Compartir
Publicidad
Publicidad

Receta del pastel frío de tomate

Receta del pastel frío de tomate
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A las 7 de la mañana estaba cocinando y este pastel frío de tomate es lo primero que terminé. Los planes eran ir de picnic a la playa, pero no una playa cualquiera sino, una de esas playas que tienen pinos, mesas y bancos de madera, así que unos cuantos se fueron con el desayuno y un montón de bártulos, para ocupar una de las mesas y otros nos quedamos un rato más en casa a cocinar un montón de platos que se pueda servir fríos, y a guardarlos junto con las bebidas, encajándolo todo perfectamente, demostrando nuestra maestría como jugadores de tetris, en las neveras portátiles.

De pronto con el bañador, las chanclas, el vaporoso vestidito puesto y trapicheando por la cocina, me he visto a mí misma, igualita a cómo veía a mi madre, mientras hacía exactamente lo mismo que yo, pero hace ya más de 30 años, cuando algunos días de verano cuando me levantaba de la cama, y empujada por el olor y el ruido aparecía en la cocina a chafardear, con los pelos revueltos, restregándome con fuerza los ojos para intentar arrancarme el sueño, ese era el momento en el que sabía que teníamos día completo de playa, agua, juegos, risas con mis hermanos, primos y amigos y escuchando el grito más repetido de todos, el de nuestros padres o de cualquier adulto que pasase por allí y viese un poco de peligro “fuera del agua que os vais a ahogar“ y es qué como dice la chica en un anuncio, de no recuerdo que “¿a quién quiero engañar, si cada día me parezco más a mi madre?“.

Los ingredientes

6 huevos, 1 kilo de tomates en rama, 2 cucharadas de queso rallado, 4 cucharadas de pan rallado, 2 dientes de ajo, 1/2 cucharadita tomillo, aceite, sal y azúcar.

Cómo preparar el pastel frío de tomates

Lavamos los tomates, los cortamos en rodajas gruesas (de 1/2 centímetro aproximadamente), las disponemos en una fuente de horno.

Pelamos y cortamos los ajos en láminas finitas y repartimos por encima de los tomates, espolvoreamos con una pizca de sal, una pizca de azúcar y el tomillo. Regamos con un chorrito de aceite.

Colocamos la bandeja en el grill del horno durante unos 15 minutos aproximadamente, aunque vigilando que no lleguen a dorarse demasiado, tienen que desprender su propio jugo, cocerse un poquito, pero no deben llegar a quedar con los filos demasiado tostados.

Batimos los huevos junto al queso, el pan rallado y una pizca de sal.

Pastel frío de tomate

Cuando los tomates estén listos, sacamos la bandeja del horno, volcamos el batido con huevos por encima y volvemos a meter en el horno, pero esta vez quitamos el gratinador y ponemos el fuego bajo del horno a 200º C. Dejamos cocer durante unos 15 minutos o hasta que este cuajado. A veces podemos ayudar a que se cuaje y coja un tono y aspecto más bonito si los últimos 3 minutos le damos un toque de gratinador.

Tiempo de preparación | 15 minutos
Tiempo de cocción | 30 minutos
Dificultad | Baja

La degustación

En este caso en concreto, para el que ha sido preparada hoy, vamos a intentar comerlo sin arena, que va a ser un tanto importante más a favor del éxito de este pastel frío de tomate.

Por supuesto, si no tenemos planes de playa y lo que queremos es cocinarla a medio día, guardarla en la nevera y pasar la tarde de relax, dando un paseo o tomando un refresco en cualquier terraza, sin preocuparnos de volver pronto para preparar la cena, también sirve perfectamente.

En Directo al Paladar | Huevos al plato sin plato. Receta
En Directo al Paladar | Receta de tortilla de patata con cebolla caramelizada

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos