Publicidad

Siete recetas con queso feta para un picoteo con aires griegos

Siete recetas con queso feta para un picoteo con aires griegos
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Desde Grecia con amor. No hace tanto tiempo que el queso feta llegó a los lineares de los supermercados y a otras tiendas de alimentación. Lo hizo para quedarse y en tiempo récord se acopló en las neveras de nuestras casas sin que nos diéramos cuenta. Para muchos, un imprescindible en la lista de la compra.

Hoy queremos hacer un pequeño homenaje a este pequeño gran queso griego que alegra nuestras recetas. Ya sea una masa de pan, una salsa, una ensalada, el relleno de una empanada y más, lo cierto es que aporta un toque muy especial. Aquí os dejamos siete recetas con queso feta para un picoteo con aires griegos.

Kolokithokeftedes o buñuelos de calabacín y queso feta

¡Kolokithokeftedes! Por esta palabreja se conoce en Grecia a los buñuelos de calabacín y queso feta. Un bocado delicioso y tradicional de la gastronomía griega que nos ha conquistado al primer mordisco. Tiernos, jugosos, aromáticos, los kolokithokeftedes ya se han hecho un lugar de honor en nuestra cocina. ¿Os animáis a prepararlos?

Buñuelos de calabacín y queso feta
  • Ingredientes para cuatro personas: 1 calabacín, 1 cebolla, 100 g de queso feta, 100 g de queso de rulo de cabra, 1 huevo, eneldo fresco, perejil fresco, hierbabuena fresca, 60 g de pan rallado, 75 g de harina de trigo, sal, pimienta negra molida y aceite de oliva virgen extra.

  • Elaboración: Lavamos y rallamos el calabacín y la cebolla, previamente pelada. Colocamos ambos en un colador, dentro de un recipiente hondo, y dejamos escurrir durante 30 minutos. Apretamos de vez en cuando para ayudar a que suelte la mayor cantidad posible de líquido. Mientras tanto lavamos y secamos las hierbas frescas. Picamos finamente cada una de ellas. Necesitamos una cucharada de cada tipo. En un recipiente hondo machacamos el queso feta y el de cabra, añadimos el huevo y las hierbas picadas, el pan rallado y la harina. Removemos bien hasta homogeneizar, quizás sea más sencillo usar las manos porque la mezcla es espesa. A continuación trasladamos el calabacín y la cebolla escurridos a un recipiente amplio y hondo. Salpimentamos al gusto. Añadimos la masa anterior, poco a poco, y removemos hasta integrar. Cuando tengamos una masa homogénea calentamos abundante aceite de oliva en una sartén. Tomamos porciones de la masa, ayudándonos de un par de cucharas, y las dejamos caer en el aceite caliente. Freímos bien por ambos lados, que queden doradas. Retiramos de la sartén con la ayuda de una espumadera y las colocamos sobre un trozo de papel absorbente para retirar el exceso de grasa. Colocamos las kolokithokeftedes o croquetas de calabacín y queso feta en una bandeja y servimos acompañadas de salsa de yogur, tzatziki o unos trozos de limón.

Más detalles sobre la receta, aquí.

Queso feta empanado con miel de pimienta rosa y tomillo

Hay recetas que encandilan a primera vista por su sencillez y porque sus ingredientes son tan sabrosos que sabemos inmediatamente que nos van a gustar. Esto es lo que os va a ocurrir con este queso feta empanado con miel de pimienta rosa y tomillo. Puede que os resulte extraño pensar en cocinar el queso feta, pero nosotros ya lo hemos probado anteriormente y os aseguramos que queda genial.

Queso feta empanado con miel de pimienta rosa y tomillo
  • Ingredientes para cuatro personas: miel, pimienta rosa o de otra variedad, tomillo fresco, 200 g de queso feta en bloque, 1 huevo, 30 g de pan rallado, aceite de oliva para freír. Para acompañar: tomates cherry, ralladura de 1 limón y albahaca fresca.

  • Elaboración: Aromatizamos la miel añadiendo un poco de pimienta rosa, al gusto, o del tipo que más nos guste junto con unas hojas de tomillo fresco. Removemos bien y reservamos. Escurrimos el queso feta y lo secamos con papel absorbente. Tiene que quedar bien seco. A continuación lo empanamos pasando por huevo y después por pan rallado. Hay que asegurarse de cubrirlo bien para que no salpique durante la fritura. Calentamos un poco de aceite en una sartén y freímos el queso feta empanado a fuego medio hasta dorar, volteando para que se haga bien por todos sus lados. Servimos rociando el queso feta empanado con un chorrito de miel y con unos tomates cherry aliñados con ralladura de limón, albahaca fresca picada y aceite de oliva virgen extra.

Más detalles sobre la receta, aquí.

Pastelitos griegos de queso feta

Estos pastelitos griegos de queso feta son un bocado delicioso que funde la suavidad de la leche con el sabor intenso del queso feta, dando lugar a una masa esponjosa y aromática que os cautivará. Son un bocado ideal para una comida de picoteo o para llevar a un picnic, pues pueden prepararse con antelación y son fáciles de transportar.

Pastelitos griegos de queso feta
  • Ingredientes para 12 unidades: 140 g de harina, 1 y 1/2 cucharaditas de semillas de hinojo, 2 huevos, 1 clara de huevo, 300 g de leche, 40 g de mantequilla, 1/2 cucharadita de sal, 1 cucharadita de levadura química, 200 g de queso feta troceado y 100 g de queso gruyère rallado.

  • Preparación: Empezamos precalentando el horno a 200ºC. Mezclamos la harina y las semillas de hinojo. Mezclamos ponemos los huevos, la clara, la leche, la mantequilla, la sal y los quesos y batimos bien hasta homogeneizar. Agregamos la harina y las semillas de hinojo y removemos hasta que no queden grumos. Repartimos la masa entre 10 o 12 moldes de muffins engrasados y horneamos unos 25 minutos, hasta que estén dorados.

Más detalles sobre la receta, aquí.

Queso feta con verduras en papillote

Hace muchos años que preparamos este queso feta con verduras en papillote y cada día que lo hacemos nos gusta más. Nos encanta la combinación de sabores y texturas, que se transforman con el calor del horno. El queso feta mantiene su forma, pero se torna meloso y jugoso, lo que lo convierte en un manjar. Sobre todo recién salido del horno y con un buen pan a su lado.

Queso feta con verduras en papillote
  • Ingredientes para cuatro personas: 200 g de queso feta en bloque, 100 g de cebolla, 100 g de pimiento rojo, 100 g de pimiento verde, orégano seco, ajo en polvo, pimienta negra molida y aceite de oliva virgen extra.

  • Elaboración: Encendemos el horno a 180ºC con calor arriba y abajo. Mientras se calienta preparamos las verduras. Lavamos los pimientos, retiramos las semillas y el pedúnculo y los cortamos en tiras finas. Pelamos la cebolla y la cortamos en juliana muy fina. Cortamos dos rectángulos iguales de papel de aluminio lo suficientemente grandes para envolver en ellas las verduras y el queso. Colocamos la cebolla y los pimientos sobre la base de uno de los rectángulos y, sobre ellas, el queso feta. Espolvoreamos con orégano, pimienta y ajo granulado. Colocamos el rectángulo restante sobre el queso y doblamos los bordes hasta cerrar el paquete herméticamente. Introducimos el papillote en el horno y asamos durante 15 minutos. Retiramos, abrimos con cuidado para no quemarnos, regamos con un chorrito de aceite de oliva virgen extra y servimos inmediatamente.

Más detalles sobre la receta, aquí.

Nachos con calabacín, jalapeño y queso feta

Uno de los aperitivos que más nos gusta son los nachos, pero los clásicos con salsa de queso nos resultan muy pesados. Por eso inventamos fórmulas como esta, con calabacín, jalapeño y feta, más ligera y refrescante. Esta vez nos ha faltado hacer nuestros propios nachos o totopos, algo sencillísimo de hacer con nuestra receta.

Nachos con calabacín y queso feta
  • Ingredientes para seis personas: 200 g de cebolla, 30 g de aceite de oliva virgen extra, 1 chile jalapeño, 300 g de calabacín, pimentón dulce, 1 cogollo de lechuga, cilantro fresco, 150 g de queso feta, 200 ml de nata para cocinar o leche, 200 g de nachos de maíz y 1 zanahoria.

  • Elaboración: Comenzamos con la preparación de todas las verduras. Pelamos la cebolla y la cortamos en pequeños trozos. Lavamos el calabacín, retiramos los extremos y lo cortamos en dados pequeños de igual tamaño. Pelamos la zanahoria y la cortamos en dados. Abrimos el chile jalapeño por la mitad, retiramos las semillas y lo picamos finamente. Lavamos el cogollo de lechuga, lo cortamos en dos mitades a lo largo y después cortamos cada mitad en juliana fina. Calentamos el aceite en una cazuela y pochamos la cebolla a fuego medio durante unos cinco minutos o hasta que comience a cambiar de color y reblandecerse. Añadimos la zanahoria y pochamos un par de minutos. A continuación el calabacín en dados junto con el jalapeño picado. Removemos y cocemos cinco minutos más. Incorporamos una cucharadita de pimentón dulce, sazonamos y removemos de nuevo. Por último agregamos la lechuga y dejamos que se poche durante un par de minutos. Retiramos del fuego. En un cacito pequeño mezclamos la nata y el queso feta, previamente troceado. Lo ponemos a fuego suave y dejamos que se funda al tiempo que trabajamos con un tenedor para que el queso se incorpore a la nata en la medida de lo posible. Podemos usar una batidora eléctrica si queremos una mezcla homogénea, pero no es necesario. Extendemos los nachos en una bandeja y los calentamos en el horno, pre-calentado a 200ºC en posición arriba y abajo, durante cinco minutos. Colocamos los nachos calientes en una fuente de servir, intercalándolos con la mezcla del calabacín y la crema de queso. Esparcimos unas hojas de cilantro fresco por la superficie y servimos inmediatamente para que no pierdan temperatura.

Más detalles sobre la receta, aquí

Tyropsomo o espirales de queso

Esta es una receta para preparar con tiempo y calma, perfecta para calentar la cocina al calor del horno. Los tyropsomo son unos panes griegos en forma de espiral con queso feta en su masa que entran sin sentir. Deliciosos recién horneados y en caliente, aunque no les hacemos feos en otro momento.

Tyropsomo o espirales de pan con queso feta
  • Ingredientes para cuatro unidades: 150 g de harina de trigo común, 150 g de harina de fuerza, 1 cucharadita de sal, 25 g de levadura fresca de panadería, 5 cucharadas de agua tibia, 1 cucharada de miel, 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, 120 ml de leche tibia, 1 clara de huevo, mantequilla fundida para untar, 400 g de queso feta desmenuzado, 1 yema de huevo y 2 cucharadas de semillas de sésamo.

  • Elaboración: En un cuenco grande, tamizamos los dos tipos de harina con la sal. Desleímos la levadura en un cuenco con el agua tibia hasta obtener una masa homogénea. Formamos un agujero en el centro de la harina y vertemos en su interior la miel, el aceite, la clara de huevo y le levadura desleída en el agua. Vamos mezclando los ingredientes secos y líquidos hasta obtener una masa pegajosa y fina. La volcamos en una superficie ligeramente enharinada y la amasamos hasta que quede homogénea. Untamos un bol con aceite, formamos una bola con la masa, la ponemos en el cuenco, la cubrimos y la dejamos leudar aproximadamente una hora o hasta que doble su volumen. Dividimos la masa en cuatro porciones iguales. Sobre una superficie ligeramente enharinada, extendemos cada porción en una tira de 3 mm de grosor y 6 cm de longitud. Disponemos un cuarto de queso a lo largo del centro de cada una. Humedecemos, doblamos y pellizcamos los bordes para sellarlos alrededor del queso y formar cuatro barras pequeñas. Con la unión hacia abajo, enroscamos las barras formando con cada una de ellas una espiral amplia y la colocamos en una fuente de horno untada con la mantequilla derretida o cubierta con una hoja de papel de hornear, con la unión hacia abajo y bien separadas entre sí, para que no se peguen al crecer. Precalentamos el horno a 200ºC. Pintamos las espirales con mantequilla fundida, las cubrimos y las dejamos leudar durante media hora. Batimos la yema de huevo con una cucharadita de agua, pintamos las espirales con esta mezcla y las espolvoreamos con las semillas de sésamo. Las horneamos unos 30 minutos, hasta que se doren. Las dejamos enfriar sobre una rejilla y las servimos templadas.

Más detalles sobre la receta, aquí.

Spanakopita o o pastel griego de espinacas, pasas y queso feta

La spanakopita o pastel griego de espinacas, pasas y queso feta es una de las recetas más populares de la gastronomía griega. Tan común por aquellas tierras como lo es en España la tortilla de patatas, es raro encontrar una panadería que no lo venda. La mezcla del relleno se puede enriquecer con un poco de cebolla pochada, piñones y tomillo o eneldo, pero no hemos querido desviarnos en exceso de la receta original. Con la presentación en forma de espiral nos ha bastado.

Spanakopita o espiral de espinacas, queso feta y pasas
  • Ingredientes para seis personas: 12 láminas de masa filo, 2 dientes de ajo, aceite de oliva virgen extra para pincelar, 900 g de espinaca fresca, 200 g de queso feta, 50 g de pasas sultanas, 1 huevo, sal, pimienta negra molida y tomillo fresco para espolvorear.

  • Elaboración: En una cacerola amplia con un poco de aceite de oliva virgen extra, dorar los dientes de ajo picados. Añadimos las espinacas, salpimentamos al gusto y rehogamos un par de minutos. Escurrimos bien las espinacas y atemperamos. Batimos el huevo en un recipiente hondo junto con el queso feta desmenuzado y las uvas pasas. Añadimos las espinacas escurridas y mezclamos. Pincelamos una lámina de masa con aceite de oliva. Colocamos otra lámina encima y engrasamos de nuevo. Podemos usar una tercera lámina, pero esto es opcional. Colocamos una parte del relleno de espinacas sobre el extremo más largo de la masa filo y envolvemos en forma de cilindro. Colocamos en el centro de un molde redondo, enrollado sobre sí mismo. Preparamos más cilindros de masa filo y enrollamos alrededor hasta cubrir toda la superficie del molde, formando una espiral. Pincelamos con aceite de oliva y cocemos en el horno, precalentado a 180º C, durante 20-25 minutos o hasta que esté bien dorado. Espolvoreamos con tomillo seco a la hora de servir.

Más detalles sobre la receta, aquí.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir