Publicidad

Tortilla de patatas confitadas y cebolla caramelizada para el día de San Isidro

Tortilla de patatas confitadas y cebolla caramelizada para el día de San Isidro
12 comentarios

Publicidad

Publicidad

Es costumbre en muchas ciudades celebrar el día de su santo Patrón con una comida campestre. En Madrid, el día de San Isidro se suele ir a la pradera que lleva el nombre del Santo y comer en plan pic-nic unos filetes empanados, unos pimientos verdes fritos y sobre todo la clásica tortilla. Para hacer algo especial he preparado una tortilla de patatas confitadas y cebolla caramelizada para el día de San Isidro, buscando un sabor intenso y una textura especialmente cremosa.

Para rematar el proceso, si vais a la Verbena podéis preparar o comprar unas rosquillas típicas de San Isidro, las tontas o las listas, según las queráis con o sin baño de azúcar y rematar con unos azucarillos y aguardiente. Eso sí, si preparáis esta tortilla, seáis de donde seáis, no se os va a olvidar su sabor en la vida.

Ingredientes

Para 4 personas
  • Cebolla 5
  • Patata 5
  • Huevo 6
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal al gusto

Cómo hacer tortilla de patatas y cebolla confitadas

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 1 h 30 m
  • Elaboración 1 h 30 m

Para hacer la receta hay dos tareas: por un lado confitar la cebolla en sus propios azúcares, a fuego muy lento y sin añadir azúcar ni vinagre de Módena, salsa soja ni ningún otro ingrediente. Por otro, confitar las patatas al freírlas a baja temperatura para que queden tiernas de verdad.

Para confitar la cebolla, picamos en juliana y ponemos a fuego lento en una sartén amplia con aceite de oliva abundante. Añadimos un pellizco de sal y dejamos que se vaya haciendo despacio. Durante los primeros minutos iremos removiendo bastante para que las hebras de cebolla se hagan por igual.

confitando la cebolla tortilla de San Isidro

Cuando vaya mermando el volumen de la cebolla, podremos ir retirando parte del aceite dejando que la cebolla se haga hasta quedar reducida a un volumen similar al de una mandarina. Imaginad lo que tiene que reducirse. El proceso, removiendo de vez en cuando dura aproximadamente 1 hora.

En ese tiempo, pelamos las patatas y las cortamos en rodajas finas. Como también las vamos a confitar, ponemos una sartén con mucho aceite y echamos las patatas al aceite antes de encender el fuego. Al arrancar su fritura desde aceite frío, quedarán supertiernas. Después las hacemos despacio, sin que el aceite llegue a cocer en ningún momento.

tortilla de patata para san isidro

Cuando estén las patatas listas batimos los huevos en un bol, añadimos las patatas bien escurridas y añadimos encima la cebolla caramelizada. Mezclamos bien los ingredientes y cuajamos la tortilla a nuestro gusto. Yo normalmente las prefiero jugosas para comer en casa pero cuando son para comer fuera como hoy, la cuajamos un poquito más por seguridad.

Con qué acompañar la tortilla de patatas y cebollas confitadas

La tortilla de patatas y cebollas confitadas para San Isidro os va a gustar si os suelen gustar las recetas de tortilla de patatas o tortilla española. El sabor intenso de la cebolla tostada lentamente y la cremosidad de esta tortilla son realmente inolvidables. Se tarda mucho en hacerla, es cierto, pero creedme, vale la pena. Para acompañarla, unos pimientos fritos resultan perfectos.

En Directo al Paladar | Receta de huevos a baja temperatura con patatas paja y jamón
En Directo al Paladar | Tortilla vaga de Sacha con jamón

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios