Compartir
Publicidad

Pavo a los kikos, una receta perfecta para niños (y no tan niños)

Pavo a los kikos, una receta perfecta para niños (y no tan niños)
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tenía muchas ganas de preparar esta receta. Cuando la ví en el libro Magias en la cocina de María Jiménez Latorre, los ojos se me abrieron como platos y supe, al instante, que no iba a tardar en caer. Y así ha sido. La receta original no es pavo a los kikos sino pollo a los kikos, pero yo tenía pechuga de pavo a mano y es lo que he utilizado. Estoy segura que con pollo, al ser más jugoso, quedará incluso mejor.

Este pavo a los kikos< es una receta sencilla de elaborar, con un resultado muy sabroso. Quienes tenéis hijos pequeños, y no tan pequeños, triunfaréis con ella porque es una receta perfecta para niños. A este plato no le harán ascos. Es más, creo que se comerán sin rechistar hasta la ensalada con la que recomiendo que la acompañéis.

Ingredientes

Para 6 personas
  • Pechuga de pavo 500 g
  • Huevo 1
  • Salsa de soja 15 ml
  • Harina de maíz refinada 50 g
  • Diente de ajo 2
  • Leche 100 ml
  • Kikos 300 g
  • Aceite de girasol
  • Sal
  • Pimienta negra molida

Cómo hacer pavo a los kikos

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 20 m
  • Elaboración 10 m
  • Cocción 10 m
  • Reposo 1 h

Cortamos las pechugas de pavo en diagonal para obtener tiras largas. Las salpimentamos con cuidado de no pasarnos, porque luego las vamos a marinar en salsa de soja, y las reservamos. La receta original lleva una cucharada de salsa de soja solamente y queda delicioso, pero la próxima vez que las haga voy a usar un poco más porque me gustan los sabores más potentes. Aunque, si lo van a comer niños pequeños, conviene ser comedido.

En un recipiente hondo, mezclamos el huevo, la leche, la salsa de soja, los dos dientes de ajo cortados en brunoise muy fina (o pasados por el prensa-ajos) y la maicena. Batimos con unas varillas hasta homogeneizar e introducimos el pavo en la mezcla. Cubrimos el recipiente con papel film y lo dejamos marinar en la nevera durante, al menos, una hora.

A continuación, trituramos los kikos. Podemos usar un robot de cocina, como he hecho yo, y la tarea será muy sencilla. Pero, si no contamos con ello, los introducimos en una bolsa de plástico, la cerramos bien con un nudo, y la golpeamos con un rodillo hasta que los kikos se rompan en trozos más pequeños. No queremos pulverizarlos, sino que se noten pequeños trozos.

Transcurrido el tiempo de reposo del pavo y, una vez marinado, pasamos cada una de las tiras por los kikos, dándoles la vuelta y apretando suavemente con la palma de la mano para que queden bien cubiertas. Las freímos en una sartén con abundante aceite bien caliente. Dejamos escurrir el pavo sobre papel absorbente para retirar el exceso de grasa antes de servir.

Pavoaloskikos650ma

Con qué acompañar el pavo a los kikos

Aunque aconsejo servir este pavo a los kikos con una ensalada bien fresca, para compensar el exceso de grasa que aportan los kikos y la fritura, un arroz hervido o un poco de pasta son guarniciones que le van como anillo al dedo. También podemos servir el pavo con unas salsas o dips.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio