Compartir
Publicidad

Claves para que tu desayuno te ayude a perder peso

Claves para que tu desayuno te ayude a perder peso
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si tu objetivo es deshacerte de los kilos de más que han dejado las vacaciones, sin duda la dieta es de gran importancia, pero más atención aun debe reunir la primer comida del día, por eso, hoy dejamos algunas claves para que tu desayuno te ayude a perder peso.

Razones científicas para desayunar si buscas adelgazar

Siempre hemos escuchado que el desayuno es la principal comida de nuestros días y que al momento de perder peso es importante no saltear ingestas, sin embargo, si aun necesitas más motivos para romper con el ayuno por la mañana, os dejamos algunas razones científicas para desayunar si buscas adelgazar:

  • Una investigación realizada con mujeres obesas concluye que realizar el desayuno es un buen arma para perder peso, ya que controla las ingestas impulsivas o el picoteo posterior así como ayuda a reducir el consumo total de grasas.
  • Después de un análisis entre la realización del desayuno, el tipo de alimentos que componen el mismo y el peso corporal, se observa que no desayunar no favorece el control de peso y que quienes desayunan cereales tienen un menor peso corporal en relación a la talla.
  • Un estudio con más de 29000 personas ha comprobado que desayunar es un hábito común a las personas que han adelgazado con éxito y logran mantener el peso perdido por un tiempo de 12 meses o más.

Con todos estos estudios podemos confirmar que la realización del desayuno es fundamental si lo que buscamos es tener un mejor control de lo que comemos a lo largo del día, y consecuentemente, perder kilos de peso corporal.

muesli_(2)-1.jpg

Claves para que el desayuno favorezca la pérdida de peso

Además de realizar el desayuno cada día de nuestras vidas, es fundamental tener en cuenta la composición del mismo si queremos que realmente esta comida colabore con la pérdida de peso.

Por ello, a continuación revelamos algunas claves a considerar para que el desayuno te ayude a adelgazar:

  • Incluir proteínas magras que sabemos, son el nutriente que más saciedad producen y que por lo tanto, mantienen el hambre a raya durante el resto del día, pero además, las proteínas generan mayor gasto calorías para digerirse y ayudan a mantener la masa magra en el cuerpo, lo cual contribuye a mantener el metabolismo activo.
  • Elegir hidratos de bajo índice glucémico, pues son los cereales que más fibra contienen y que ofrecen energía progresivamente al cuerpo, por lo tanto, no producen una rápida elevación de glucosa ni generan una gran liberación de insulina, todo lo cual nos ayuda controlar el hambre por más tiempo y a no estimular el almacenamiento de grasas en el cuerpo.
  • Controlar el aporte calórico del desayuno, ya que éste debe representar el 30% de las calorías de la dieta y en lo posible, no más que ello, de manera de no propiciar excesos de energía con una abultada primer comida.
  • Sumar líquidos al desayuno, lo cual favorece la correcta hidratación y ayuda a tener mejor control en lo que comemos durante esta misma comida al distender el estómago e incrementar el volumen de la ingesta.
  • Añadir fibra a los platos de la primer comida del día que exigen masticación y demoran el trabajo digestivo, lo cual contribuye a lograr saciedad en nuestro cuerpo.

Éstas son cinco claves que debemos considerar para elaborar un desayuno que realmente nos ayude a perder peso al calmar nuestro apetito, reducir la ansiedad y mejorar el autocontrol en ingestas posteriores.

tortitas-yogur_(1).jpg

Preparaciones ideales para desayunar y perder peso

Teniendo en cuenta las claves dadas anteriormente para que el desayuno sea una ayuda para adelgazar, te mostramos algunas preparaciones y ejemplos de qué comer para desayunar y perder peso:

Recuerda que si quieres perder peso, un primer y valioso paso que puedes dar es realizar el desayuno y cuidar su calidad para que te ayude a comer menos y mejor cada día.

En Directo al Paladar | Cómo lograr un desayuno nutritivo y equilibrado
Bibliografía consultada | Obesity Research, Volume 10, Issue 2, pages 78–82, February 2002; Am J Clin Nutr March 1992 vol. 55 no. 3 645-651 y Journal of the American College of Nutrition, Volume 22, Issue 4, 2003
Imagen | Thinkstock

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio