Publicidad

Por tu salud, considera el momento del día para el que cocinas

Por tu salud, considera el momento del día para el que cocinas
5 comentarios

Publicidad

Publicidad

Además de cuidar la calidad de los ingredientes que empleas y de tener en cuenta las cantidades a usar, si quieres cuidar la salud, es fundamental considerar el momento del día para el que cocinas, pues no vale lo mismo comer una pasta en el almuerzo que por la noche, justo antes de ir a dormir.

Cronobiología y alimentación

Cuando hablamos de cronobiología hacemos referencia a los ritmos propios de nuestro organismo, es decir, al reloj que determina las funciones biológicas en nuestro cuerpo. Y dado que a medida que avanza el día el funcionamiento interno se modifica, la cronobiología tiene un fuerte vínculo con la alimentación.

Así, se sabe que muchas hormonas se incrementan ni bien comienza el día mientras que otras decaen en este momento para incrementarse y actuar durante la noche.

Estas funciones y cambios que se originan en nuestro cuerpo determinan que no sea indistinto comer los nutrientes en cualquier momento del día. Es decir, no será igual comer un filete por la noche que hacerlo al mediodía.

momento2

Al parecer, durante la noche son mejor utilizadas por nuestro cuerpo las proteínas, pues se incrementan los niveles de hormona de crecimiento que necesitan de este nutriente para reparar o sintetizar estructuras en nuestro cuerpo.

Además, los alimentos proteicos contribuyen a la liberación de melatonina, un neurotransmisor que favorece el sueño y nos ayuda a dormir mejor.

Por otro lado, los hidratos de carbono son mejor recibidos por el organismo durante el día, pues la tolerancia a la glucosa y la sensibilidad a la insulina, hormona que interviene en el metabolismo de los hidratos, se reducen a medida que avanza el día y comienza la noche.

Incluso, los hidratos son una excelente fuente de energía, por eso, obtenerlos en las primeras horas del día es de esencial ayuda para enfrentar con éxito las actividades diarias.

Teniendo en cuenta que el vínculo entre cronobiología y alimentación es muy estrecho, podemos ayudar a la salud del organismo teniendo en cuenta el momento del día para el que cocinamos.

momento3

Qué cocinar para cada momento del día

Si tenemos en cuenta que la sensibilidad a la insulina es superior por la mañana, que necesitamos de energía para comenzar el día y que debemos romper con el ayuno nocturno ya que nos espera una jornada completa de actividad, en el desayuno debemos concentrar preparaciones completas, ricas en hidratos de caborno complejos y sobre todo, es importante que las porciones a cocinar sean de considerable tamaño.

Es decir, bajo el dicho desayuna como un rey, almuerza como un príncipe y cena como un mendigo hay una gran realidad, por eso, si cocinas para el desayuno piensa en porciones más grandes de alimentos, asegúrate que no falten hidratos y por supuesto, que en las preparaciones no falten nutrientes importantes.

Si cocinas para el mediodía o almuerzo, considera que aun queda más actividad posterior a ésta, por ello, también piensa en ofrecer suficiente energía, busca ingredientes con hidratos como arroz, pasta, harinas, legumbres u otros y por supuesto, añade nutrientes como proteínas, grasas sanas, vitaminas y minerales.

momento4

Ya en la merienda, debes reducir el tamaño de las raciones y si bien puedes añadir ingredientes con hidratos, debes hacerlo en menor cantidad.

Mientras que si cocinas para la cena, considera como única fuente de hidratos las frutas y vegetales, evita las pastas y demás cereales y prefiere las carnes, el huevo, el queso, la leche o el yogur para platos elaborados para la noche.

Una buena distribución de preparaciones considerando el momento del día para el que se cocinan sería:

Así, recuerda que en las primeras horas del día debes concentrar la mayor cantidad de alimento así como las preparaciones con hidratos, dejando para la noche los ingredientes proteicos y una menor proporción de alimentos.

Por tu salud, considera el momento del día para el que cocinas, además de la calidad de los ingredientes a emplear.

En Directo al Paladar | Cómo lograr un desayuno equilibrado y nutritivo En Directo al Paladar | Trucos para lograr una cena saludable En Vitónica | Hidratos para desayunar y proteínas para cenar

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir