Compartir
Publicidad

Pesto de espinacas y avellanas: receta fácil y deliciosa para variar tus platos de pasta

Pesto de espinacas y avellanas: receta fácil y deliciosa para variar tus platos de pasta
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El pesto es una de esas salsas italianas que me tiene enamorado desde que lo probé hacé ya muchísimos años en una trattoria de Florencia. Normalmente tengo albahaca fresca de mi pequeño huerto urbano para prepararlo, no siempre produce tantas hojas como me gustaría, así que he de buscar alternativas como este pesto de espinacas y avellanas.

La idea de usar espinacas surgió porque me sobraron bastantes de preparar el pollo con crema de limón y espinacas y, buscando qué hacer con ellas, me topé con esta versión de la clásica salsa pesto. El resultado es una deliciosa alternativa muy nutritiva que convencerá incluso a los menos aficionados a la verdura, perfecta para aprovechar hojas que nos hayan sobrado.

Ingredientes

Para 4 personas
  • Espinaca fresca 100 g
  • Queso Parmesano 100 g
  • Aceite de oliva virgen extra (aproximadamente) 80 ml
  • Avellanas o nueces 60 g
  • Diente de ajo 1
  • Pimienta negra molida
  • Sal

Cómo hacer pesto de espinacas y avellanas

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 10 m
  • Elaboración 10 m

Comenzamos lavando y troceando las espinacas. También rallamos el queso y pelamos y picamos el diente de ajo. Con los ingredientes listos, los colocamos todos en el vaso de la batidora y trituramos hasta formar una salsa homogénea y sin grumos.

Para mi gusto, con 80 ml de aceite de oliva, aunque muy buena de sabor, la salsa se queda un poco demasiado espesa, así que podéis ajustar un poco la cantidad del aceite a vuestro gusto.

Finalmente, podemos servir la salsa con un plato de pasta o en unas tostadas de pan con algo de embutido. Aunque con una salsa tan rica, las posibilidades son muchas, pudiendo usarse también para acompañar carnes y pescados.

Pesto Espinacas Elaboracion

Con qué acompañar el pesto de espinacas

El pesto de espinacas y avellanas es sencillamente delicioso, y es extremadamente fácil de preparar. A mí me ha encantado el toque que le dan las avellanas (aunque he de confesar que es un fruto seco que me apasiona) pero también podéis usar nueces, almendras o los más clásicos piñones. Es una salsa estupenda para cualquier tipo de pasta, para aliñar patatas o verduras asadas, y también para montar aperitivos con queso.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio