Compartir
Publicidad
Publicidad

De tapas por Madrid, Taberna el Capricho

De tapas por Madrid, Taberna el Capricho
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El pasado domingo fuimos con unos amigos a la feria del libro de Madrid que como sabréis se da cita todos los años en el Parque del Retiro. Después de pasearnos por el parque toda la mañana, caseta de libros arriba caseta abajo, comprar y comprar libros (muchos de gastronomía), estábamos más que secos y se hacía urgente el repostaje, así que lo mejor ir de tapas por Madrid un domingo. Y fuimos a parar, entre otros sitios, a la Taberna el Capricho.

Para los que conozcáis la zona de las “tascas” de Retiro, El Capricho es un más que aceptable lugar para dejar caer nuestros cuerpo moribundos para tomar unas cañas fresquitas o vinos (también fresquitos en el caso de los rosados o blancos) o incluso, ya que estamos en época, un caña de gazpacho o ajo blanco.

El problema de esta taberna es que está justo en frente de un lugar de peregrinaje del buen degustador de tapas, pinchos, raciones, tostas, etc., como es La Montería. Hasta la bandera estaba, incluso gente en las aceras casi haciendo “botellón”. Por lo que nos decantamos por El Capricho.

Tapas en la taberna el Capricho

El Capricho es la clásica taberna/cervecería madrileña (aunque en este caso es reciente). Está en una esquina, lugar inmejorable, la barra hace forma de “L”, barra clásica de chapa y blanca impoluta, el grifo de cerveza clásico con sus cañas a remojo para tenerlas fresquitas. En el interior, al otro lado de la barra, un pequeño restaurante donde poder comer platos como arroces, rabo de toro, entrecots, solomillos, bogavantes, etc. Su aspecto es clásico, el rojo abunda. Pocas mesas, sin duda para poder tener a más gente de pie, pero es lo que toca y se sabe.

Al otro lado de la barra un ajetreado camarero nos pregunta que queremos tomar, después de hacernos oír que no escuchar puesto que posteriormente hay que repetir que faltan cosas, conseguimos tomarnos un refresco. En este caso un vino rosado Chivite con una tapita de chistorra que se agradecía ya que el hambre acuciaba. Otros optaron por una caña con Gazpacho, que posteriormente un paladar fino me dijo que sabía a ¡pimentón!, ¡qué horror!. Otros por la caña de cerveza y alguno por refrescos de cola o similar.

Chistorra

Era nuestro primer destino, estábamos dispuestos a hacer una ruta de tapeo por el barrio del Retiro. Así que tampoco queríamos llenarnos el buche sin más ni más. Difícil elección entre todas las raciones que ofertan en las míticas pizarras que tasca que se precie debe tener.

Dejando de lado las tradicionales raciones de ibéricos y quesos, croquetas y calamares, debatimos sobre la conveniencia de tomar unas raciones de rabo de toro, unos pimientos de Guernica, raciones de huevos estrellados en múltiples versiones y cazón adobado.

Cazón adobado

El cazón tenía una pinta genial, de hecho fue lo que pedimos junto a unos pimientos de Guernica. Al lado de la tapa de chistorra tendríamos suficiente. Ya que el ruido era acuciante, el calor sofocante y había ganas de descubrir nuevos lugares para seguir tapeando en Madrid.

Solo una pega, podían poner raciones un poco más generosas la próxima vez. Pero bueno, esto es lo de siempre.

Pimientos de Guernica

Taberna El Capricho

Taberna ilustrada El Capricho
Calle Doctor Casteló 14. Madrid, 28009
Nueva pero con aire de cervecería tradicional

En Directo al Paladar | La Bodega del Prójimo, de tapas por El Valle de Lecrín
En Directo al Paladar | Mesón La Cueva, de tapas por Granada

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos