Publicidad

Mazorcas de maíz a la plancha: receta de guarnición para carnes y pescados (o para añadir a ensaladas)

Mazorcas de maíz a la plancha: receta de guarnición para carnes y pescados (o para añadir a ensaladas)
7 comentarios

Publicidad

Publicidad

Tengo la sensación de que en nuestro país parece que sólo se consume el maíz en ensaladas, al menos de forma general -y salvo excepciones, claro-. Pero hace poco me puse a recordar los puestos de mazorcas a la brasa que sirven aún en las ferias de muchos pueblos, incluso también en Suiza, y me animé a preparar mazorcas de maíz a la plancha en casa.

Lo cierto es que los granos de maíz son un alimento muy nutritivo que merece reivindicar de vez en cuando en nuestra cocina, mucho mejor cocinado en casa. Esta vez lo he servido simplemente con buena sal gorda y un toque de pimientas para realzar el sabor, y lo cierto es que puede sorprender un poco a los que están acostumbrados al dulzor de las conservas.

Ingredientes

Para 2 personas
  • Mazorca de maíz dulce enteras crudas 2
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra molida
  • Pimentón picante o dulce
  • Sal gruesa

Cómo hacer mazorcas de maíz a la plancha

Dificultad: Media
  • Tiempo total 45 m
  • Elaboración 5 m
  • Cocción 40 m

Retirar las hojas y el exceso de filamentos que puedan tener las mazorcas de maíz. Lavar y secar con suavidad. Colocar en una olla con abundante agua y llevar a ebullición. Cocinar unos 20-30 minutos, hasta que los granos empiecen a estar tiernos.

Escurrir las mazorcas. Engrasar una plancha o parrilla con aceite de oliva y añadir las mazorcas. Salpimentar y aderezar con una pizca de pimentón al gusto. Cocinar a fuego medio-fuerte durante unos 10 minutos, girando las mazorcas con frecuencia, hasta que estén doradas al gusto.

Mazorcas de maíz a la planch

Con qué acompañar las mazorcas de maíz

Las mazorcas de maíz a la plancha están deliciosas recién hechas, servidas con un punto de sal gruesa y bien doradas; son una guarnición estupenda para carnes o pescados. También podrían servirse con una nuez de mantequilla que se deja fundir sobre su calor, aunque para usar como guarnición me decanto más por el aceite. Si sacamos los granos cortándolos con un buen cuchillo los podemos añadir a una ensalada como haríamos con las conservas, o tomarlos salteados con más verduras.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir