Compartir
Publicidad

Semifrío de lemon curd: receta fresca para los primeros calores

Semifrío de lemon curd: receta fresca para los primeros calores
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando empieza el calor, es bien cierto que no invita casi a encender el horno, aunque yo no me resisto, pero reconozco que postres como este semifrío de lemon curd es lo que más apetece tomar después de una comida en un día soleado.

Par elaborar el lemon curd, que se hace de manera muy sencilla, solo tenéis que seguir las indicaciones de la receta que os he traído hace unos días, el resto una crema suave que lo corona. Y si estáis muy vagos en la cocina, siempre os queda la opción de hacer una versión rápida utilizando un bote de lemon curd en conserva ya preparado.

Ingredientes

Para 6 personas
  • Nata líquida para montar 250 ml
  • Huevos M 2
  • Yema de huevo M 1
  • Azúcar 120 g
  • Gelatina en láminas 2 g
  • Lemon curd 300 g

Cómo hacer semifrío de lemon curd

Dificultad: Media
  • Tiempo total 25 m
  • Elaboración 15 m
  • Cocción 10 m
  • Reposo 3 h

Comenzaremos hidratando las hojas de gelatina en agua bien fría durante un mínimo de diez minutos. Preparamos el lemon curd siguiendo esta receta o bien utilizamos uno comercial.

Mientras ponemos los huevos, la yema y el azúcar en un cazo y lo ponemos al baño maría encima de otra olla con agua caliente.

Cocemos esta preparación durante siete minutos batiendo al mismo tiempo con una batidora de mano, para lograr que la mezcla quede esponjosa. Añadimos la gelatina escurrida. Dejamos enfriar.

Batimos la nata hasta que forme picos y mezclamos con la crema de huevo. Repartimos en el fondo de seis vasitos el lemon curd con una cuchara o bien con una manga pastelera y ponemos por encima la otra mezcla hasta llegar al borde de los vasitos. Congelamos un mínimo de tres horas.

Semifrio lemon curd

Con qué acompañar el semifrío de lemon curd

El semifrío de lemon curd es ideal para tener siempre preparado en el congelador y disfrutar de un postre cuando nos apetezca. Para ello es conveniente retíralo cuando empezamos a comer al frigorífico y así que la textura sea más blanda y no tan cristalizada. Tiene que quedar entre un mousse y un helado.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio