Esta es la mejor salsa de albóndigas: fácil, rápida y para todas las recetas

Esta es la mejor salsa de albóndigas: fácil, rápida y para todas las recetas
Sin comentarios
4 votos

Resistirse a unas buenas albóndigas es una tarea complicada. Lo que no es complicado es coger el pan en ristre y mojar a conciencia una salsa que esté a la altura. Clásico donde los haya de nuestra cocina, esta receta es infalible para todo tipo de albóndigas, sean de pollo, de ternera, de pavo o de cerdo.

También las hemos hecho de calabacín y de otras hortalizas, y os aseguramos que el resultado de esta salsa merece tanto la pena que aprovecharéis esta salsa de albóndigas facilísima para embadurnar y sazonar otras preparaciones.

Los únicos secretos que en ella esperan es que utilicemos un buen caldo de carne para darle sustancia, que reduzcamos bien los alcoholes que la conforman y, sobre todo, que la liguemos de tal forma que quede densa pero sin ser pesada.

A partir de ahí, a triunfar con esta salsa para albóndigas que tendrás lista en apenas 20 minutos y que convertirá en día de fiesta cualquiera de vuestros boleos. Además, podéis congelar lo que os sobre y tenerlo de remanente para cuando la pudierais necesitar.

Ingredientes

Para 4 personas
  • Cebolla 4
  • Diente de ajo 2
  • Brandy 75 ml
  • Vino blanco 150 ml
  • Caldo de carne 500 ml
  • Pimienta negra molida
  • Sal
  • Laurel hoja 1
  • Maicena para ligar
  • Agua para ligar
  • Aceite de oliva virgen extra

Cómo hacer la mejor salsa de albóndigas

Dificultad: Media
  • Tiempo total 40 m
  • Elaboración 5 m
  • Cocción 35 m

Picamos finamente las cebollas, en cuadraditos de 5x5 mm. Cuanto más fino las piquemos, más rápido será el pochado. Pochamos el ajo a fuego medio con un chorrito de aceite de oliva, incorporamos la cebolla y dejamos pochar juntos durante unos 20 minutos a fuego medio, que cojan color, pero sin que se quemen.

Añadimos el brandy y el vino blanco, dejamos que evapore el alcohol y que reduzcan a la mitad. Cuando hayan concentrado el sabor y aromas, añadimos el caldo de carne, el laurel, la pimienta y la sal y lo dejamos cocer 10 minutos a fuego medio mientras sigue reduciendo.

Retiramos el laurel, trituramos con una batidora o una turmix, colamos la salsa y la ligamos con un poco de maicena diluida en agua. Cuando la salsa esté lista, si hemos hecho las albóndigas a la vez, las dejamos cocer a fuego suave en ella durante 15 minutos.

Además, como truco extra, si hacemos las albóndigas al mismo tiempo que la salsa, podemos pochar la cebolla y el ajo en la misma cacerola que hayamos marcado las albóndigas.

4 votos

Con qué acompañar la salsa de albóndigas

Huelga decir que la mejor forma de acompañar a esta salsa es con unas buenas albóndigas, pero el auténtico truco está en haber hecho unas albóndigas relativamente grandes y jugosas, que permitan que la salsa la termine de cocinar, independientemente de la carne elegida.

Aunque la salsa es todoterreno, le queda mucho mejor a albóndigas de ternera o de pollo, o a las que tenga un mix de carnes, como podría ser ternera y cerdo —para aprovechar este puntito graso—, aunque cualquier receta es perfecta para sacarle todo el partido a esta salsa.

Solac BA5606 Pro 1000 - Batidora de mano de 1000W, Batidora de varilla antisalpicaduras, Pica hielo, Incluye vaso medidor, Varias velocidades y función Turbo, INOX, Ergonómica, Negra, Libre de BPA

Una vez marchada, como en tantos otros platos principales, podríamos acompañar nuestras albóndigas con un poco de arroz blanco, con algo de pasta o simplemente con una escolta de patatas fritas en cubitos o con una ensalada verde.

En DAP | Las mejores recetas de albóndigas de Directo al Paladar. #díadelaalbóndiga
En DAP | 43 recetas de albóndigas en salsa, jugosas y fáciles

Temas
Inicio