Compartir
Publicidad
Publicidad

Cuidado con la salsa de tomate, es china

Cuidado con la salsa de tomate, es china
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La mayoría de la salsa de tomate que utiliza Italia para preparar sus magníficos platos de pasta proviene del mercado chino, de hecho, este país es su principal proveedor. Son miles de toneladas de este producto las que recibe Italia, y este es un serio motivo de preocupación.

Ya hemos conocido distintas noticias en las que se muestran muchos productos chinos de exportación como un peligro potencial que atenta contra la salud. Los escándalos alimentarios protagonizados por los productos chinos y que se muestran cada vez en más sectores, alimentación, juguetes, bolsos, etc., se han sucedido durante los últimos meses afectando a muchos países.

La salsa de tomate no iba a ser una excepción, ahora se empieza a poner en tela de juicio la salsa de tomate que proviene del país, hasta 750.000 toneladas de concentrado de tomate son utilizadas para proveer a diversas marcas de todo el mundo, para ser utilizadas en el ketchup y en todo tipo de salsas procesadas que necesiten una base de concentrado de tomate. ¿De dónde proviene todo este tomate?, la mayoría de la producción se concentra en las regiones chinas de Xinjiang, Gansu y en la zona septentrional de Mongolia Interior. Un gran número de campesinos cosechan los tomates y los entregan a los productores principales que se encargan de procesar todo el volumen. Visto así podríamos decir que se trata de un proceso normal, un trabajo encadenado. Sin embargo, lo que nos puede poner en alerta son las declaraciones realizadas por la Asociación Mediterránea del Tomate (Amitom).

Al parecer, esta asociación visitó las plantas más importantes de procesado de tomate de ese país y pudieron comprobar la precariedad de las medidas higiénicas, desde la recolección hasta que los tomates entran en la planta procesadora. Durante los tres últimos meses hemos conocido noticias en las que se muestran diversos esfuerzos del gobierno chino por sanear la imagen del país, se han cerrado cientos de empresas, se han adoptado nuevos controles de seguridad alimentaria, creado agencias, etc. Pero no se han preocupado de mejorar las condiciones de los miles de campesinos de los lugares donde se producen los tomates.

La pobreza obliga a cuidar las cosechas para que no se echen a perder y por eso no se duda en utilizar pesticidas o productos que pueden estar prohibidos en la Unión Europea, a esto debemos añadir las medidas higiénicas precarias, todo conforma un cóctel que puede ser muy peligroso para la salud de los consumidores de la salsa de tomate.

Italia se preocupa ahora de las importaciones que realizan de este producto, además, según se desprende de la noticia facilitada por Terra, incluso se utilizaba la etiqueta Made in Italy en las salsas. Esto no nos extraña en absoluto, ya que es un país acostumbrado a este tipo de fraudes, con el vino, con el aceite de oliva y seguramente también con otros productos, aunque no es algo que pueda asegurarse.

No podemos fiarnos de los productos chinos, mucho tendrá que trabajar ese país para lavar su imagen, se siguen sucediendo los escándalos alimentarios y la confianza de consumidores y empresarios desaparece a pasos agigantados.

Vía | Terra Más información | Amitom (Asociación Mediterránea del Tomate) Más información | Xinjiang Chalkis En Directo al Paladar | Alimentos de origen chino, posible riesgo para la salud En Directo al Paladar | Los productores alimentarios chinos se asocian para garantizar la seguridad y calidad de sus alimentos En Directo al Paladar | China impone mayores controles sobre sus productos agroalimentarios En Directo al Paladar | Noticias relacionadas con China

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos