Compartir
Publicidad

Proteínas vegetales, envases sostenibles, cannabis y encurtidos: las tendencias que marcarán el mundo de la alimentación en 2019

Proteínas vegetales, envases sostenibles, cannabis y encurtidos: las tendencias que marcarán el mundo de la alimentación en 2019
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Finiquitado un año más, se repite otra de esas tradiciones de enero en las que intentamos otear qué nos depararán los próximos meses del recién estrenado 2019. Sí, nos encantan las listas y repasar todo lo que dejamos atrás, pero disfrutamos incluso más haciendo predicciones para tratar de adivinar las tendencias gastronómicas que se nos avecinan. ¿Qué triunfará este año?

Agencias, plataformas y medios especializados se mojan adelantando las novedades que centrarán la conversación este nuevo 2019. Muchas tendencias lo son porque los propios medios así lo afirman, otras son demasiado fugaces mientras que algunas surgen de la nada, volviéndose virales sin que sepamos muy bien cómo. ¿Cuajarán las predicciones?

Tendencias que nos dejó el 2018 (y que probablemente seguirán este nuevo año)

Es absurdo querer marcar una división cerrada entre el 31 de diciembre y el 1 de enero; los hábitos de vida naturales no se separan tan fácilmente entre un año y otro. Además, muchas tendencias necesitan tiempo para echar raíces, por eso vamos a encontrar este año muchos temas de actualidad que nos podrán sonar a algo ya conocido.

Kimchi

Desde que surge una novedad hasta que se instaura entre la sociedad pueden pasar muchos meses, sobre todo si tienen que llegar hasta nuestro país desde el otro lado del mundo. Los medios de comunicación y las redes hacen viral cualquier cosa a una velocidad de vértigo, pero Roma no se construyó en un día.

Por eso ahora seguimos viendo cómo se siguen abriendo cafeterías de cereales, aparecen nuevos productos veganos, se multiplica el interés por el pan de masa madre, o llegan las algas a los supermercados de barrio. Muchas tendencias que ya empezamos a atisbar los años pasados siguen vigentes y creciendo ahora con más fuerza.

En general, el 2018 llegó prometiendo una alimentación más sostenible, sacando a la palestra los fermentados y probióticos, con menos dulce y menos procesados. La comida en cuencos pasó a un renovado interés por los platos de cuchara, la cocina tradicional y las recetas reconfortantes, también con nuevos superalimentos y, como siempre, la obsesión por lo saludable.

Muchas de estas pautas seguirán afianzándose y evolucionando a lo largo de los próximos meses, salpicadas por algún ingrediente exótico o producto innovador que seguramente no pase de ser flor de un día.

Hacia un consumidor consciente y responsable

Mercado

Desde años se afirma que lo saludable es tendencia, y quizá es la única “moda” real que se merece serlo. Tiene sentido que nos preocupemos por alimentarnos mejor para disfrutar de una buena salud, pero también nos gusta probar dietas y productos supuestamente revolucionarios y casi milagrosos, por mucho que sepamos que tal cosa no existe.

Alimentos concretos aparte, sí tenemos cada vez más claro qué significa llevar una alimentación saludable, pero está entrando además otro factor en juego. Como anuncian desde el estudio Waitrose, parece que el nuevo año estará marcado más que nunca por un consumidor mucho más consciente y responsable de sus decisiones, no solo por las consecuencias que tiene en su salud, también en el medio ambiente y la sociedad.

Por eso conviven las tendencias de productos sanos de nombre exótico con la preocupación por la sostenibilidad. Así defenestramos el aceite de palma, nos llevamos las manos a la cabeza con la saturación de envases plásticos, nos preocupa la contaminación del mar, la sobrepesca y las malas prácticas de la industria cárnica.

Envases sostenibles

Bee

Con las medidas aprobadas por la Unión Europea para combatir el exceso de residuos plásticos, hay un interés creciente en utilizar envases más sostenibles y evitar los materiales contaminantes desechables. Nos hemos acostumbrado a que ningún comercio regale bolsas de plástico y preferimos comprar la fruta y verdura a granel.

En los próximos meses habrá un aumento de alternativas más sostenibles con el medio ambiente en los objetos cotidianos, desde pajitas hasta bolsas, botellas, vasos, vajillas o recipientes de almacenaje doméstico. Productos reutilizables como los envoltorios Bee's Wrap con cera de abeja van a ser indispensables en cualquier cocina.

Ecológico, biológico y orgánico: la fiebre por lo “eco”

A efectos legales, los tres términos vienen a significar lo mismo: alimentos o productos de consumo identificados con el sello de producción ecológica, es decir, que cumple con los requisitos impuestos por cada país o región. Aunque un alimento eco o bio no tiene por qué ser más saludable, y la sostenibilidad real está entredicho, sí hay un interés en aumento por estos productos.

Sostenible

Quizá nos falta formación para poder valorar qué significa realmente llenar una cesta de la compra con productos ecológicos, pero lo cierto es que España lidera la producción biológica en la Unión Europea y es un mercado que no deja de crecer cada año. Y seguirá haciéndolo a lo largo de los próximos meses.

Consumo local y de temporada

Junto al auge de lo bio también se está poniendo el foco en prestar más atención al consumo de productos locales y de temporada, sean o no ecológicos. Porque no tiene sentido comprar harina de coco eco producida a miles de kilómetros de distancia, centrémonos mejor en comprar a productores locales de nuestra región, apostando por los alimentos de cada estación.

Mercado

Se prevé un aumento de los comercios pequeños de barrios, las cooperativas y el interés por acudir al mercado urbano o a los mercadillos temporales. El consumidor cada vez se preocupa más por leer etiquetas y buscar el origen de los productos que compra, volviendo al calendario para comer lo que toca cuando toca.

Comercio justo

Y aunque el comercio justo no goza de tanta campaña de marketing como lo bio, hay una tendencia en auge de priorizar los alimentos que certifican que su producción está alejada de cualquier tipo de explotación o maltrato a los trabajadores en origen.

Comercio

Se busca la total transparencia en toda la cadena alimentaria, garantizando condiciones laborales y sociales justas para todos los implicados, persiguiendo las malas prácticas como sueldos indignos, malas condiciones laborales o incluso el trabajo infantil, además la sostenibilidad del medio ambiente. Cacao y chocolate o café son algunos ejemplos de productos cada vez con un origen más seleccionado.

Carne sin carne, setas, proteínas vegetales y auge del mundo marino

Setas

Ligando con la preocupación por la salud y el medio ambiente vuelven a entrar con fuerza las alternativas al excesivo consumo de carne. Mientras esperamos a que la carne producida en laboratorios llegue a los supermercados, los comercios seguirán aumentando la superficie dedicada a alimentos vegetales que imitan la carne, aunque muchos sigan siendo ultraprocesados.

Sigue reinando la quinoa y se augura un aumento del consumo de setas como sustituto de la carne por su sabor umami y textura peculiar, tan distinta a las verduras y hortalizas. Hace tiempo que son un recurso habitual en las dietas vegetarianas para reemplazar los productos animales en hamburguesas o albóndigas, pero los expertos prevén una mayor presencia de los hongos también entre los productos comerciales.

“Lácteos” veganos y bebidas vegetales caseras

Bebidavegetal

Hace tiempo que dejaron de ser una novedad pero todo apunta a que el 2019 será el año definitivo de su normalización. Las -ya mal llamadas- leches vegetales se han hecho con un gran hueco en los supermercados, sean ecológicas o no, y cada vez más gente apuesta por ellas.

Pero nos hemos dado cuenta de que muchas de estas bebidas comerciales tienen una calidad nutricional ínfima y por eso cada vez más gente se animará a prepararlas en casa. Desde la muy de moda bebida de avena hasta leche de almendras, de arroz u horchata de chufa, hacerlas caseras es fácil y más barato.

También aumenta el interés por otros lácteos veganos, o “falsos lácteos”. Yogures vegetales, natas y quesos, caseros o comerciales, en su mayoría preparados con una base de frutos secos que intentan imitar el sabor y la textura del queso original. Son todavía más raros de ver en un súper de barrio pero todo apunta a que aparecerán muchos más en los próximos meses.

Dieta pegana

Pegano

Otra palabreja más para la colección: la pegan diet o dieta pegana, que combina el veganismo con lo paleo. Empezó a sonar más fuerte a finales del año pasado y plataformas como Pinterest auguran que aumentarán las búsquedas y publicaciones relacionadas con esta dieta a partir del 2019.

La idea es sencilla: combinar las pautas de una dieta vegana con las de la paleodieta. Sacando las carnes, pescados, huevos y legumbres, el foco se pondrá en las frutas y verduras, aceites y grasas vegetales, semillas y frutos secos.

Productos marinos

Algas

Llegaron primero con aquel boom de la cocina japonesa; después hizo su tímida entrada como producto gourmet producido en España y ahora parece que, por fin, las algas están terminando su conquista. Vendidas también como superfood, a pesar de que un consumo excesivo podría no ser recomendable, las algas y productos derivados parecen ser uno de los alimentos del futuro más próximo en nuestra mesa.

Ahora aparecen además como ingrediente de multitud de productos, también ultraprocesados. Se avecinan nuevas gamas de snacks y aperitivos con algas, salsas, mantequillas o cremas untables anunciadas como alternativas más sostenibles o nutritivas.

También se augura un auge de productos más gourmet relacionados con el mar, algo que ya hemos visto con, por ejemplo, ciertas bebidas o patatas fritas con sal marina. El atún rojo ya se ha convertido para muchos en la gran alternativa a la carne -que se lo digan a Ángel León-, y no nos extrañará encontrar aperitivos de piel de salmón crujiente o embutidos marineros.

¿El año del aquafaba y jackfruit?

Jackfruit

Hace ya tiempo que hablamos aquí por primera vez del aquafaba, el líquido de cocer legumbres que tiene unas mágicas propiedades en la cocina al actuar como si fuera clara de huevo. El nombre tardó en calar y sigue levantando muchas miradas escépticas, pero parece que la industria ya va a apostar fuerte por este ingrediente en la elaboración de productos destinados a veganos.

Tampoco es nuevo la yaca o jackfruit, aunque le está costando llegar a nuestras mesas. Esta fruta de origen asiático tiene unas características muy peculiares tanto en aspecto como en sabor, textura y propiedades. Su pulpa parece carne deshilachada y tiene muchas proteínas, por lo que se anuncia como la gran alternativa vegana que ya están empezando a comercializar algunas empresas.

Adiós ultraprocesados, hola cocina casera

Cocina casera

Hace casi justo un año que se desató en redes la guerra contra los ultraprocesados, los productos insanos que pueblan los supermercados y de los que abusamos demasiado. Si el 2018 fue el año en el que aprendimos qué son y por qué hay que evitarlos, el nuevo año se presenta como la oportunidad de cambiar su consumo por una comida más auténtica, natural y casera.

'Batch cooking' y 'meal prep'

Son términos ya muy extendidos por las redes que poco a poco van normalizándose en la conversación del día a día, con cada vez más publicaciones dedicadas al tema. Y no es otro que la planificación previa de las comidas en casa, adelantando preparaciones y cocinando con antelación para organizar los menús de la semana.

Meal Prep

Los defensores de estas técnicas animan a recuperar la costumbre de cocinar muchos platos o adelantar preparaciones durante el fin de semana para ahorrar tiempo y esfuerzo los días siguientes. Algo tan simple como cocinar un paquete entero de garbanzos o asar una gran calabaza que pueden dar mucho juego con recetas diferentes durante la semana.

'Real food' y 'clean eating', también en el supermercado

Carlos Ríos y otros profesionales de la nutrición han hecho viral el concepto de realfood o “comida real”, aunque los extremos ya sabemos que nunca son buenos. Pero el concepto no es tampoco nuevo y está llevando a que otros como el clean eating cada vez tengan más seguidores en nuestro país, con una búsqueda a la comida "de verdad", natural y artesanal.

Bol Tofu

Pasada la novedad, este nuevo año apunta a que comeremos más platos “caseros”, huyendo de precocinados y ultraprocesados para volver a la cocina de la abuela, y no solo en casa. El carácter hogareño, artesanal y tradicional también se convierten en un buen reclamo publicitario de cafeterías, restaurantes y pequeños productores que ofrecen “buenos procesados”.

Esto enlazada con el auge de los platos preparados de supermercado, elaborados el mismo día y pensados para comer al momento. Empezaron a asomar el año pasado y tendrán su despegue definitivo a lo largo de los próximos meses.

Menos azúcar, menos carbohidratos

Yogur

La tendencia de disminuir el consumo de azúcar no nos va a abandonar, como tampoco el interés por las dietas lowcarb. Es ahora cuando la industria y el mundo hostelero se ha puesto las pilas ofreciendo cada vez más productos sin azúcar o reformulando sus recetas originales para disminuir el contenido original. Y también lo haremos en nuestra casa reduciendo su consumo en nuestras propias recetas.

Snacks y picoteos alternativos, gourmets y saludables (o que parecen serlo)

Chips

A medio camino entre lo gourmet y lo saludable, en 2019 veremos nuevos productos que buscarán llamar la atención por su diseño y propuesta diferente. Nos siguen interesando las novedades curiosas con aspecto cool, aunque luego desaparezcan tan rápido como llegaron.

El mundo del snacking o aperitivos y picoteo, así como el de los dulces y postres, siempre deja nuevas modas más o menos fugaces que al menos reflejan las tendencias del momento. Y ahora se busca atraer al millennial y al consumidor preocupado por su salud, aunque en el fondo se esté autoengañando.

Aperitivos alternativos

Chips de verduras y hortalizas, patatas fritas con sabores extravangantes, picoteos de “carne falsa” que imitan el sabor del jamón, bacon, carne seca -jerk- o cortezas, crujientes de algas, galletas saladas con semillas y sin gluten, mezclas de frutos secos tematizadas con aromas diferentes, snacks de frutas... Nos espera una gama de nuevos productos de los que muchos no sobrevivirán al final del año.

La vuelta de los encurtidos y vinagres

Aceitunas

Ligando con cierta recuperación del viejunismo en la cocina y la reivindicación del bar castizo, se están recuperando las aceitunas y encurtidos como picoteo saludable y muy “nuestro” de toda la vida. Si bien el exceso de sal puede ser un problema, los encurtidos se reinventan para captar al público más joven, con gamas de nuevos productos que además potencian otra tendencia en auge, los sabores avinagrados, ácidos y amargos.

Insectos en la mesa

Insectos

No podían faltar en las predicciones del nuevo año, los insectos como la gran promesa de alimento del futuro que ya nos empezaron a llegar hace unos meses. Su comercialización aún se está regulando y las grandes compañías apenas han empezado a experimentar con ellos, pero todo apunta a que en 2019 veremos muchos más productos elaborados con estos pequeños animales en nuestras tiendas.

Helados gourmet y alternativos

Helado

El universo del helado es la versión más dulce de la comida callejera, también un postre o picoteo para caer en casa a cualquier hora. Y está viviendo un curioso auge con muchas nuevas propuestas que ofrecen sabores diferentes, ingredientes premium y alternativas veganas o especiales para diversas intolerancias.

Y también veremos un aumento de las heladerías y otros locales de diseño en las ciudades. A los bubble waffles y el taiyaki se suman los helados enrollados que cada vez se van a expandir más por todo el país, y aparecerán nuevas ideas como el taco helado o negocios similares, buscando captar la viralidad de las redes.

Alimentarse para sentirse bien y dormir mejor

Yogur

Comer de forma consciente también implica hacerlo hacia uno mismo. Es el auge del mindfulness, alimentarse priorizando la calidad y no tanto la cantidad. Comer solo aquello que nos hace sentirnos bien, huyendo de malas digestiones que además nos afectan al sueño.

Viejas modas como la leche dorada, el yogur y los fermentados siguen presentes y vuelven con más fuerza, enfocados cada vez más a cuidarnos desde dentro, para sentirnos mejor física y mentalmente, cuidado de la microbiota.

Masa madre, probióticos, fermentados y alimentos antiinflamatorios

Masa Madre

La conquista del pan artesanal continuará en 2019 con un aumento del consumo de panes artesanos y la multiplicación de variedades de larga fermentación, harinas de mejor calidad, cereales con menos gluten y el uso de la masa madre. Son características del pan de calidad que además prometen mejores digestiones.

Cuidar de la salud intestinal se ha vuelto una prioridad para muchas personas que sufren problemas digestivos. Por eso se espera un aumento aún mayor de la gama de productos fermentados y los reclamos probióticos -y prebióticos- en todo tipo de alimentos, suplementos y platos preparados.

La cúrcuma y el jengibre seguirán presentes con otros llamados superalimentos que ahora se anuncian con poder antiinflamatorio, por ejemplo en bebidas como aguas infusionadas, tés, tónicas y otros refrescos alternativos.

La reconquista de las grasas (saludables)

Coco

Ya hemos superado el mito de que todas las grasas son perjudiciales y sabemos que son también son cruciales para una la salud. Y por mucho que sepamos que nuestro aceite de oliva o el pescado azul son una fuente excelente de ácidos grasos beneficiosos, nos llaman más los productos con un buen marketing detrás o que suenen más exóticos.

Por eso en 2019 seguiremos viendo el aguacate de mil formas diferentes, el aceite de coco, el ghee y también otras grasas de semillas como la chía y frutos secos. La crema de cacahuete convivirá con mantequillas vegetales como la de almendras, anacardos o la tahina, no solo en forma de hummus, que presumiblemente seguirá vistiéndose con otros colores y sabores.

Más cáñamo y cannabidiol, el cannabis en la cocina

Hemp

La legislación aún tiene mucho que decir sobre el uso de la marihuana y sus derivados en la alimentación, pero el cáñamo va a estar más presente que nunca. Las semillas aportan grasas saludables, vitaminas y minerales, y el cannabidiol cada vez se emplea más en la industria.

Hemos visto los primeros vinos y cervezas "de marihuana" llenando titulares, y parece que no serán ya casos aislados en los próximos meses. Si el cannabis gastronómico será una tendencia para quedarse o mera moda pasajera, solo el tiempo lo dirá.

Multiculturalidad en la cocina: gastronomías que darán mucho que hablar

Japón

Pocas cocinas nos son ya ajenas o tan exóticas como hace unos años, pero todavía nos quedan muchos ingredientes, platos y sabores por descubrir. El mundo asiático no dejará de estar de moda, pero es la cocina africana y de Oriente Medio y Próximo la que sigue entrando poco a poco en nuestro mundo.

Además se ve cierto interés por las cocinas tropicales más lejanas, los sabores del Pacífico y los platos menos conocidos de la cultura estadounidense. Así, los británicos auguran que el 2019 será el año de productos como el kalamansi, un cítrico asiático, el chayote, los fideos zaru soba japoneses o recetas senegalesas como el jollof o el pollo yassa.

Siempre es interesante analizar las modas como algo global para distinguir las tendencias generales que marcan la evolución del mercado. Sin duda surgirán productos llamativos que buscarán ser trending topic y la viralidad en redes, pero habrá que esperar doce meses para hacer un balance real de nuestros hábitos en este nuevo año.

Fotos | Unsplash - Ella Olson en Flickr - iStock - Pixabay

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio