Cómo y cuándo Cataluña se aficionó a los frankfurts (y en cuáles cinco sirven los mejores perritos calientes)

Cómo y cuándo Cataluña se aficionó a los frankfurts (y en cuáles cinco sirven los mejores perritos calientes)
1 comentario

Cada ciudad tiene sus costumbres, pero algunas de estas sorprenden de repente como una revelación inesperada. Es el caso de la historia de amor entre los catalanes y los perritos calientes, una relación que coge desprovistos a los visitantes a cualquier ciudad catalana. No hay pueblo sin su frankfurt.

Este fenómeno tiene sus propias expresiones, como el hacer un frankfurt como un acto social, de amistad y confianza, que describe una quedada alrededor de un frankfurt (estos bocatas se suelen degustar semisentado en taburetes altos). Este es el equivalente de tomar unas cervezas en cualquier otra población de España.

Así, en cada localidad, independientemente del número de habitantes, existe un local de preparación de hot dogs listo para satisfacer a pequeños, jóvenes y mayores, también existe una oferta de frankfurts en acontecimientos importantes: en los estadios de fútbol, en los centros comerciales, en los alrededores de los conciertos, cerca de los teatros y al lado de los cines. El frankfurt es también una solución rápida, económica y ágil para no ir de vacío por el mundo.

Un frankfurt es la salchicha, pero también lo es el establecimiento. En su preparación basta con un buen pan abierto en canal y un aliño de kétchup o mostaza o ambos, y después la famosa salchicha con variedades tan aclamadas como la cervela.

Este bocado suele estar disponible sin gluten, sin lactosa e incluso veganos, y aparte de ser un formato eminentemente para llevar, también se puede encontrar abundantemente en los supermercados para convertirlo en un plan de viernes noche entre amigos, en pareja o en familia. El frankfurt es siempre una opción versátil.

Una tradición del siglo pasado

Pero, ¿de dónde viene tanta afición a los frankfurt? La mayoría de establecimientos que sirven estas salchichas en Cataluña son casas fundadas a principios del siglo pasado. De hecho, gran parte de los productores empezaron en los años veinte del siglo pasado.

Pexels Polina Tankilevitch 4518650
La historia comenzó para muchos con la preparación de jamón york y salchichas de estilo alemán, inicialmente para la colonia de alemanes de la comarca del Vallès. El éxito de estos establecimientos hizo que este modelo arraigara y se extendiera por Cataluña, dando lugar a nuevas aperturas a las que se sumaron las de otros profesionales.

Años después, la oferta de frankfurts es extensa: son numerosas las empresas fabricantes de salchichas para distribuir en grandes superficies para quienes hacen del frankfurt un plan casero. También se han multiplicado los establecimientos monográficos sobre estas salchichas en toda la geografía catalana, dando lugar al concepto de local de frankfurts tal y como se conoce ahora y popularizado en los años 60 por Isidre Vallès, alma máter de Casa Vallés.

El resultado es un concepto de local muy propio de Catalunya. Ahora bien, incluso dentro de la misma comunidad no todas las comarcas tienen la misma cantidad de establecimientos.

Una de las más emblemáticas en este sentido es la ciudad barcelonesa de Terrassa, localidad natal de Isidre Vallés, y donde se acumulan muchos locales alrededor de la insigne salchicha. También apuestan fuerte por esta salchicha en la provincia de Barcelona y en el Maresme.

Fuera de Cataluña la presencia de frankfurts es testimonial si se compara con la oferta en esta comunidad. Además, es habitual que cuando hay locales de frankfurts en otras comunidades que sean negocios de catalanes que se han marchado a vivir fuera o de personas a las que, habiendo experimentado el frankfurt tal como se vive en Cataluña, les ha gustado el concepto.

Perrito

Una estética icónica

Casi todos estos restaurantes tienen una particular imagen a base de letras góticas y leones, además de una oferta a base de productos característicos como los frankfurts, la cervela, el bratwurst, el pikantwurst, la malagueña y un surtido de hamburguesas.

Ahora bien, esta tradición ya centenaria no se ha mantenido intacta desde sus inicios. Desde su popularización en los sesenta, el concepto de frankfurt también ha evolucionado y ha incorporado nuevas perspectivas.

Por ejemplo, desde el sector se ha constatado que la salchicha clásica ha bajado un poco, aunque en algunos establecimientos sigue funcionando muy bien. La tendencia ahora es la de locales que ofrecen una gran variedad de bocatas con diferentes ingredientes y en combinación con tapas. Además, en algunos pueblos de Cataluña, sobre todo de Tarragona y Lleida, donde años atrás había un frankfurt, ahora hay un kebab.

Pexels Luis Quintero 1857729
Frankfurts recién hechos

El público de los locales de frankfurt es muy heterogéneo, aunque con variables. Por ejemplo, el bocata clásico con salsa de tomate y o mostaza tiene muchos seguidores entre los comensales de 40 años o más, mientras que los clientes más jóvenes suelen pedir cada vez más propuestas más elaboradas y con más ingredientes. Para el sector, es una constante que ya pasó en el mundo de las hamburgueserías, y habrá que esperar a ver hacia dónde va la tendencia.

En cuanto a la organoléptica del bocado en cuestión, estos bocatas no se perciben como un tentempié de baja calidad porque los productos que se pueden encontrar en estos establecimientos están muy cuidados.

Gustan mucho los frankfurts buenos y de calidad que pasan por ser bocatas elaborados con carne fresca de cerdo 100%, de manera que no llevan lactosa, gluten, proteína de la leche ni aditivos innecesarios como el glutamato, que, por otra parte, no tienen sentido en un producto de calidad.

Los mejores frankfurt de Catalunya

Para conocer bien esta tradición germánica de adopción catalana es imprescindible visitar los locales más emblemáticos.

1. Frankfurt Pedralbes

El más emblemático de Cataluña con mucha diferencia. Situado en la zona universitaria y rodeado de facultades, este frankfurt reúne a jóvenes clientes de día, a adultos ya entrados en años de noche (sobre todo los días de fútbol) y a gatos pardos de noche. Sus salchichas son famosas en toda Cataluña y no hay que dejar de visitarlo.

C.Jordi Girona, 2-4, 08034, Barcelona. T. 932 05 27 17

2. Rober’s

En Castelldefels, a una veintena de kilómetros de Barcelona, este local abrió sus puertas en 1985 y lleva 30 años siendo un clásico de la zona playera. Sus bocadillos son los responsables de las largas colas que se generan en el paseo marítimo de la localidad cada fin de semana.

Paseo Marítimo, 218-220, 08860 Castelldefels, Barcelona. T. 931 423 412

3. Frankfurt Sant Jaume

Este local es pura tradición y sirve los mismos bocatas que hace 30 años. Situado en el corazón del barrio gótico, siempre está concurrido por sus fieles seguidores. Además de la intacta calidad de sus bocatas y el respeto a sus sabores de antaño, uno de los secretos es el mantenimiento de los precios en una de las zonas más turísticas de Barcelona.

Plaza Sant Jaume, 2, 08002, Barcelona. T. 933 190 854

4. Frankfurt Rogent

Este establecimiento está regentado por Núria Moreno, cuya afición a los frankfurts la hizo pasar de clienta a propietaria del establecimiento cuando supo que los dueños se jubilaban después de 45 años al frente de las planchas. Su oferta está basada en los clásicos pero también tiene espacio para la innovación.

C. Rogent 28, Barcelona. T. 932 452 176

5. Frankfurt Duende

Esta casa de frankfurts se encuentra en Terrassa, corazón de los frankfurts y uno de sus puntos fuertes es que sirve salchichas para llevar, de manera que no hay fronteras en su degustación. . Aparte de las clásicas, tiene opciones sorprendentes para quienes ya lo han visto todo como la tirolesa, la pikantwurst y la mexicowurst.

C.Sometent Castella 126, Terrassa. T. 937 356 298

Imágenes | Frankfurt Pedralbes/Polina Tankilevitch/Mali Maeder/Luis Quintero
En DAP | Los mejores perritos calientes se cocinan en cerveza
En DAP | Siete recetas con salchichas para comer rico y barato

Temas
Inicio