Compartir
Publicidad

Cómo preparar puré de calabaza casero para emplear en la cocina. Receta

Cómo preparar puré de calabaza casero para emplear en la cocina. Receta
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La calabaza es una de mis verduras favoritas y además da mucho juego en la cocina. Me encanta usarla en repostería, desde la clásica tarta hasta bizcochos, galletas o magadalenas, y para eso siempre recomiendo usar puré de calabaza casero. Tendremos mejores resultados si la asamos y escurrimos bien, en un proceso muy fácil.

Yo suelo aprovechar para asar varias calabazas a la vez, saco la pulpa sin las semillas y la dejo escurriendo toda la noche para extraer el máximo de agua. Así logramos un puré concentrado espeso, con mucho más sabor del que tendríamos cociéndola en agua o al vapor. Se puede congelar y así tener reservas para todo el año.

Ingredientes

Para 1 unidades
  • Calabaza grande o más de una

Cómo hacer puré de calabaza casero

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 6 h 50 m
  • Elaboración 5 m
  • Cocción 45 m
  • Reposo 6 h

Precalentar el horno a 200ºC y forrar bien una bandeja de horno con papel sulfurizado o de aluminio. Limpiar las calabazas para retirar la tierra y polvo que puedan tener. Cortar y desechar los extremos. Con cuidado, divididir cada calabaza en dos mitades, mediante un corte longitudinal. Retirar las semillas con una cuchara o un sacabolas. Se pueden tirar, pero recomiendo guardarlas para cocinar con ellas.

Distribuir las mitades de calabaza boca abajo en la bandeja y verter el vaso de agua. Hornear durante unos 25-30 minutos, hasta que la carne esté muy blanda. Retirar del horno, darles la vuelta y dejar enfriar hasta que se puedan manipular sin quemarnos.

Si están bien asadas, podremos extraer la carne con una cuchara sin problemas. Sacar bien toda la pulpa de las calabazas, poniéndola en un cuenco grande o en el vaso de una batidora. Triturar hasta que quede una textura cremosa y suave.

Colocar un colador grande sobre un recipiente amplio, y poner encima el paño limpio. Verter el puré de calabaza sobre la tela, tapar con otro paño y dejar reposar durante varias horas, mejor toda la noche. Transcurrido ese tiempo, podremos ver cómo se ha escurrido una buena cantidad de agua. Ya podemos emplear el puré de calabaza en las recetas que queramos, dulces o saladas.

Puré de calabaza casero. Pasos

Con qué acompañar el puré de calabaza casero

El puré de calabaza casero aguantará unos días en la nevera si se guarda en un recipiente hermético. Una buena idea es separar porciones de una taza (250 ml) en bolsas adecuadas para congelarlas, y así disponer de reservas para todo el año.

En Directo al Paladar | Tarta de queso y calabaza. Receta
En Directo al Paladar | Pancakes o tortitas de calabaza. Receta de Halloween

¿Te ha gustado esta receta?
Guardar
Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos