varios días de nevera, así que si no lo vamos a consumir a la mayor brevedad posible, mejor lo congelamos.

En ese mismo sentido tampoco cambia sobremanera el sabor por elegir un coquelet más o menos grande. Las tallas suelen estar muy estandarizadas y el cambio de sabor, que apenas supone unos días, no es mayúsculo.

Cómo cocinar coquelets o pollo picantón

Como Cocinar Coquelets O Pollo Picanton

Cualquier receta que tengas de pollo se adaptará de la misma manera a los pollos picantones o a los coquelets. Lo único que debes tener en cuenta es que, por tamaño, vas a necesitar menos tiempo de cocción y que también es una carne más delicada, por lo que no se presta igual de bien a las mismas preparaciones.

¿Quiere decir esto que no puedes hacer tus clásicos guisos de pollo con un coquelet? No, pero sí que conviene advertir que se secará un poco más y que también su carne, de gusto ligero, pasará a un segundo plano.

En cuanto a volúmenes y accesibilidad, recordamos que el coquelet es un animal que se suele vender por pieza, no al peso, y que su precio oscila entre los cinco y los siete euros, dependiendo del comercio. Es, por tanto, más caro que un pollo, digamos, tradicional.

Tras quitar piel y hueso, un coquelet verá reducido entre un 10% y un 15% de su peso, por lo que nos plantamos ante un animal con el que dos personas pueden tener un plato principal. También hay gente que se come un coquelet de una sentada, pero la ración de unos 200 gramos por persona es, por norma general, habitual para un segundo plato.

A partir de ahí, toca elegir receta. Aunque tiene un sabor agradable, el coquelet no es una carne intensa y sápida, por lo que es habitual que se condimente con generosidad, tanto por dentro como por fuera.

Lógicamente, le irán bien todo tipo de hierbas provenzales y campestres (tomillo, romero, orégano, albahaca, hierbaluisa…), además de pimientas y sales. También podemos darle un toque oriental a base de comino, cúrcuma, curry, jengibre y otros elementos parecidos, además de ajo, cebolla o limón, pero tengamos en cuenta que el sabor del coquelet pasará a un segundo plano.

En Francia es muy habitual cocinarlo guisado en una cocotte de hierro fundido, pues permite mantener bien el calor y también, con la propia humedad del pollo, ayudar a que no se seque.

Bidasoa FIERRO - Cocotte Hierro Fundido Rojo 28 Cm - 6L (7664009)

Huelga decir que para cocinar el clásico coq au vin o utilizar ciertos alcoholes como coñac, brandy o armagnac también le puede venir bien. Además, todo lo que sean cebolletas relativamente tiernas y dulces como chalotas, cebolletas o escalonias también le sientan de maravilla.

También se puede 'engordar' el sabor a costa de, por ejemplo, marcarlo previamente con mantequilla aromatizada con distintas hierbas condimentarias, pero no pasarse en esa primera cocción porque podemos secar en exceso su carne.

En tal caso, mejor empezar marcando los muslos y luego darle un toque muy ligero a las pechugas. En este sentido, una de las ventajas de los coquelets es que por tamaño y consistencia, es más fácil de deshuesar que otro tipo de aves.

Por este motivo, podemos rellenar el coquelet a nuestro antojo con la farsa que prefiramos. Como en tantas otras aves, le irá bien una parte ligeramente grasa —panceta, tocino, bacon, guanciale…–, setas y hongos, foie e incluso frutas ligeramente acompotadas y cocinadas.

En esencia, todo lo que se te ocurriría hacer con un pavo, un pollo o una pularda puedes hacerlo con un pollo picantón, pero respetando los tiempos de cocción. Para un picantón estándar de unos 500 gramos, calculad una media hora de cocción.

Receta Coquelets

Esto es aplicable también al coquelet asado, que es otra preparación muy habitual, pues nos permite asar un pollo de pequeño tamaño. En este caso, juega con la temperatura del horno y bájala un poco para no secarlo en exceso y, si es necesario, lubrica la piel del pollo o con aceite o con otra grasa.

Por descontado, comienza asándolo del lado de los muslos para que así las pechugas no se resequen en exceso. También otra opción para prepararlo es cocinar al vacío, acompañado de sus sazones, que permitirá que no pierda jugosidad y el sabor se multiplique.

Lo más común es cocinarlos relativamente enteros o, como mucho, a mitades. Su pequeño tamaño dificulta la operativa de hacer trozos menores, pero podéis hacerlo al gusto aunque, como decía, se secará más rápido.

Coquelet en Crapaudine

En verano o si tenemos una parrilla a mano, una de las formas más populares de cocinar los coquelets es a la llamada 'en crapaudine'. Esta preparación es de las más indicadas para la brasa o plancha, pues la cocción es muy uniforme.

Consiste en partir la carcasa del coquelet y aplastarlo con ambas manos hasta dejarlo plano y bien abierto. Una vez listo, se sazona —o se puede marinar— y se cocina a la brasa o sobre una sartén, ya que toda la superficie del pollo queda expuesta.

Siete recetas con coquelet o pollo picantón

Picantones asados con mostaza, miel y pasas

coquelet con miel

Ingredientes

Para 2 personas
  • Picantones (pollos pequeños de ración) 2
  • Tocino ibérico 100 g
  • Uvas pasas de corinto 80 g
  • Miel cucharadas 2
  • Mostaza a la antigua cucharadas 2
  • Pedro Ximénez 50 ml
  • Agua 50 ml
  • Sal
  • Pimienta negra molida

Cómo hacer picantones asados con mostaza, miel y pasas

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 54 m
  • Elaboración 14 m
  • Cocción 40 m

Comenzaremos limpiando los pollos de posibles grasas y plumas. Seguidamente picamos el tocino en dados de pequeño tamaño y ponemos un minuto en un bol las pasas con agua para hidratarlas de manera exprés. Juntamos el tocino con las pasas y rellenamos con esta farsa los picantones salpimentados por dentro. Precalentamos el horno a 180 grados con calor arriba y abajo.

En una fuente refractaria echamos la mitad del aceite, colocamos los picantones rellenos y reservamos. En un bol mezclamos la miel, la mostaza, el Pedro Ximénez y el resto del aceite, y vertemos por encima de los pollitos salpimentados. Horneamos durante cuarenta minutos, añadiendo parte de los 50 mililitros de agua reservada si vemos que se van quedando secos.

4 votos

Receta completa | Picantones asados con mostaza, miel y pasas

Picantones guisados con verduras y tapenade

Picantones guisados con verduras y tapenade
  • Ingredientes para 3 personas. 2 pollos picantones, 3 zanahorias, 2 cebollas, 15g de tapenade, 500ml de caldo de pollo, medio pimiento morrón, 1 pimiento verde italiano, setas deshidratadas, aceite y sal.
  • Elaboración. Comenzamos despiezando los picantones. Esta tarea es bien sencilla, pero también podéis decírselo a vuestro pollero o carnicero que lo hará sin problema. Separamos los cuartos traseros, las pechugas y las alas, y con las carcasas, huesos y piel, hacemos un caldo casero añadiendo agua, sal y unas verduras que tengamos en el cajón de la nevera. Las distintas tajadas, las doramos un poco en la sartén para no cocinarlas en crudo. En la cazuela baja en la que vayamos a preparar la receta, ponemos tres cucharadas de aceite de oliva virgen extra y vamos salteando la cebolla, zanahoria y pimientos, todo muy picadito, para que sea fácil de comer después sin necesidad de cortar en pedazos.

Receta completa | Picantones guisados con verduras y tapenade

Picantones al horno con salsa de lima

Picantones al horno con salsa de lima
  • Ingredientes para 2 personas. 2 picantones, 2 limas, 50ml de aceite de oliva, 1 cebolla morada, 1 cabeza de ajos, 8 tomates cherry, orégano seco, tomillo seco, romero seco, sal y pimienta negra molida.
  • Elaboración. Comenzamos mezclando el aceite de oliva con el zumo de la lima y su ralladura, añadimos también un poco de orégano, tomillo y romero. Mezclamos emulsionando ligeramente y vertemos esta salsa sobre los picantones, que habremos colocado en una pequeña fuente. Los impregnamos bien y dejamos que maceren durante al menos un par de horas. Una vez hayan macerado los picantones, cortamos la cebolla en rodajas finas y la colocamos en el fondo de una cazuela apta para horno. Ahora introducimos media lima en cada uno de los picantones (puede ser la cáscara de la que hemos usado o una nueva) y los añadimos a la cazuela. Ajustamos de sal y pimienta y colocamos también los tomates cherry y la cabeza de ajos partida por la mitad (por su ecuador). Finalmente, vertemos el jugo de la maceración en la cazuela y horneamos durante 45 minutos con el horno precalentado a 225ºC. Servimos inmediatamente con un buen acompañamiento de pan para mojar.

Receta completa | Picantones al horno con salsa de lima

Picantones al curry con manzana, ciruelas y miel en Crock Pot

Picantones al curry con manzana, ciruelas y miel en Crock Pot
  • Ingredientes para 4 personas. 2 pollos picantones, 20g de curry molido, aceite de oliva, 2 cebollas moradas, 20 ciruelas pasas, 2 manzanas, 40g de miel y sal.
  • Elaboración. Comenzamos marinando los picantones para que la carne se impregne de sabor y aroma del curry. Mezclamos el aceite, el curry y una cucharadita de sal en un cuenco. Con ello cubrimos bien toda la superficie de los picantones. Los envolvemos individualmente en papel transparente y los dejamos marinar en la nevera durante 10-12 horas. Si lo hacemos por la noche, al día siguiente estarán perfectos. Retiramos los picantones de la nevera y los dejamos atemperar. Pelamos las cebollas, las cortamos en juliana y cubrimos la base de la cazuela de la Crock Pot con ellas. Pelamos las manzanas, las descorazonamos y las cortamos en gajos. Cubrimos la cebolla con la manzana y las ciruelas y sazonamos. Colocamos los picantones encina, pechugas hacia arriba, y regamos con la miel. Programamos la Crock Pot durante cuatro horas a temperatura baja. Si queremos dar un toque crujiente a la piel, retiramos los picantones una vez asados y los colocamos sobre una bandeja de horno forrada con papel de aluminio. La introducimos en el horno y gratinamos los picantones a 220ºC volteándolos para que se doren por todos lados. Servimos inmediatamente.

Receta completa | Picantones al curry con manzana, ciruelas y miel en Crock Pot

Newsletter de Directo al Paladar

Suscríbete para recibir cada día nuestras recetas, información sobre nutrición y actualidad sobre gastronomía.

Picantones rellenos al horno

05 Picantones rellenos al horno
  • Ingredientes para 2 personas. 2 picantones, 150g de beicon, 1 pimiento verde italiano, 1 cebolla, 2 patatas y 6 ciruelas pasas.
  • Elaboración. Dejamos las ciruelas pasas rehidratándose en brandy, vino oloroso o Pedro Ximénez, a nuestra elección. Mientras, picamos bien la cebolla, el pimiento y el bacon todo en tajaditas muy pequeñas para preparar el relleno. Salteamos todo en una sartén dejando que se cocine con la grasa que suelte el bacon, sin necesidad de añadir aceite. Picamos las ciruelas rehidratadas y las mezclamos con el relleno. Con una cuchara, vamos rellenando los picantones, apretando bien para que todo el relleno quede repartido entre los dos picantones. Con una goma o con un palillo, cerramos los muslos cruzados de cada pollito y el orificio por el que hemos metido el relleno. Pelamos las patatas y las cortamos en cachelos. Ponemos las patatas en la base, colocamos los picantones encima y regamos con una cucharada de aceite de oliva y el vino que hayamos usado para rehidratar las ciruelas y horneamos a 200º C hasta que las patatas estén tiernas y los picantones tengan un bonito color dorado.

Receta completa | Picantones rellenos al horno

Picantones al coñac con puré de patatas

Picantones Al Conac Con Pure De Patatas
  • Ingredientes para 4 personas. 2 pollos picantones, 4 dientes de ajo, un manojo de perejil fresco, 4 patatas para el puré, dos o tres pegotes de mantequilla, nuez moscada, hierbas aromáticas al gusto, 15nl de coñac, sal y pimienta negra molida.
  • Elaboración. Comenzamos preparando un majado en el mortero con los dientes de ajo y las hierbas aromáticas que hayamos elegido (tomillo, romero, perejil, etc...) Tras machacarlas bien, metemos estas hierbas por la parte trasera de los picantones, para que se asen con ellas dentro. En una sartén, ponemos dos cucharadas de aceite de oliva y doramos bien los picantones por todas sus caras, por la espalda, por el pecho y por las alas. Para dorar estos laterales podemos apoyar un picantón con otro para que se sujete hasta dorarse como se ve en las imágenes del collage. Una vez dorados, acomodamos los picantones en una fuente de hornear y los barnizamos con el sobrante que nos haya quedado del majado. Agregamos una buena copa de coñac y horneamos a 200ºC durante unos 40 minutos, dándoles la vuelta cada 10 minutos para que se hagan de manera homogénea.

Receta completa | Picantones al coñac con puré de patatas

Picantones rellenos de manzana, ciruelas y piñones

Picantones Rellenos De Manzana Ciruelas Y Pinones
  • Ingredientes para 2 personas. 2 picantones, 1 cebolla, 1 manzana, 8 ciruelas pasas, 50ml de pedro ximénez, 50g de piñones, sal, pimienta negra molida y aceite de oliva.
  • Elaboración. Arrancamos esta receta por el relleno, que tiene que enfriar antes de usarlo. Para ello picamos finamente la cebolla y la pochamos en una sartén con un fondo de aceite. Mientras tanto pelamos y troceamos la manzana en dados de, aproximadamente, un centímetro. También deshuesamos las ciruelas y las picamos. Cuando la cebolla esté translúcida incorporamos la manzana y la ciruela y salpimentamos al gusto. Pochamos un par de minutos para reblandecer la manzana antes de regar con el Pedro Ximénez. Cocemos a fuego suave hasta que no queden restos de líquido. Terminamos la farsa incorporando los piñones y removiendo para integrar. Dejamos enfriar. Limpiamos bien los picantones, retirando los posibles restos de plumas y lavando su interior. Rellenamos con la farsa fría, presionando bien para que no queden huecos. Los colocamos sobre una bandeja de horno, los salpimentamos y los aceitamos ligeramente por todos lados. Asamos los picantones en el horno, precalentado a 180 ºC con calor arriba y abajo, durante unos 25-30 minutos. A media cocción, abrimos el horno y los pincelamos con sus propios jugos para que queden más jugosos. Servimos inmediatamente.

Receta completa | Picantones rellenos de manzana, ciruelas y piñones

Imágenes | DAP / iStock

En DAP | 23 guisos de pollo reconfortantes que te vendrán bien para combatir el frío
En DAP | Los ocho errores que ya no cometo al hacer pollo asado (y tres trucos de chef para que quede perfecto)

Temas
Inicio
Inicio