Gambas al ajillo: la mejor receta, con gambas frescas, para disfrutar de toda su textura y sabor

Gambas al ajillo: la mejor receta, con gambas frescas, para disfrutar de toda su textura y sabor
Sin comentarios
33 votos

En las reuniones familiares, un plato que nunca falla es nuestra receta de gambas al ajillo. Este plato, ideal para el aperitivo, lo hemos elaborado con buenas gambas blancas, muy frescas, y con un aceite de oliva virgen extra aromatizado con ajos y cayena. También quedan ricas con gambas congeladas, pero no es lo mismo.

Es importante comprar o hacer un buen pan casero con buena miga, ya que tan rico como las propias gambas es el aceite que queda en el fondo de la fuente de barro, que todos disfrutarán mojando una o dos rebanadas.

En cuanto al nivel de picante, podéis ajustarlo añadiendo más o menos guindilla de cayena, o incluso no añadirla si así lo preferís. La receta, la podéis elaborar también con langostinos o gambones si así lo preferís, aunque entonces -en rigor- no estaríamos ante unas gambas al ajillo.

Ingredientes

Para 3 personas
  • Colas de gambas blancas de buen tamaño 15
  • Dientes de ajo 2
  • Cayena al gusto
  • Aceite de oliva virgen extra 50 ml
  • Sal al gusto

Cómo hacer gambas al ajillo

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 10 m
  • Elaboración 5 m
  • Cocción 5 m
  • Reposo 5 m

Para hacer las mejores gambas al ajillo, es preciso contar con buenos ingredientes: en este caso, buenas gambas, buenos ajos españoles y por supuesto, un buen aceite de oliva virgen extra. Comenzamos pelando las gambas para retirar sus cabezas, patas y caparazones. Por supuesto, no los tiramos sino que los guardamos (o congelamos) para hacer en su día un buen fumet de marisco o caldo de gambas.

Ponemos el aceite en una fuente de barro y mientras se calienta, fileteamos los ajos y las cayenas. Los añadimos al aceite y dejamos que se doren vigilando para que no lleguen a quemarse. Mientras tanto aprovechamos para retirar el intestino o hilillo negro a las gambas.

Gambas Al Ajillo Pasos Futurobloguero Pakus

Cuando los ajos están en su punto y el aceite está burbujeando debido a la temperatura, agregamos las gambas sazonadas con un pellizco de sal y tras un minuto, les damos la vuelta, apagando el fuego y tapándolas con un plato.

De esa forma se terminan de hacer con el calor remanente y el vapor que se genera. Así quedan jugosas y tiernas. Dejamos reposar durante cinco minutos y las llevamos a la mesa, destapando delante de los comensales.

33 votos

Con qué acompañar la receta de gambas al ajillo

Para acompañar nuestra receta de gambas al ajillo, te recomendamos un buen pan casero y una copa de vino o de cerveza muy fría. Si al probar las gambas o el aceite, cierras los ojos, te sentirás transportado a un chiringuito situado a la orilla del mar.

Más recetas de Navidad

En Directo al Paladar nos encantan estas fiestas y tenemos miles de recetas para que aciertes seguro en tus comidas de Navidad.

No te pierdas nuestro especial con las 215 mejores recetas de Navidad y 16 menús especiales. Y si necesitas ideas para platos concretos, aquí tienes un buen punto de partida:

En Directo al Paladar | Gambas al ajillo en el microondas, listas en 5 minutos
En Directo al Paladar | Gambas al ajillo hechas con gambas congeladas, receta de Navidad

Temas
Inicio