Publicidad

Cata de cerveza artesana rubia Gredos

Cata de cerveza artesana rubia Gredos
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Aunque el tema de las catas de cervezas suele ser más habitual en los post de mi compañero minue, de vez en cuando a mí también me gusta tomar una cerveza y probar nuevas variedades que llegan al mercado. En esta ocasión, he probado unas curiosas cervezas artesanas elaboradas con agua de la sierra de Gredos, que dan nombre a esta marca. Sin más preámbulo, vamos con la cata de cerveza artesana rubia Gredos.

Esta marca ha presentado recientemente varias clases de cerveza: la cerveza artesana rubia Gredos, que es la que he probado para esta cata, y otras variedades como la cerveza de doble malta, las cervezas con cerezas, la cerveza aromatizada con cáscara de limón o una cerveza aromatizada con whisky de malta.

Lo más característico de toda la gama es que está elaborada de forma artesana, muy diferente a la habitual producción masiva de las cervezas industriales. Se dice habitualmente por la Sierra de Gredos que el agua de esta sierra sabe mejor que la cerveza. Quizás por ese motivo, se ha utilizado como ingrediente para la elaboración de esta gama de cervezas.

gredos_3.jpg

Según dicen, este dicho popular fue lo que animó a tres hermanos abulenses a producir esta cerveza utilizando el agua de Gredos, un agua con muy baja mineralización para que no aporte ningún sabor extra a la cerveza. Al parecer el agua de la Sierra de Gredos tampoco afecta al sabor del lúpulo lo que origina un resultado final más limpio.

Las instalaciones de la fábrica en la que trabajan 10 personas están ubicadas en un pueblo de Ávila (Hoyocasero) que puede producir hasta cien mil botellines al mes. Desde allí distribuyen el producto tanto a través de una tienda on line como a través de distribuidores y otros medios, en principio a España aunque con vocación de dirigirse también al mercado internacional.

Diseño

El color verde en las botellas y las etiquetas de esta cerveza y su embalaje en packs de tres y seis botellas es muy acertado. Tanto los envases de cartón ondulado como otros en caja de madera son muy atractivos como regalo dada su buena presentación. Las cervezas se comercializan en botellas de vidrio de 33cl y de 66cl, un tamaño menos habitual en el mercado.

Sus productos estrella son la rubia artesana que vamos a probar en esta cata y la cerveza de doble malta, que producen durante todo el año, aunque la marca también elabora otras variedades orientadas a la temporada de invierno o la de verano, como las cervezas aromatizadas con frutas. Hay packs de una variedad y otros que mezclan surtidos de las diferentes cervezas.

Cata de la cerveza artesana rubia Gredos

gredos_2.jpg

Los ingredientes utilizados, además del agua de la Sierra de Gredos, son los cereales, la levadura y el lúpulo. La cebada malteada alemana se maltea de forma natural. La levadura también es muy importante porque realiza la fermentación del mosto para hacer posible la fabricación de estas cervezas.

Lo primero que me gustó fue que reafirmando su idea de la pureza derivada de la pureza del agua de la Sierra de Gredos, toda la gama de cervezas Gredos se hace sin aditivos artificiales, ni colorantes, azúcares, maíz ni otras sustancias. Además, la cerveza no se pasteuriza, lo que trae como consecuencia que la cerveza sigue madurando y fermentando en la botella, lo que hace que tenga menos duración que otras cervezas.

Esto hace que para poder disfrutar de la cerveza es conveniente almacenarla verticalemente para que el posible sedimento quede abajo y la cerveza sea transparente. Yo la tenía tumbada en la nevera lo que originó que su aspecto fuera algo turbio.

El color de la cerveza, rubio dorado no demasiado pálido y con tonos ámbar es muy agradable. La espuma, muy ligera, no aguanta mucho tiempo en la copa, pero resulta cremosa en boca, dejando un ligero sabor a lúpulo más perceptible que después en la propia degustación de la bebida.

En nariz tiene aromas frutales que se entremezclan con las notas amargas del lúpulo y los olores a cereal malteado, perfectamente perceptibles. En boca se percibe perfectamente un cierto amargor, pero muy suave, quizás por que no tiene demasiado carbónico lo que hace que se perciba una cerveza muy fina, muy ligera.

Resulta una cerveza con poco cuerpo, muy ligera por su baja carbonatación que es suave tanto en su degustación como en el retrogusto, si bien en ambos se perciben ligeras notas amargas de lúpulo que la hacen muy agradable.

Cerveza Rubia Artesana Gredos

Cerveza tipo English Pale Ale
4,7% Vol.
Nota 7,5

En Directo al Paladar | La Trappe Jubilaris XXV. Cata de cerveza
En Directo al Paladar | Judas, una cerveza traicionera

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir