Publicidad

La mejor receta de pollo al horno y 63 deliciosas guarniciones para acompañarlo

La mejor receta de pollo al horno y 63 deliciosas guarniciones para acompañarlo
Sin comentarios

En muchas casas se respeta la tradición del arroz de los domingos, pero en otras el pollo al horno es la estrella del fin de semana. Y luego están las familias en las que alternamos los dos platos, porque tampoco hay que renunciar a ninguno de estos manjares. Sea como sea, un buen asado de ave necesita una guarnición a su altura, y no siempre tenemos que repetir las típicas patatas o el arroz blanco.

Perfecto para banquetes familiares sin necesidad de buscar ninguna excusa festiva en el calendario, el pollo al horno es una de esas recetas que en cada casa se preparan de una manera diferente, creando una sabrosa tradición familiar que va pasando de generación en generación, creando recuerdos imborrables que se despiertan solo con percibir su aroma.

Tenemos muchas variantes que merecen sin duda la pena probar, pues la carne de ave admite multitud de ingredientes, rellenos, salsas y aderezos. Toda casa debería tener en su haber una receta infalible para repetir o sobre la que improvisar pequeñas variaciones, un pollo asado de piel crujiente y dorada, con la carne jugosa, algún relleno que aporte más sabor y su típica cama de patatas. Una receta de esas que saben a hogar, de abuelas, pero de las de verdad.

Por eso hoy hacemos un pequeño homenaje a esas nostálgicas comidas familiares con una de nuestras mejores recetas de pollo al horno, con sello auténtico de abuela y sus pequeños trucos basados en el puro instinto y la experiencia. Y porque es el pollo perfecto -o casi-, proponemos diferentes ideas de guarniciones para amoldarlo al gusto de todos y a todas las ocasiones.

Receta de pollo al horno de la abuela

Pollo al horno de la abuela

Ingredientes

Para 4 personas
  • Pollo entero de corral 1
  • Manzana reineta pelada troceada 1
  • Limón 1
  • Patata peladas 2
  • Caldo de pollo 250 ml
  • Coñac 100 ml
  • Manteca de cerdo
  • Tomillo fresco
  • Hierbas provenzales
  • Pastilla de caldo concentrado 1

Cómo hacer pollo al horno

Dificultad: Media
  • Tiempo total 1 h 45 m
  • Elaboración 15 m
  • Cocción 1 h 30 m

Precalentamos el horno a 200ºC. Metemos la mano entre la piel y la carne del pollo para introducir ramas de tomillo fresco. Troceamos la manzana y la introducimos dentro del pollo. Añadimos también la pastilla de caldo y medio limón, poniéndolo de tope para que no se salga el relleno.

Frotamos la piel con un poco de manteca y espolvoreamos con un puñadito de hierbas aromáticas. Cortamos las patatas rasgándolas en trozos irregulares. Las ponemos como cama en una fuente de barro, colocamos el pollo encima con la pechuga hacia abajo, y añadimos el caldo y el coñac.

Honeamos durante tres cuartos de hora, aproximadamente. Después damos la vuelta al pollo, dejando la pechuga arriba, regamos con la salsa y añadimos más aromáticas. Horneamos 45 minutos más, hasta que la piel queda crujiente.

Más detalles en la receta completa.

Las mejores guarniciones para acompañar el pollo al horno

Un clásico que no falla: recetas de patatas para no aburrirse nunca

Ya hemos comentado que la receta más típica de pollo al horno asa el ave bien acompañado de patatas en la misma fuente, pero siempre podemos prepararlas aparte para variar un poco la guarnición. Y no a todo el mundo le gusta que se mezclen los jugos del asado con el tubérculo -hay gente para todo-. La humilde patata puede adoptar miles de formas diferentes con platos más o menos contundentes, muchos aprovechando el mismo horno encendido.

Patatas

Verduras para todos los gustos

En un menú completo y equilibrado con el pollo al horno como centro protagonista, no deberían faltar las verduras. No, las patatas no cuentan como una de esas cinco raciones recomendadas, así que no es mala idea añadir a la mesa una ración de vegetales como guarnición. Son muchas las opciones posibles, pues podemos servirlas salteadas, cocidas, al vapor, crudas o, quizá la mejor idea, también asadas. Sustituir las patatas por boniatos es también una forma sencilla de dar más variedad a nuestras comidas.

Judias verdes

Ensaladas para todo el año

En los meses más cálidos las ensaladas campan a sus anchas en las mesas, disputándose el puesto de primer plato con las sopas frías, o convirtiéndose directamente en plato único de almuerzos sencillos o cenas. No olvidemos que también pueden ejercer de acertada guarnición para un pollo al horno, llevando frescor al menú y aportando cierto equilibrio al ser un plato, en principio, más ligero. Tienen la ventaja añadida de que se pueden dejar listas mientras el ave se asa sin prisas, si acaso aliñándolas en el momento de servir. Es importante, eso sí, que no sean excesivamente contundentes o calóricas.

Ensalada

Newsletter de Directo al Paladar

Suscríbete para recibir cada día nuestras recetas, información sobre nutrición y actualidad sobre gastronomía.

Guarniciones con arroz y otros cereales o granos

El arroz blanco es una guarnición muy genérica que constituye un clásico acompañamiento del pollo al horno en muchos hogares. Los jugos y salsa del asado elevan a los cielos del placer gastronómico el sabor neutro de un arroz bien cocido, pero también puede maridar de maravilla con otros granos y cereales. Y siempre podemos darle más gracia al asunto con recetas algo más elaboradas, incorporando más ingredientes que sumen sabores y texturas.

Cuscús con verduras

Foto de portada | iStock
En Directo al Paladar | Un pollo asado y siete recetas en las que aprovechar sus sobras el resto de la semana

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios