Compartir
Publicidad

Envases retornables en carnicería y charcutería: un proyecto piloto en Alemania para reducir los residuos

Envases retornables en carnicería y charcutería: un proyecto piloto en Alemania para reducir los residuos
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La problemática del exceso de residuos plásticos en la industria alimentaria es un hecho que no se va a solucionar solo con prohibir las bolsas desechables en los comercios. Seguimos encontrando un derroche de embalajes en el supermercado, incluso al comprar a granel. Para ponerle freno, en Alemania están probando un proyecto piloto que busca reducir parte de esos reisudos.

La red de comercio minorista Edeka acaba de poner en marcha una iniciativa en colaboración con la organización ecologista WWF para acabar con los envases desechables en la compra de charcutería, carnicería y quesos a granel. La alternativa podría estar en envases retornables más sostenibles, una idea que recupera un sistema ya usado durante años en el comercio tradicional.

Recuperar los envases retornables, una posible solución contra el exceso de embalajes

El sistema se abandonó en España al implantarse el actual modelo de gestión de residuos, pero seguro que muchos recuerdan su funcionamiento: pagar un pequeño depósito por la compra de botellas que se recuperaba al devolverlas una vez vacías. La idea de los envases retornables no se ha abandonado nunca del todo en otros países de Europa y su recuperación podría ser clave para reducir aún más el exceso de embalajes en la compra de alimentos.

Charcutería

Ya vimos hace un tiempo que este método se utiliza en tiendas sostenibles como los supermercados de todo a granel, en los que se pueden alquilar botellas y tarros reutilizables para adquirir los productos. Ahora, también en Alemania, Edeka ha presentado un proyecto piloto que busca eliminar los envases desechables en la compra de carnicería, charcutería y quesos.

Con el objetivo de ofrecer alternativas a los embalajes desechables, el grupo alemán ha desarrollado un sistema de compra en colaboración con la organización ecologista WWF, actualmente en pruebas en comercios del municipio de Büsum (perteneciente a Schleswig-Holstein, en el norte del país). El proyecto piloto, según las primeras declaraciones, ya está recibiendo una respuesta muy positiva.

Edeka "¡Piensa en mí!", diseño de los envases sostenibles retornables que se ofrecen a los clientes

El funcionamiento es sencillo: el cliente puede adquirir un envase reutilizable a la hora de comprar productos frescos de charcutería, carnicería o queso, evitando así los típicos envoltorios de papel encerado o el plástico desechable. En su siguiente visita puede devolverlo y recibir otro sin coste adicional, siendo la empresa la encargada de limpiar y acondicionar los envases usados de forma segura para su reutilización.

Edeka lleva colaborando con WWF desde el año 2009, que asesora sobre temas de sostenibilidad como la pesca y el origen de otras materias primas, así como estrategias para reducir los residuos. Curiosamente el nuevo envase retornable es un modelo de tupper de plástico, pero elaborado con materiales reciclados y pensado para resistir una larga vida de uso, buscando la máxima comodidad al consumidor.

Recuperar los envases retornables en la compra a granel ayudaría a reducir el exceso de envases desechables, especialmente plásticos contaminantes

Lo ideal sería que pronto se ofreciera este servicio en todos los comercios del grupo y que además se sumaran locales de otras empresas de alimentación, para no tener que limitar al cliente a acudir solo a tiendas concretas a hacer la compra cotidiana.

El uso de bolsas reutilizables es solo un primer paso para hacer nuestra compra más sostenible. De poco sirve si la llenamos de envases desechables o si compramos productos a granel que se nos envasan individualmente en multitud de bolsas de plástico.

Charcutería y quesos

La secciones de carnicería, charcutería y quesos siempre han sido problemáticas porque el papel encerado no se puede reciclar, y además no es la mejor forma de conservación de estos productos frescos. He escuchado testimonios de personas que acuden con sus propios envases, pero no siempre es fácil que el comercio te los acepte, sobre todo por temas sanitarios.

Ofreciendo esta alternativa -que por el momento será opcional para el cliente- se facilita al público acceder a soluciones más sostenibles de forma muy cómoda y sencilla, y también es una forma de concienciar sobre el problema de la contaminación por exceso de residuos. ¿Os parece una buena idea? ¿Tendría éxito en nuestro país? También sería interesante poder aplicarlo a la pescadería.

Fotos | iStock - Edeka
Más información | EDEKA
En Directo al Paladar | Contra la tiranía del plástico: por qué deberíamos rechazar ciertos envases y qué alternativas tenemos
En Directo al Paladar | Lidl dejará ya de ofrecer bolsas de plástico en sus tiendas (y perderá 1,5 millones de euros al año)

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio