Publicidad

Cómo hacer escobas de bruja de queso, un aperitivo fácil para Halloween

Cómo hacer escobas de bruja de queso, un aperitivo fácil para Halloween
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Si te apetece rendirte ante el encanto tenebroso de Halloween -o aprovechar la excusa para pasar un buen rato en la cocina-, estas escobas de bruja de queso pueden ser el aperitivo perfecto. Podemos decir que no llegan ni a ser una receta como tal; solo hacen falta tres ingredientes y un poco de maña para lucirte con los invitados.

La única clave es dar con piezas de queso que se ofrezcan fácilmente a dar forma de cepillo de escoba. En Estados Unidos tienen lo que llaman string cheese, en forma de barritas que se puede "deshilachar" en tiras finas. Aquí también se puede encontrar en la mayoría de supermercados, aunque podríamos apañarnos con palitos de mozzarella o un queso tierno, cortando a mano las porciones en cilindros.

Ingredientes

Para 12 unidades
  • Queso tipo "string" en barritas, palitos de mozzarella o un queso tierno
  • Palitos salados de aperitivo
  • Cebollino fresco

Cómo hacer escobas de bruja de queso

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 45 m
  • Elaboración 45 m

Lavar y secar bien el cebollino, con suavidad. Seleccionar las piezas más frescas, flexibles y sin daños. Seleccionar también los palitos que permanezcan enteros y no se hayan roto en la bolsa. Cortar cada cilindro o barrita de queso en 2-3 porciones, de unos 4-5 cm de largo.

Con un cuchillo afilado de punta fina, practicar varios cortes longitudinales en una de las bases de cada cilindro, sin llegar del todo al otro extremo. Cortar tantas veces como sea posible para ir sacando las "cerdas" de la escoba.

Hacer un pequeño corte en el extremo superior para introducir un palito salado, con suavidad para no romperlo. Atar un cebollino alrededor de la escoba, cortando los extremos que sobren. Repetir con el resto de queso.

Escobas Pasos

Con qué acompañar las escobas de bruja de queso

Realmente estas escobas de bruja de queso no dejan de ser un aperitivo corriente que podríamos servir como picoteo en cualquier momento del año, pero con una presentación divertida y original. Podemos acompañarlo de más platos de tapeo, servirlas como entrante o disponerlas en una fuente como parte de la comida de una fiesta.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir