Publicidad

Receta de galletas de avena, coco y avellanas con miel, para no saltarse la merienda

Receta de galletas de avena, coco y avellanas con miel, para no saltarse la merienda
Sin comentarios

Aunque solo fuera por la sensación de confort, calma y placer hogareño que proporciona la repostería casera, ya gana por goleada a cualquier dulce comprado. Estas ricas pastas con copos de avena, coco y avellanas, endulzadas con la aromática miel, llenan de calidez la cocina y perfuman la estancia cada vez que se abre la caja de galletas.

Ligeramente crujientes por los bordes, pero con un corazón más tierno y nada reseco, son unas galletas que saben un poco a esos dulces de toda la vida, que nos recuerdan el goce de encender el horno y mancharnos las manos en familia. Pequeños placeres que saben mejor cuando se reservan a ocasiones puntuales, y que también se disfrutan más si se comparten con los seres queridos. Aunque tampoco viene mal ser un poco egoísta de vez en cuando para darnos un capricho puntual.

Es una receta adaptada de Benjamina Ebuehi, usando miel de productores locales en lugar del golden syrup británico, que también se podría sustituir por melaza o sirope de arce. Hemos añadido más avellenas, tostándolas en casa al momento, y reducido un poco el azúcar, aunque en realidad usamos panela. Quedarían muy ricas también con nueces, almendras o cacahuetes, y se pueden hacer más planitas o más grandes y gruesas.

Ingredientes

Para 45 unidades
  • Copos de avena 80 g
  • Harina de repostería 175 g
  • Coco rallado 90 g
  • Avellanas tostadas 90 g
  • Mantequilla troceada 150 g
  • Sal 2 g
  • Azúcar moreno 120 g
  • Miel 70 g
  • Bicarbonato sódico (1 cucharadita) 4 g
  • Esencia de vainilla 2.5 ml

Cómo hacer galletas de avena, coco y avellanas

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 42 m
  • Elaboración 30 m
  • Cocción 12 m

Precalentar el horno a 180ºC con ventilador y preparar dos o tres bandejas con papel sulfurizado o con láminas de silicona. Tostar las avellanas en una sartén sin engrasar, vigilando que no se quemen, hasta que cojan color y su aroma. Envolver en un paño limpio, restregar para quitar las pieles -no pasa nada si no sale toda- y picar a cuchillo.

Mezclar en un recipiente grande la harina con la avena, el coco y la sal. Agregar las avellanas, combinar bien y formar un hueco en el centro. Poner a calentar en un cazo la mantequilla con la panela o azúcar moreno, la miel y la esencia de vainilla.

Una vez derretido todo, apagar el fuego, agregar el bicarbonato y remover hasta que salga una espuma dorada. Echar sobre los ingredientes secos y combinar hasta tener una masa homogénea y pegajosa.

Galletas de Coco y Avena. Pasos

Tomar pequeñas porciones del tamaño de una nuez -más o menos-, formar bolitas con las manos y distribuir en las bandejas, dejando un par de centímetros de separación entre ellas. Aplanarlas un poco si se prefieren galletas más apasisadas y algo más crujientes.

Hornear una bandeja cada vez durante 12-15 minutos, hasta que estén doradas. Esperar un poco fuera del horno para que se endurezcan y trasladar a una rejilla hasta su total enfriamento. Guardar en un recipiente hermético solo cuando estén completamente frías.

Con qué acompañar las galletas

Como cualquier galleta caseta dulce, estas de avena, coco y avellanas se pueden degustar por sí solas como capricho puntual, aunque se disfrutarán mucho más acompañadas de café, té o un vaso de leche. Aguantan muy bien varios días si se guardan en un recipiente hermético, aunque pueden ir perdiendo textura con el paso de las jornadas. También son una delicia mojadas en chocolate caliente o un vaso fresco de cualquier bebida vegetal, incluso de horchata.

En Directo al Paladar | Galletas fáciles de aceite con avellanas. Receta
En Directo al Paladar | Galletas de espelta, avena y cacahuetes: receta fácil para alegrar el café de sobremesa

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios