Compartir
Publicidad
Publicidad

Tarta cremosa de manzana y queso. Receta

Tarta cremosa de manzana y queso. Receta
Guardar
13 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si tenéis capricho de un rico bocado dulce, de los de toda la vida, os animamos a que encendáis vuestros hornos y os lancéis aa preparar esta tarta cremosa de manzana y queso. Recién hecha está de muerte lenta, pero fresca de la nevera entra tan bien que merece la pena esperar a que repose para disfrutarla en todo su esplendor.

Esta tarta cremosa de manzana y queso se sale de la clásica de manzana y crema pastelera y que vale tanto de postre como de desayuno o merienda. Si hacéis como yo en esta ocasión, que he puesto una masa quebrada refrigerada, la prepararéis en un momento y sin nada de dificultad, aunque si os apetece prepara la masa quebrada casera el resultado mejorará notablemente.

Ingredientes

Para 6 personas
  • Masa quebrada (lámina) 1
  • Queso crema 400 g
  • Huevos tamaño "L" 2
  • Azúcar (para la base) 200 g
  • Esencia de vainilla 5 g
  • Manzanas medianas 5
  • Almendras laminadas 50 g
  • Arándanos secos 60 g
  • Canela molida

Cómo hacer tarta cremosa de manzana y queso

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 40 m
  • Elaboración 15 m
  • Cocción 25 m

Precalentar el horno a 200 grados. En un molde para tartas desmontable estirar la masa quebrada y pinchar toda la superficie con un tenedor. Hornear durante 10 minutos. Cuando pase el tiempo retirar del horno y dejar que se temple un poco.

Para la crema, batir con la batidora el queso, los huevos, la vainilla y 120 gramos de azúcar. Echar en la base de masa quebrada. Pelar y laminar las manzanas, añadir los arándanos secos, la almendra fileteada, el resto del azúcar y un poco de canela. Mezclar hasta homogeneizar y repartir sobre la crema anterior. Hornear durante quince minutos a 200 grados y después otros cuarenta minutos a 180 grados. Retirar del horno y consumir al gusto.

Pasos tarta manzana y queso

Con qué acompañar la tarta cremosa de manzana y queso

Esta tarta cremosa de manzana y queso conviene tomarla fresca para apreciar así el contraste entre la crema, la cobertura de fruta y almendra. Se puede tomar como postre, acompañada de una bola de helado de vainilla y como desayuno o merienda, con un vaso de leche fresca, un zumo, un café o una infusión.

En Directo al Paladar | Tarta ultrafina de manzana y vainilla
En Directo al Paladar | Bizcocho jugoso de queso crema, limón, amapola y almendras. Receta

¿Te ha gustado esta receta?
Guardar
Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos