Sigue a Directo al Paladar

Coca de recapte

La coca de recapte es un plato muy típico de algunas zonas de Lleida y Tarragona, aunque se elabora y consume en toda Cataluña. Su origen es incierto. Algunos autores lo sitúan en la Ilerda romana por su parentesco con la pizza italiana, otros lo relacionan con la comunidad árabe por la coincidencia geográfica de su asentamiento. Incluso he leído alguna referencia, sin duda atrevida, a la Iltrida ilergeta.

Sea como fuere, la palabra “recapte” significa provisión de cosas para consumir o usar. La base más tradicional de este producto es una masa de pan horneada con “escalivada”, esto es pimientos y berenjenas asadas. A partir de aquí, se añade el conjunto de alimentos que podamos conseguir: butifarras, atún, arenques, sardinas…

Siempre he escuchado de mis abuelos que la coca de recapte se hacía cuando llegaba el buen tiempo y con él los productos de la huerta: tomates, cebollas, pimientos, berenjenas. Como no todas las casas de los pueblos disponían de horno, la masa se cocía en el horno de pan de cada localidad. Para ello, se pasaba por cada casa para recoger el recapte, la colecta, todo aquello que cada familia podía aportar: unos tenían unas sardinas, otros unas butifarras, otro los tomates. De esta manera, con todo lo que se podía conseguir y el horno del panadero, se hacían las cocas que luego se repartían.

Hoy en día es una especialidad panadera. La de la foto es de sardinas y la elabora el “Forn de Pà Farré” de la localidad leridana de Sucs.

He aquí la receta de la coca de recapte:

Los ingredientes
Para la masa: 500 gr. de harina, 30 gr. de levadura, sal, 1 vaso de agua, 1 dl. de aceite de oliva.
Para la guarnición: 3 tomates maduros, 3 cebollas, 3 berenjenas, 3 pimientos morrones, 6 sardinas (o butifarra, o atún, o arenques), perejil, sal y aceite de oliva.

La preparación
Se trabaja la masa sin el aceite hasta que queda con suficiente consistencia. Se deja reposar unas tres horas para que fermente. Mientras tanto se hace la “escalivada”, esto es se asan los pimientos y la berenjena al horno o al rescoldo si se dispone de fuego. Se pelan, se limpian de pepitas y se cortan en tiras. Se vuelve a la masa y se mezcla el aceite. Se deja reposar de nuevo unos treinta minutos.

Finalmente, se extiende la masa en una placa de horno y se disponen encima la cebolla cortada fina, el tomate, la escalivada y las sardinas, y se espolvorea el perejil por encima. Ya solo faltará hornear unos treinta minutos a 180ºC.

La degustación
Puede comerse caliente, recién hecha, pero la forma tradicional de consumo es fría y de un día para otro. A mi personalmente me gusta con la masa un poco durita. Si se dejan caer por tierras catalanas no dejen de probar esta especialidad que, seguro, les va a gustar.

En Directo al Paladar | La coca de recapte en Barcelona Degusta, la más grande del mundo

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario