Compartir
Publicidad

Tortita pastel horneada de fresas: receta ligera de postre o desayuno

Tortita pastel horneada de fresas: receta ligera de postre o desayuno
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La receta que os propongo hoy es un tipo de elaboración que por algún motivo siempre me empieza a apetecer cuando se acerca la primavera. Esta tortita pastel horneada de fresas es una manera fácil y rápida y ligera de llevarse un bocado dulce a la boca, un postre o desayuno más ligero que cualquier bizcocho o pastel.

La base es similar al clafoutis francés, y se pueden encontrar variantes según el país que lo llaman Pfannkuchen, dutch baby, o simplemente, tortita horneada. Una sartén de hierro fundido tipo skillet es ideal para esta receta, pero cualquier cazuela que se pueda meter al horno, o un molde redondo no muy grande, puede valer igual.

Ingredientes

Para 4 personas
  • Huevo L 2
  • Leche 125 ml
  • Azúcar vainillado 5 g
  • Azúcar (o al gusto) 25 g
  • Sal una pizca
  • Harina de repostería 60 g
  • Canela molida 1/2 cucharadita
  • Mantequilla 1 cucharadita
  • Fresa o fresón al gusto
  • Azúcar glasé opcional

Cómo hacer tortita pastel horneada de fresas

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 35 m
  • Elaboración 10 m
  • Cocción 25 m

Precalentar el horno a 180ºC y engrasar con la mantequilla la sartén o molde. Lavar y secar las fresas, retirar el rabito y trocear en piezas pequeñas. Repartir por toda la superficie del molde.

Colocar los huevos en un recipiente, añadir el azúcar vainillado y el azúcar y batir ligeramente. Añadir la leche y la sal y batir hasta que quede todo bien mezclado. Incorporar la harina y la canela y batir bien con las varillas hasta que no queden grumos secos.

Verter con suavidad sobre las fresas, repartiendo bien la masa, y hornear durante unos 20-25 minutos, hasta que esté bien dorado. Esperar a que se enfríe y espolvorear con azúcar glasé.

Tortita pastel horneada de fresas

Con qué acompañar la tortita pastel

Esta tortita pastel horneada de fresas podemos servirla tanto en el desayuno como a la hora de la merienda, o como postre ligero. Lo podemos acompañar de nata montada, yogur natural, compota de fruta o una salsa de caramelo. Se conserva bien tapado en la nevera durante unos 2-3 días.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio