Cómo y dónde almacenar los quesos para mantenerlos frescos el mayor tiempo posible

Cómo y dónde almacenar los quesos para mantenerlos frescos el mayor tiempo posible
Sin comentarios

Aprender a conservar el queso de manera correcta, ayudará a que dure más y sepa mejor. Porque no hay nada peor que abrir la nevera y descubrir que algunos alimentos se han echado a perder. Y especialmente, si se trata de una porción de Gouda, queso sin lactosa o el queso más gourmet.

Para evitar el disgusto, proponemos una guía que detalla cómo envolver y almacenar correctamente las diferentes variedades de quesos.

La mejor manera de envolver la porción depende del tipo en particular, si es artesano o industrial, fresco o seco, duro o blando, amarillo, blanco o más anaranjado. La primera recomendación es planificar cuánto queso comprar y qué tan rápido se planea consumir. En lo posible, intentar comprar pequeñas cantidades más a menudo, con un margen de 3 a 5 días como máximo.

Una vez hecha la elección, lo mejor es mantener el queso en un espacio oscuro, fresco y aireado: el sector de las verduras en la nevera es ideal, ya que no es demasiado húmedo ni frío.

Hay una variedad de formas de envolver el queso: cera de abejas, papel pergamino, papel encerado, recipientes de vidrio. Y si bien, ninguna forma es necesariamente correcta, todas coinciden en que el queso debe poder respirar. Es decir, para prolongar la vida útil se necesita del equilibrio, para evitar que el queso se seque o se vuelva demasiado húmedo y sudoroso.

Si el queso viene envuelto en un papel de queso especial, mantener el envoltorio. Este producto de dos capas permite que el queso respire mientras mantiene la humedad. También se puede utilizar una película adhesiva como pergamino o papel encerado o para hornear. Estos materiales, además impiden que los olores fuertes y penetrantes del lácteo se transfieran al resto de los alimentos en la nevera. Utilizando este método, el queso se mantendrá durante una a dos semanas, sin embargo, siempre cerciorar por el surgimiento de cualquier moho.

Istock 987784172

Algunos expertos en queso sugieren agregar un pequeño cubo de azúcar dentro del recipiente junto al queso, para absorber el exceso de humedad y así evitar que el lácteo sude. Habrá que poner a prueba la teoría y ver que sucede. Algo similar sucede con el vinagre, según los especialistas, poner una pequeña cantidad de vinagre en una gasa o en una toalla de papel antes de guardar el queso, actuará como una especie de barrera protectora contra el moho. Eso si, sin alterar el sabor del mismo.

En lineas generales, cuanto más duro sea el queso, más durará. A modo de guía, según la variedad la recomendación es:

  • Quesos duros y añejos (Parmigiano-Reggiano, Gouda envejecido): primero envolver en cera o papel pergamino y luego agregar una capa de papel aluminio. El primer papel permite que el queso respire, permitiendo que la humedad se desagüe del queso. Luego, el papel de aluminio evita que la humedad se escape.

  • Quesos azules (Gorgonzola, Roquefort): lo mejor para su conservación es proteger con un trapo húmedo, ya que que ayudará a conservar el sabor, el aroma y la textura característica intacta.

  • Quesos semiduros y duros (Cheddar, suizo, gruyere): similar al queso azul, se recomienda envolver con un trapo de algodón un poco humedecido -no mucho-, para evitar que la corteza se seque y se agriete.

Jocca - Set Tabla de Quesos y Cuchillos | Tabla de Madera Quesos + Cuchillos para queso | 20cm

  • Quesos suaves, semisuaves e intensos (Camembert, Brie, Limburger): los quesos blandos con cortezas delicadas, necesitan mucho aire a su alrededor para que sus cortezas puedan respirar. La mejor manera es un recipiente de vidrio con la tapa abierta solo un poco para que el aire pueda circular.

  • Quesos frescos en agua (mozzarella o Feta): el queso comprado en salmuera, debe mantenerse en salmuera.

Ahora que ya sabes cómo almacenar el queso correctamente, te recomendamos usarlo en nuestras mejores 312 recetas con queso.

En DAP | Ocho alimentos que se conservan mucho mejor y más tiempo en la nevera (aunque en teoría no necesiten refrigeración)
En DAP | Aprende a tratar bien el pan: cómo cuidar cada tipo para que dure más y cómo congelarlo correctamente

Temas
Inicio