Receta de langostinos al ajillo, un picoteo irresistible y fácil

Receta de langostinos al ajillo, un picoteo irresistible y fácil
Sin comentarios
7 votos

Hay personas que tienen imán para los langostinos —concretamente mi cuñado—, pues parece que sus dedos atraen a cualquier tipo de marisco. Sin embargo, cuando le presentamos esta receta de langostinos al ajillo el efecto de imán se multiplicó por 100.

Se puede entender, porque pocos aperitivos resultan más tentadores que todo lo que tenga que ver con el ajo. Pollo, champiñones (incluso en Thermomix), gambas, gulas, setas… A todos estos ingredientes les viste de maravilla.

Más aún si recurrimos a la clásicas cazuelitas de barro, donde además podemos incorporar alguna guindilla o una pimienta de Cayena para subir el tono de la receta.

Lo que sí es cierto es que estos langostinos al ajillo, como tapa o como entrante, son irresistibles y una forma ideal de comerlos con clasicismo y pringando pan en el aceite que queda en el fondo.

Ingredientes

Para 2 personas
  • Langostinos 14
  • Diente de ajo 3
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Cómo hacer langostinos al ajillo

Dificultad: Media
  • Tiempo total 15 m
  • Cocción 15 m

Pelamos los langostinos, dejando la cabeza y la cola, pero quitando el resto de su piel (puedes reservarlas para hacer un fumet o caldo de pescado) y las salamos.

Después laminamos los ajos y los colocamos en una sartén mediana con cinco cucharadas de aceite en frío, mientras elevamos la temperatura a fuego medio.

Cuando los ajos se empiecen a dorar, añadimos los langostinos y los cocinamos hasta que empiecen a ponerse blancos.

Servimos bien calientes en cazuelitas de barro.

7 votos

Pack de 12 cazuelas redondas de barro, diámetro exterior 13.9 cm, diámetro interior 12.3 cm, aptas para vitro y horno

Con qué acompañar los langostinos al ajillo

Podríamos mantener el ritmo del ajillo, pero quizá sea demasiado, así que podemos apostar por otras recetas de marisco como unas gambas a la plancha o aprovechar la coyuntura del ajo y recurrir a una sepia a a la plancha.

Como trucos extra para nuestros langostinos también podríamos flambearlos con un poco de coñac, añadir un chorrito de vino blanco para darles más aroma o servir al final con un poco de zumo de limón, que los refresca y hace más interesantes.

En DAP | Las 31 mejores recetas con langostinos de Directo al Paladar: cocina fácil y casera para todo el año
En DAP | Cinco formas de disfrutar con gambas en el picoteo del finde

Temas
Inicio