Compartir
Publicidad

Patatas asadas que se derriten en la boca: deliciosa receta de guarnición

Patatas asadas que se derriten en la boca: deliciosa receta de guarnición
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Soy incapaz de recordar cómo llegué a dar con esta receta, pero en cuanto la vi me la guardé al instante. Al parecer, las melting potatoes triunfan en Pinterest y otras redes, y no me extraña. Son unas patatas asadas tan melosas que se derriten en la boca, pero conservan un exterior ligeramente crujiente que las hace irresistibles.

No es una guarnición para todos los días pero de vez en cuando hay que darse un pequeño homenaje. Aconsejo prepararlas un día festivo, acompañando por ejemplo un pollo asado o lubina a la sal, y con otras guarniciones más ligeras. Podemos aprovechar que encendemos el horno para asar aparte verduras de temporada y tendremos un menú hogareño de lujo.

Ingredientes

Para 4 personas
  • Patata (unas 3 unidades medianas) 650 g
  • Mantequilla sin sal 50 g
  • Hierbas provenzales (romero, tomillo, mejorana, salvia, orégano...) 8 g
  • Aceite de oliva virgen extra 15 ml
  • Sal 5 g
  • Diente de ajo 3
  • Caldo de pollo 200 ml
  • Vino blanco 50 ml
  • Pimienta negra molida

Cómo hacer patatas asadas melosas

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 45 m
  • Elaboración 5 m
  • Cocción 40 m

Precalentar el horno a 250ºC y preparar una fuente o bandeja lo suficientemente grande como para acoger todas las patatas en una sola capa. Derretir la mantequilla en el microondas o al fuego suave. Se podría sustituir la mantequilla por la misma cantidad de aceite de oliva, aunque la combinación de ambas grasas es muy especial.

Lavar y pelar las patatas. Cortar en rodajas de unos 2 cm de grosor y colocar en la fuente. Salpimentar y añadir hierbas provenzales al gusto. Yo tengo una sal gruesa especial mezclada con romero, que va muy bien para estas preparaciones, pero podéis usar una mezcla de hierbas que os guste, o solo romero.

Echar por encima la mantequilla y el aceite de oliva, y remover para que las las patatas se unten bien con toda la mezcla. Hornear durante 15 minutos, sacar y dar la vuelta a cada patata. Volver a hornear unos 10-15 minutos más.

Machacar los dientes de ajo y mezclar con las patatas. Añadir el vino y el caldo -se puede usar solo caldo, o caldo de verduras- y bajar la temperatura a 220ºC. Continuar el horneado hasta que el líquido se haya evaporado casi por completo. Servir inmediatamente con los jugos que queden en la bandeja.

Patatas Melosas. Pasos

Con qué acompañar las patatas melosas

Tal y como decía al principio, estas patatas que se derriten en la boca son una estupenda guarnición para carnes y pescados, pero también combinan muy bien con platos de verduras. Aprovechad el horno para asar productos de temporada, que ya sabréis que las verduras ganan muchísimo cuando se asan.

En Directo al Paladar | Tortitas o latkes de calabacín y patata. Receta para acompañar lo que tú quieras
En Directo al Paladar | Patatas asadas con mantequilla al eneldo. Receta de guarnición

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos