Compartir
Publicidad

Bollinos o bollitos de nata. Receta tradicional gallega

Bollinos o bollitos de nata. Receta tradicional gallega
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tengo acumuladas un montón de recetas pendientes que quiero probar, pero soy débil y de vez en cuando me cruzo con alguna idea sugerente que me conquista al instante. Es lo que me pasó hace poco con estos bollinos de nata gallegos, cuya receta encontré de pura casualidad al ir a parar al blog O Garfelo en una de mis derivas por la red. Por suerte tenía todos los ingredientes necesarios.

Estos “bollitos” son más bien galletas o pastas y, según cuenta su autora, es una de esas recetas tradicionales de familia que, por desgracia, se están perdiendo. En su pueblo se hacían dulces de este tipo para aprovechar la nata que quedaba de hervir la leche, y debían salir buenísimos. Yo he tenido que usar nata industrial sin lactosa y he ajustado un poco las cantidades, pero a pesar de todo salieron deliciosos. Los repetiré, sin ninguna duda.

Ingredientes

Para 30 unidades
  • Nata líquida para montar o nata fresca 200 g
  • Huevo L 2
  • Azúcar 175 g
  • Sal una buena pizca
  • Ralladura de limón 1/2 cucharadita
  • Levadura química 1 cucharada
  • Anís dulce un chorrito
  • Harina de repostería (empezar con 400 g y añadir más) 450 g

Cómo hacer bollinos de nata gallegos

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 1 h
  • Elaboración 30 m
  • Cocción 30 m

Precalentar el horno a 180ºC y preparar un par de bandejas engrasándolas o cubriéndolas con papel sulfurizado. Disponer la nata en un recipiente mediano, añadir el azúcar, los huevos, la sal, la ralladura de limón y el anís. Batir con unas varillas a mano hasta conseguir una mezcla homogénea.

Empezar a incorporar la harina, mezclando poco a poco, y ajustar la cantidad necesaria según admita. La masa debe ser húmeda pero no pegajosa, que se pueda despegar fácilmente de las paredes del cuenco pero que permita formar bolitas suaves y no muy secas.

Tomar pequeñas porciones más o menos del mismo tamaño y formar bolas con las manos. Podemos humedecer ligeramente o engrasar con aceite las palmas para que no se nos peguen. Dependiendo del tamaño nos saldrán más o menos unidades; yo recomiendo dejarlas del tamaño de una pelota de golf.

Distribuirlas en las bandejas, ligeramente separadas, y hornear durante unos 20-30 minutos, bajando la temperatura del horno a 175ºC. Girar la bandeja a mitad de la cocción para que se doren de forma uniforme. Esperar a que se enfríen sobre una rejilla antes de guardar en un recipiente hermético.

Bollitos de Nata. Pasos

Con qué acompañar los bollinos

Estos bollinos de nata gallegos son simples pero precisamente por ello deliciosos, en el desayuno o en la merienda, o en la sobremesa con el café. Son duritos por fuera pero más tiernos por dentro, y se ablandan un poco más conforme pasan los días. Aguantan muy bien varias jornadas si se guardan en un recipiente limpio de cierre hermético.

En Directo al Paladar | Bizcocho de almendra, mandarina y limón. Receta sin gluten
En Directo al Paladar | Magdalenas de nata, espelta y anís. Receta para desayunos y meriendas con el sabor de siempre

¿Te ha gustado esta receta?
Guardar
Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos