Sigue a Directo al Paladar

pechugas empanadas y gratinadas - presentación

No sé muy bien por qué, pero la pechuga empanada me recuerda a mi abuela. Tal vez sea porque durante mi infancia era un plato al que ella recurría mucho para saciar mi glotonería y tenerme contento.

Empanando se obra el milagro, se consigue un filete jugoso y vistoso a partir de uno que era todo lo contrario: la pechuga de pollo. Además, los filetes empanados tienen la virtud de mantener sus cualidades bastante tiempo, por lo que son ideales para viajes y excursiones.

Sin embargo, como ayer la cena era en casa, requería una solución más vistosa, por lo que he decidido preparar esta receta de pechugas empanadas y gratinadas.

Ingredientes para dos personas

2 pechugas de pollo, 1 huevo, pan rallado, 400gr de tomate frito, queso para gratinar, sal y orégano.

pechugas empanadas y gratinadas - ingredientes

Preparación de las pechugas empanadas y gratinadas

Salvo el engorro que siempre supone freír —al menos a mi nunca me ha gustado mucho— el resto de la receta es coser y cantar, o mejor dicho, empanar y gratinar.

Para empanar las pechugas, lo primero que debemos hacer es filetear y salarlas. El grosor del filete debe ser generoso, aunque no tanto como para que se quede sin hacer la carne una vez se dore el exterior. Si la pechuga no es muy grande, sacar 2 o 3 filetes de ella es una buena medida.

Después, batimos un huevo, ponemos pan rallado en un plato hondo y calentamos aceite en abundancia en una sartén. Cuando el aceite esté a la temperatura adecuada para freír, ejecutamos la siguiente secuencia para cada pechuga. Primero la embadurnamos en el huevo, luego la envolvemos bien con el pan rallado, que se quedará pegado gracias al huevo, y por último, la freímos hasta que el exterior se dore, pero sin quemarse.

pechugas empanadas y gratinadas - elaboración

Con los filetes listos ahora ya solo queda gratinar. Para ello, disponemos las pechugas en una fuente para horno, las cubrimos con el tomate frito, espolvoreamos orégano y añadimos el queso. Introducimos en el horno con la función correspondiente activada y a gratinar. Cuando el queso se funda y se dore un poco, retiramos y servimos sin prisa, pues es un plato que conserva muy bien el calor.

Tiempo de elaboración | 30 minutos
Dificultad | Fácil

Degustación

En la mesa, las pechugas empanadas y gratinadas hacen honor a su nombre, ofreciendo el sabor característico de la pechuga enfatizado por el queso gratinado y el toque dulzón que le otorga el tomate frito.

En Directo al Paladar | Libritos de cerdo y feta a la menta. Receta
En Directo al Paladar | Filetes de cordero empanados en salsa verde. Receta

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios